Que Dice La Biblia Sobre Las Madres?

Que Dice La Biblia Sobre Las Madres
Una madre es paciencia, entrega, sacrificio, perdón, compañía, amor, bendición, protección, cuidado y demás etcéteras que ocuparían muchas páginas de muchos libros, pero lo más importante de todo es que la madre es un REGALO DE DIOS.

¿Qué dice en Proverbios 22 6?

6 a Instruye al niño b en su camino;y aun cuando fuere viejo, no se apartará de él. 7 El rico se enseñorea de los pobres;y el que a toma prestado es siervo del que presta. 8 El que siembra iniquidad, iniquidad segará,y perecerá la vara de su ira.

¿Qué dice el proverbio 31 25?

El inspirador versículo de Proverbios 31:25 (ella está vestida de fortaleza y dignidad y ríe sin temor al futuro) de la Biblia en la portada de este Diario Cristiano en español son palabras sabias que motivan a mantener la Fe con la palabra de Dios. Este cuaderno en blanco con páginas rayadas sirve para escribir lo que necesites, bien sea para estudios bíblicos, diario personal, cuaderno de notas, reflexiones personales y espirituales.

  • Un bello diario en blanco para uso personal o como un regalo original para mujeres, adolescentes, y niñas.
  • Contiene 120 páginas rayadas para escribir.
  • Al pie de cada página podrá leer un versículo de la Biblia diferente en cada página.
  • Contiene 10 versos inspiradores de la Biblia en un diseño hermoso y llamativo como la portada.
  • Cada página lleva un adorno de esquina con la imagen de la cruz.
  • Tamaño cómodo y práctico: 15×22 cm (6×9 in)
  • Cubierta de acabado brillante
  • La contraportada tiene el padrenuestro escrito y diseñado dentro de la imagen de la cruz para motivar a la reflexión y oración.

¿Qué dice Proverbios 14 1?

1 La mujer sabia edifica su casa,pero la necia con sus manos la derriba. 2 El que a camina en rectitud teme a Jehová,pero el perverso en sus caminos le menosprecia. 3 En la boca del necio está la vara de la soberbia,pero los labios de los sabios los protegerán.

¿Qué dice Efesios 6 1 al 3?

1 Hijos, a obedeced a vuestros padres en el Señor, porque esto es justo. 2 a Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa, 3 para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. 4 Y vosotros, a padres , no provoquéis a ira a vuestros b hijos ; sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

  1. 5 a Esclavos , obedeced a vuestros amos terrenales con temor y temblor, con sencillez de vuestro corazón, como a Cristo; 6 no sirviendo al ojo, como los que agradan a los hombres, sino como a siervos de Cristo, haciendo con ánimo la b voluntad de Dios; 7 sirviendo con buena voluntad, como al Señor, y no a los hombres; 8 sabiendo que el bien que cada uno haga, eso a recibirá del Señor, sea esclavo o sea libre;

9 Y vosotros, a amos , haced con ellos lo mismo, dejando las amenazas, sabiendo que el b Señor de ellos y el vuestro está en los cielos, y que para él no hay c acepción de personas. 10 Por lo demás, hermanos míos, a fortaleceos en el Señor, y en la fuerza de su poder.

11 Vestíos de toda la a armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. 12 Porque no tenemos a lucha b contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los c gobernadores de las d tinieblas de este mundo, contra las e fuerzas espirituales de maldad en las regiones celestes.

13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. 14 Estad pues firmes, a ceñidos vuestros lomos con la b verdad , y vestidos con la c coraza de d justicia. 15 Y calzados los pies con la preparación del evangelio de paz; 16 sobre todo, tomad el escudo de la fe, con el que podáis apagar todos los a dardos de fuego del maligno.

  1. 17 Y tomad el yelmo de la a salvación , y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; 18 a orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda b perseverancia y súplica por todos los santos, 19 y por mí, a fin de que, al abrir la boca, me sea dada palabra para dar a conocer con osadía el a misterio del evangelio, 20 por el cual soy embajador en cadenas, a fin de que osadamente hable de él, a como debo hablar;

21 Y para que también vosotros sepáis mis asuntos, y lo que hago, todo os lo hará saber a Tíquico , hermano amado y fiel ministro en el Señor, 22 a quien os he enviado para esto mismo, de modo que sepáis tocante a nosotros, y para que consuele vuestros corazones.

¿Qué dice la Biblia en Marcos 3 25?

1 Y otra vez entró en la sinagoga; y había allí un hombre que tenía seca una mano. 2 Y le acechaban para ver si le sanaría en el día de reposo, para acusarle. 3 Entonces dijo al hombre que tenía la mano seca: Levántate y ponte en medio. 4 Y les dijo: ¿Es lícito hacer bien en el día de reposo, o hacer mal? ¿Salvar la vida, o quitarla? Pero ellos callaban.

  1. 5 Y mirándolos alrededor con a enojo , entristecido por la dureza de sus corazones, dijo al hombre: Extiende tu mano;
  2. Y la extendió, y su mano le fue restaurada sana;
  3. 6 Entonces, saliendo los fariseos, tomaron a consejo con los herodianos contra él, para matarle;

7 Mas Jesús se apartó al mar con sus discípulos; y le siguió gran multitud de Galilea, y de Judea, 8 y de Jerusalén, y de Idumea y del otro lado del Jordán. Y los de alrededor de Tiro y de Sidón, una gran multitud, oyendo cuán grandes cosas hacía, vinieron a él.

9 Y dijo a sus discípulos que le tuviesen siempre lista la barca, a causa del gentío, para que no le oprimiesen. 10 Porque había sanado a muchos, de manera que se echaban sobre él, para tocarle, cuantos tenían plagas.

11 Y los a espíritus inmundos , al verle, se postraban delante de él y daban voces, diciendo: ¡Tú eres el Hijo de Dios! 12 Pero él los reprendía mucho para que no le dieran a conocer. 13 Y subió al monte y llamó a sí a los que él quiso; y vinieron a él.

  • 14 Y a designó a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a b predicar , 15 y que tuviesen a autoridad para sanar b enfermedades y para echar fuera c demonios : 16 a a Simón , a quien puso por nombre Pedro; 17 y a a Jacobo hijo de Zebedeo y a b Juan , hermano de Jacobo; y los apellidó Boanerges, es decir, Hijos del c Trueno ; 18 y a a Andrés , y a b Felipe , y a c Bartolomé , y a d Mateo , y a e Tomás , y a f Jacobo hijo de Alfeo, y a g Tadeo , y a h Simón el Cananita, 19 y a a Judas Iscariote , el que le b entregó;

Y entraron en una casa. 20 Y se agolpó de nuevo la gente, de modo que ellos ni siquiera podían a comer pan. 21 Y cuando lo oyeron los suyos, vinieron para prenderle, porque decían: Está fuera de sí. 22 Y los escribas que habían venido de Jerusalén decían que tenía a Beelzebú, y que por el príncipe de los demonios echaba fuera los demonios.

23 Y habiéndolos llamado, les decía en parábolas: ¿Cómo puede Satanás echar fuera a Satanás? 24 Y si algún reino está dividido contra sí mismo, tal reino no puede permanecer. 25 Y si alguna casa está dividida contra sí misma, tal casa no puede permanecer.

26 Y si a Satanás se levanta contra sí mismo y está dividido, no puede permanecer, sino que ha llegado su fin. 27 Nadie puede saquear las alhajas de un hombre fuerte, entrando en su casa, si antes no le ata; entonces saqueará su casa. 28 a De cierto os digo que todos los pecados les serán perdonados a los hijos de los hombres, y las blasfemias con que blasfemen; 29 pero cualquiera que a blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene jamás b perdón , sino que está expuesto a juicio c eterno.

  • 30 Porque habían dicho: Tiene espíritu inmundo;
  • 31 Vinieron después sus hermanos y su madre, y quedándose afuera, enviaron a llamarle;
  • 32 Y la gente estaba sentada alrededor de él, y le dijeron: He aquí, tu madre y tus hermanos están afuera y te buscan;

33 Y él les respondió, diciendo: ¿Quién es mi madre y quienes son mis hermanos? 34 Y mirando a los que estaban sentados alrededor de él, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. 35 Porque cualquiera que hace la a voluntad de Dios, ese es mi hermano, y mi hermana y mi madre..

¿Qué dice el Salmo 46 5?

Salmo 46 Salmo 46 Dios es nuestro refugio y fortaleza — Dios habita en Su ciudad, hace cosas maravillosas y dice: Quedaos tranquilos, y sabed que Yo soy Dios. Al músico principal. De los hijos de Coré. Salmo con a Alamot. 1 Dios es nuestro refugio y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.

2 Por tanto, no temeremos aunque la tierra sea removida y se deslicen los montes al fondo del mar; 3 aunque bramen y se turben sus aguas, y tiemblen los montes a causa de su braveza. Selah 4 Hay un río cuyas corrientes alegran la ciudad de Dios, el lugar santo de las moradas del Altísimo.

5 Dios está en a medio de ella; no será conmovida. Dios la ayudará al romper el alba. 6 Bramaron las naciones, se tambalearon los reinos; dio él su voz, se derritió la tierra. 7 Jehová de los ejércitos está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob.

  • Selah 8 Venid, ved las obras de Jehová, que ha hecho desolaciones en la tierra, 9 que hace cesar las a guerras hasta los confines de la tierra, que quiebra el arco, y parte en dos la lanza y quema los carros en el fuego;

10 Quedaos tranquilos, y a sabed que yo soy Dios; seré exaltado entre las naciones; b exaltado seré en la tierra. 11 Jehová de los ejércitos está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah.

¿Qué dice en Lucas 1 45?

1 a Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas b que entre nosotros han sido c ciertísimas , 2 tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo a vieron con sus ojos y fueron ministros de la palabra, 3 me ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde el principio, escribírtelas en orden, oh excelentísimo a Teófilo , 4 para que a conozcas bien la verdad de las cosas en las cuales has sido enseñado.

5 Hubo en los días de Herodes, rey de Judea, un a sacerdote llamado b Zacarías , del grupo de Abías; y su esposa era de las hijas de Aarón y se llamaba Elisabet. 6 Y ambos eran justos delante de Dios y andaban irreprensibles en todos los mandamientos y estatutos del Señor.

7 Pero no tenían hijos, porque Elisabet era estéril, y ambos eran ya de edad avanzada. 8 Y aconteció que, ejerciendo Zacarías el sacerdocio delante de Dios, según el orden de su a grupo , 9 conforme a la costumbre del a sacerdocio , le tocó en suerte ofrecer el incienso al entrar en el templo del Señor.

10 Y toda la multitud del pueblo estaba fuera, orando a la hora del incienso. 11 Entonces se le apareció un ángel del Señor puesto de pie a la derecha del altar del incienso. 12 Y al verle, Zacarías se turbó y cayó temor sobre él.

13 Pero el ángel le dijo: Zacarías, no temas, porque tu oración ha sido oída, y tu esposa Elisabet te dará a luz un a hijo , y llamarás su nombre b Juan. 14 Y tendrás gozo y alegría, y muchos se regocijarán por su nacimiento, 15 porque será grande delante del Señor.

Y no beberá a vino ni sidra, y será lleno del b Espíritu Santo aun desde el vientre de su madre. 16 Y a muchos de los hijos de Israel hará volver al Señor su Dios. 17 Porque irá delante de él con el espíritu y el poder de a Elías , para b hacer volver los corazones de los padres a los hijos, y a los rebeldes a la prudencia de los justos, a fin de c preparar para el Señor un pueblo bien dispuesto.

18 Y Zacarías dijo al ángel: ¿Cómo sabré esto? Porque yo ya soy viejo, y mi esposa es de edad avanzada. 19 Y respondiendo el ángel le dijo: Yo soy a Gabriel , que estoy delante de Dios; y he sido enviado a hablarte y a darte estas buenas nuevas. 20 Y he aquí, quedarás mudo y no podrás hablar, hasta el día en que esto se haga, por cuanto no has creído mis palabras, las cuales se cumplirán a su tiempo.

21 Y el pueblo estaba esperando a Zacarías y se extrañaba de que él se tardara tanto en el templo. 22 Y cuando salió, no les podía hablar; y entonces comprendieron que había visto una visión en el templo; y él les hablaba por señas, y permaneció mudo.

23 Y aconteció que, cumplidos los días de su servicio, regresó a su casa. 24 Y después de aquellos días concibió su esposa Elisabet, y se recluyó en casa durante cinco meses, diciendo: 25 Así ha hecho el Señor conmigo en los días en que se dignó quitar mi afrenta entre los hombres.

  • 26 Y al sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, 27 a una a virgen desposada con un varón que se llamaba b José , de la casa de David; y el nombre de la virgen era c María;

28 Y entrando el ángel a donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres. 29 Pero ella, cuando le vio, se turbó por sus palabras y pensaba qué salutación sería esta. 30 Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios.

  • 31 Y he aquí, concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre a Jesús;
  • 32 Este será grande y será llamado a Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de b David , su padre;

33 Y reinará en la casa de Jacob para siempre, y de su reino no habrá a fin. 34 Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? Porque a no conozco varón. 35 Y respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el a poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que va a nacer será llamado Hijo de Dios.

  • 36 Y he aquí, tu parienta Elisabet también ha concebido hijo en su vejez; y este es el sexto mes para ella, la que era llamada estéril; 37 porque ninguna cosa es a imposible para Dios;
  • 38 Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra;
You might be interested:  Que Significa El Nombre Samantha En La Biblia?

Y el ángel se fue de ella. 39 En aquellos días, levantándose María, fue a la montaña con prisa, a una ciudad de Judá; 40 y entró en casa de Zacarías y saludó a Elisabet. 41 Y aconteció que cuando oyó Elisabet la salutación de María, la criatura saltó en su vientre; y Elisabet fue llena del Espíritu Santo 42 y exclamó a gran voz y dijo: ¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! 43 ¿Por qué se me concede esto a mí, que la madre de mi Señor venga a mí? 44 Porque he aquí, cuando llegó la voz de tu salutación a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre.

45 Y bienaventurada la que creyó, porque se cumplirán las cosas que le fueron dichas de parte del Señor. 46 Entonces María dijo: Engrandece mi alma al Señor; 47 y mi espíritu se regocija en Dios mi a Salvador , 48 porque ha mirado la humilde condición de su sierva; porque he aquí, desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones, 49 porque me ha hecho grandes cosas el Poderoso; y santo es su nombre.

50 Y su misericordia es de generación en generación a los que le temen. 51 Hizo proezas con su brazo; esparció a los soberbios en el pensamiento de sus corazones. 52 Quitó a los poderosos de los tronos y levantó a los a humildes. 53 A los hambrientos llenó de bienes y a los ricos los despidió vacíos.

54 Socorrió a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia, 55 de la cual habló a nuestros padres, a Abraham y a su a descendencia para siempre. 56 Y se quedó María con ella como tres meses; después volvió a su casa.

57 Y a Elisabet se le cumplió el tiempo de su alumbramiento, y dio a luz un hijo. 58 Y oyeron los vecinos y los parientes que Dios había hecho para con ella gran misericordia, y se alegraron con ella. 59 Y aconteció que al a octavo día vinieron para b circuncidar al niño, y le llamaban con el nombre de su padre, Zacarías.

60 Y respondiendo su madre, dijo: No, sino Juan será llamado. 61 Y le dijeron: ¿Por qué? No hay nadie en tu parentela que se llame con ese nombre. 62 Entonces preguntaron por señas a su padre cómo le quería llamar.

63 Y él, pidiendo una tablilla, escribió, diciendo: Juan es su nombre. Y todos se maravillaron. 64 En ese mismo momento fue abierta su boca y suelta su lengua, y habló, alabando a Dios. 65 Y sobrevino un temor sobre todos los vecinos de ellos; y en todas las montañas de Judea se divulgaron todas estas cosas.

66 Y todos los que las oían las conservaban en su corazón, diciendo: ¿Quién, pues, será este niño? Y la mano del Señor estaba con él. 67 Y Zacarías, su padre, fue lleno del Espíritu Santo y profetizó, diciendo: 68 Bendito el Señor Dios de Israel, que ha a visitado y b redimido a su pueblo, 69 y nos levantó un a cuerno de salvación en la casa de David, su siervo, 70 a como habló por boca de sus santos profetas que fueron desde el principio: 71 Salvación de nuestros enemigos y de la mano de todos los que nos aborrecieron, 72 para hacer misericordia con nuestros padres y a acordarse de su santo b convenio ; 73 del juramento que juró a Abraham, nuestro padre, que nos había de conceder, 74 que sin temor, librados de nuestros enemigos, le serviríamos 75 en santidad y en justicia delante de él todos nuestros días.

76 Y tú, niño, profeta del Altísimo serás llamado, porque irás delante de la faz del Señor para a preparar sus caminos, 77 para dar conocimiento de salvación a su pueblo, para remisión de sus pecados, 78 por la a tierna misericordia de nuestro Dios, con que nos visitó desde lo alto la aurora, 79 para dar a luz a los que habitan en b tinieblas y en sombra de c muerte , para encaminar nuestros pies por camino de paz.

¿Cuáles son las 7 cosas que odia Dios?

16 Seis cosas aborrece Jehová,y aun siete abomina su alma: 17 Los a ojos altivos, la lengua mentirosa,las manos derramadoras de sangre inocente, 18 el corazón que maquina pensamientos inicuos,los pies presurosos para correr al mal, 19 el testigo falso que habla mentiras,y el que siembra discordia entre hermanos.

¿Qué es ser una mujer sabía?

Continuando con el tema del matrimonio… Ya hablamos del hombre que ama y del que no ama, en donde comienza el abuso y maltrato en el hogar. Esta vez vamos a hablar de la mujer que ama, y de la que no ama, de la sabia, y de la necia. Hay mujeres que aman tanto; y por cuanto aman tanto, también aguantan tanto.

  • Y por cuanto aguantan tanto muchas terminan en la casa fúnebre;
  • ¿Acaso es malo amar tanto? No, eso es lo que Dios quiere que se amen, pero que también se respeten el uno al otro;
  • Una cosa es que tú ames, y por amar te paguen con maltrato;

La mujer que ama se preocupa por su esposo y sus hijos, se preocupa por su hogar, que la comida esté lista, la ropa lavada, la casa recogida, etc… La que NO ama no se preocupa por nada de eso, manda a su esposo y a sus hijos que preparen su comida o que no coman nada, que laven su ropa o se ponen la que tengan sucia, y etc.

  • Pero la que verdaderamente ama es la que a veces más sufre, no porque ame, sino porque NO se ama así misma primeramente;
  • ¿Quién dijo que tienes que permitir el maltrato para demostrar que amas? Ni siquiera la Biblia lo registra;

Más bien la Biblia exige que seas sabia en tus pensamientos y actuaciones. Dice la palabra de Dios en Proverbios 14:1 “La mujer sabia edifica su casa; más la necia con sus manos la derriba. ” ¿Qué significa esto? Muchos pondrán en crítica lo que les voy a decir, pero créanme que yo oro a Dios para que me dé palabra del cielo en mis reflexiones.

Esto quiere decir varias cosas, yo solo les voy a dar dos. Primero; quiere decir que la mujer sabia, construye su casa, su hogar, y lo mantiene firme. Pero ¿Cómo mantenemos un hogar firme y edificado? Una mujer sabia es la mujer que busca de Dios y tiene a Dios en el centro del hogar.

La mujer sabia sabe lo que a Dios le agrada y lo que no, sabe que tiene que pedir sabiduría a Dios para que la ayude a mantener ese hogar firme. ¿Y por qué dice la palabra que es la mujer y no el hombre el que tiene que edificar su casa? Porque la mujer es la de la casa.

Al hombre, Dios, lo mandó a trabajar para sustentar el hogar, y la mujer sería señoreada por él, por lo tanto se encargaría de dar a luz y cuidar de su hogar (Génesis 3:16-19). La mujer sabia pide a Dios por su esposo.

Si su esposo no le da el trato que merece, ella se mantiene en oración para que el Señor lo cambie, y mantiene la fe firme de que el Señor lo va a hacer; porque quiere mantener al matrimonio firme y como Dios quiere. Eso es una mujer sabia. Pero… Segundo; eso no quiere decir que debe aguantar un maltrato físico.

  • Dios quiere que cuidemos nuestros cuerpos, y por tal razón si un esposo llega a maltratar el cuerpo de una mujer, la mujer debe ser sabia en sus pensamientos, y llevarlo a las autoridades, por el bien de ella, y de los hijos, si los tienen;

Porque la mujer sabia, la que edifica su hogar, tiene que saber que ese hogar es de Cristo y no de un ring de boxeo. Haciendo lo correcto edifica su casa. Permitiendo el abuso y el maltrato en el hogar no agrada a Dios, más bien, sacando el mal tratante, trae paz al hogar, tranquilidad a su alma y a sus hijos, y le da tiempo a que ese hombre recapacite en sus actuaciones.

Le da espacio para que Dios trate con él a solas. Y no le permite que su soberbia llene el hogar. Por eso, hay que ser sabios. Una cosa es el maltrato verbal, el cual tampoco es agradable a Dios, pero es más fácil de soportar, y otra cosas el maltrato físico donde toda la familia de ese hogar queda afectada.

Pídale sabiduría a Dios. En el próximo artículo hablaremos de la mujer necia, y el comienzo del maltrato. Hebreos 13:4 “Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla” Puede escribir a Reflexiones al email: PepeLuisPedraza@gmail. com Note to readers: if you purchase something through one of our affiliate links we may earn a commission..

¿Qué dice Dios de las mujeres en la Biblia?

2 [. ] 15 El Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el jardín de Edén, para que lo cultivara y lo cuidara. 16 Y le dio esta orden: “Puedes comer de todos los árboles que hay en el jardín, 17 exceptuando únicamente el árbol del conocimiento del bien y del mal.

De él no deberás comer, porque el día que lo hagas quedarás sujeto a la muerte”. 18 Después dijo el Señor Dios: “No conviene que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada”. 19 Entonces el Señor Dios modeló con arcilla del suelo a todos los animales del campo y a todos los pájaros del cielo, y los presentó al hombre para ver qué nombre les pondría.

Porque cada ser viviente debía tener el nombre que le pusiera el hombre. 20 El hombre puso un nombre a todos los animales domésticos, a todas las aves del cielo y a todos los animales del campo; pero entre ellos no encontró la ayuda adecuada. 21 Entonces el Señor Dios hizo caer sobre el hombre un profundo sueño, y cuando este se durmió, tomó una de sus costillas y cerró con carne el lugar vacío.

22 Luego, con la costilla que había sacado del hombre, el Señor Dios formó una mujer y se la presentó al hombre. 23 El hombre exclamó: “¡Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne! Se llamará Mujer, porque ha sido sacada del hombre”.

24 Por eso el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y los dos llegan a ser una sola carne. 25 Los dos, el hombre y la mujer, estaban desnudos, pero no sentían vergüenza. 3 1 La serpiente era el más astuto de todos los animales del campo que el Señor Dios había hecho, y dijo a la mujer: “¿Así que Dios les ordenó que no comieran de ningún árbol del jardín?”.

  1. 2 La mujer le respondió: “Podemos comer los frutos de todos los árboles del jardín;
  2. 3 Pero respecto del árbol que está en medio del jardín, Dios nos ha dicho: ‘No coman de él ni lo toquen, porque de lo contrario quedarán sujetos a la muerte'”;

4 La serpiente dijo a la mujer: “No, no morirán. 5 Dios sabe muy bien que cuando ustedes coman de ese árbol, se les abrirán los ojos y serán como dioses, conocedores del bien y del mal”. 6 Cuando la mujer vio que el árbol era apetitoso para comer, agradable a la vista y deseable para adquirir discernimiento, tomó de su fruto y comió; luego se lo dio a su marido, que estaba con ella, y él también comió.

7 Entonces se abrieron los ojos de los dos y descubrieron que estaban desnudos. Por eso se hicieron unos taparrabos, entretejiendo hojas de higuera. 8 Al oír la voz del Señor Dios que se paseaba por el jardín, a la hora en que sopla la brisa, se ocultaron de él, entre los árboles del jardín.

9 Pero el Señor Dios llamó al hombre y le dijo: “¿Dónde estás?”. 10 “Oí tus pasos por el jardín, respondió él, y tuve miedo porque estaba desnudo. Por eso me escondí”. 11 Él replicó: “¿Y quién te dijo que estabas desnudo? ¿Acaso has comido del árbol que yo te prohibí?”.

12 El hombre respondió: “La mujer que pusiste a mi lado me dio el fruto y yo comí de él”. 13 El Señor Dios dijo a la mujer: “¿Cómo hiciste semejante cosa?”. La mujer respondió: “La serpiente me sedujo y comí”.

14 Y el Señor Dios dijo a la serpiente: “Por haber hecho esto, maldita seas entre todos los animales domésticos y entre todos los animales del campo. Te arrastrarás sobre tu vientre, y comerás polvo todos los días de tu vida. 15 Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu linaje y el suyo.

  1. Él te aplastará la cabeza y tú le acecharás el talón”;
  2. 16 Y el Señor Dios dijo a la mujer: “Multiplicaré los sufrimientos de tus embarazos; darás a luz a tus hijos con dolor;
  3. Sentirás atracción por tu marido, y él te dominará”;

17 Y dijo al hombre: “Porque hiciste caso a tu mujer y comiste del árbol que yo te prohibí, maldito sea el suelo por tu culpa. Con fatiga sacarás de él tu alimento todos los días de tu vida. 18 Él te producirá cardos y espinas y comerás la hierba del campo.

  1. 19 Ganarás el pan con el sudor de tu frente, hasta que vuelvas a la tierra, de donde fuiste sacado;
  2. ¡Porque eres polvo y al polvo volverás!”;
  3. 20 El hombre dio a su mujer el nombre de Eva, por ser ella la madre de todos los vivientes;

21 El Señor Dios hizo al hombre y a su mujer unas túnicas de pieles y los vistió. 22 Después el Señor Dios dijo: “El hombre ha llegado a ser como uno de nosotros en el conocimiento del bien y del mal. No vaya a ser que ahora extienda su mano, tome también del árbol de la vida, coma y viva para siempre”.

You might be interested:  Cuando Se Cierra Una Puerta Dios Abre Otra?

¿Qué dice Proverbios de la mujer?

1 Palabras del rey Lemuel; la profecía que le enseñó su madre: 2 ¿Qué, hijo mío? ¿Y qué, hijo de mi vientre? ¿Y qué, hijo de mis votos? 3 No des a las mujeres tu fuerza, ni tus caminos a lo que destruye a los reyes. 4 No es de reyes, oh Lemuel, no es de reyes beber vino, ni de príncipes, la bebida fuerte.

  1. 5 No sea que bebiendo olviden lo que se ha decretado, y perviertan el derecho de todos los afligidos;
  2. 6 Dad la bebida fuerte al desfallecido y el vino a los de ánimo amargado;
  3. 7 Beban, y olvídense de su necesidad y no se acuerden más de su aflicción;

8 Abre tu boca en favor del mudo, por los derechos de todos los desvalidos. 9 Abre tu boca, juzga con justicia, y defiende la causa del pobre y del menesteroso. 10 Mujer a virtuosa , ¿quién la hallará? Porque su valor sobrepasa grandemente al de las piedras preciosas.

11 El corazón de su marido está en ella confiado, y no carecerá de ganancias. 12 Le da ella bien y no mal todos los días de su vida. 13 Busca lana y lino, y con voluntad trabaja con sus manos. 14 Es como nave de mercader que trae su pan desde lejos.

15 Se a levanta siendo aún de noche y da comida a su familia y tarea a sus criadas. 16 Considera un campo y lo compra; planta viña del fruto de sus manos. 17 Ciñe de fuerza sus lomos y fortalece sus brazos. 18 Ve que va bien su ganancia; su lámpara no se apaga de noche.

19 Aplica sus manos a la rueca, y sus dedos toman el a huso. 20 a Extiende su mano al pobre, y tiende sus manos al menesteroso. 21 No teme por su familia cuando nieva, porque toda su familia está vestida de a ropas dobles.

22 Ella se hace tapices; de lino fino y de púrpura es su vestido. 23 Conocido es su marido en las puertas de la ciudad cuando se sienta con los ancianos de la tierra. 24 Hace ropa de lino y la vende, y entrega cintos al mercader. 25 Fuerza y honor son su vestidura, y se ríe de lo por venir.

  • 26 Abre su boca con sabiduría, y la ley de la clemencia está en su lengua;
  • 27 Considera la marcha de su casa y no come el pan a de balde;
  • 28 Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada, y su marido también la alaba;

29 Muchas mujeres han hecho el bien, mas tú las sobrepasas a todas. 30 Engañosa es la gracia y vana la hermosura; la mujer que a teme a Jehová , esa será alabada. 31 Dadle del fruto de sus manos, y alábenla en las puertas sus hechos..

¿Qué dice en Romanos 13 1?

Romanos 13. Pablo aconseja: Someteos a los siervos de Dios; guardad los mandamientos; amaos unos a otros; la rectitud conduce a la salvación. 1 a Sométase toda alma a las autoridades superiores, porque no hay b autoridad c sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios son ordenadas.

¿Qué dice Proverbios 13 1?

1 El hijo sabio acepta la disciplina del padre,pero el insolente no escucha la reprensión. 2 Del fruto de su boca el hombre comerá el bien,pero el alma de los a prevaricadores hallará la violencia. 3 El que guarda su boca guarda su alma,pero el que mucho abre sus a labios acaba en desastre.

¿Qué dice en Mateo 15 4?

1 Entonces se acercaron a Jesús ciertos a escribas y b fariseos de Jerusalén, diciendo: 2 ¿Por qué quebrantan tus discípulos la a tradición de los ancianos?, pues no se lavan las manos cuando comen pan. 3 Y respondiendo él, les dijo: ¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición? 4 Porque Dios mandó, diciendo: a Honra a tu padre y a tu madre, y: El que maldiga al padre o a la madre, b ciertamente morirá.

5 Pero vosotros decís: Cualquiera que diga a su padre o a su madre: Es mi ofrenda a Dios todo aquello con que pudiera ayudarte, 6 ya no tiene que honrar a su padre o a su madre con socorro. Así habéis invalidado el mandamiento de Dios por vuestra tradición.

7 ¡Hipócritas! Bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo: 8 a Este pueblo con sus labios me honra, mas su b corazón lejos está de mí. 9 En vano me honran, enseñando como a doctrinas b mandamientos de hombres. 10 Y llamando hacia sí a la multitud, les dijo: Oíd, y entended: 11 No es lo que entra en la boca lo que contamina al hombre; sino lo que sale de la a boca , eso contamina al hombre.

12 Entonces, acercándose sus discípulos, le dijeron: ¿Sabes que los fariseos se ofendieron cuando oyeron esta palabra? 13 Pero respondiendo él, dijo: Toda a planta que no plantó mi Padre Celestial será desarraigada.

14 Dejadlos; son a ciegos guías de ciegos; y si el ciego guía al ciego, ambos caerán en el hoyo. 15 Y respondiendo Pedro, le dijo: Explícanos esta parábola. 16 Y Jesús dijo: ¿También vosotros estáis aún sin entendimiento? 17 ¿No entendéis, aún, que todo lo que entra en la boca va al vientre y es echado en la letrina? 18 Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y eso contamina al hombre.

19 Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios y las blasfemias. 20 Estas cosas son las que a contaminan al hombre; pero el comer con las manos sin lavar no contamina al hombre.

21 Y saliendo Jesús de allí, se fue a las regiones de Tiro y de Sidón. 22 Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquellos alrededores clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio.

  1. 23 Pero él no le respondió palabra;
  2. Entonces, acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros;
  3. 24 Y él, respondiendo, dijo: No soy a enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de b Israel;

25 Entonces, ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme! 26 Y respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los a perrillos. 27 Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus señores.

  1. 28 Entonces, respondiendo Jesús, le dijo: Oh mujer, grande es tu a fe ; hágase contigo como quieres;
  2. Y su hija quedó sanada desde aquella hora;
  3. 29 Y partiendo Jesús de allí, vino junto al mar de Galilea; y subiendo al monte, se sentó allí;

30 Y vino a él mucha gente que tenía consigo cojos, ciegos, mudos, mancos y muchos otros enfermos; y los pusieron a los pies de Jesús, y él los sanó; 31 de manera que la gente se maravillaba viendo a los mudos hablar, a los mancos quedar sanos, a los cojos andar y a los ciegos ver; y glorificaban al Dios de Israel.

  1. 32 Y Jesús, llamando a sus discípulos, dijo: Tengo compasión de la gente, porque ya hace tres días que permanecen conmigo y no tienen qué comer; y no quiero despedirlos en ayunas, para que no desmayen por el camino;

33 Entonces sus discípulos le dijeron: ¿Dónde podríamos conseguir nosotros tantos panes en el desierto para saciar a una multitud tan grande? 34 Entonces Jesús les dijo: ¿Cuántos panes tenéis? Y ellos dijeron: Siete, y unos pocos pececillos. 35 Y mandó a la gente que se recostase en tierra.

  • 36 Y tomando los siete panes y los peces, dio gracias, los partió y dio a sus discípulos, y los discípulos a la gente;
  • 37 Y comieron todos y se saciaron; y de lo que sobró de los pedazos recogieron siete cestas llenas;

38 Y los que comieron fueron cuatro mil hombres, sin contar las mujeres y los niños. 39 Entonces, una vez despedida la gente, Jesús subió a la barca y fue a la región de Magdala..

¿Quién escribió Proverbios 22 6?

Mis hermanos y hermanas de todas partes: Hago llegar a cada uno de ustedes mi amor y mi gratitud. Me siento profundamente agradecido por su fe y sus oraciones por nosotros. Necesitamos sus oraciones y deseamos ser siempre dignos de ellas. Muchos de ustedes nos escriben alentándonos y expresándonos su confianza.

Gracias. Nosotros también oramos por ustedes. Hace unos días, fue a verme a mi despacho un señor de Las Vegas, Nevada; le acompañaban su esposa y una hija casada. Una vez cumplido el objeto de su visita, la dama mas joven me preguntó si aceptaría un presente de su hija de trece años, y, en seguida, desenvolvió una pintura de un arbusto florido sobre el que revoloteaban dos mariposas.

Me explicó que a la jovencita la había atropellado un automóvil cuando tenía cuatro años de edad, lo que le produjo múltiples y graves fracturas, y que el accidente la había dejado paralizada de los hombros para abajo. Sin el uso de ninguno de sus miembros, la niña había pintado ese cuadro sosteniendo el pincel entre los dientes y moviendo la cabeza.

Al escuchar ese relato, la pintura adquirió mayor relieve en belleza y valor para mi; ya no fue tan sólo un cuadro de mariposas: llego a representar una extraordinaria valentía en medio de una terrible desgracia, una practica tenaz al sostener y mover el pincel, oraciones de petición de ayuda, de fe-la fe de una niña-, alimentada por sus cariñosos padres, para crear belleza pese a sus impedimentos.

Habrá quienes opinen que el cuadro no es una obra maestra. Si no se conoce su origen, ese podría ser el dictamen. Pero, ¿cómo se prueba el arte? ¿No es acaso la inspiración que tiene lugar al contemplarlo? Pondré esa pequeña pintura en mi estudio para que, si alguna vez paso momentos difíciles, vuelva a mi memoria la imagen de una bella niñita, privada del uso de las piernas y de los brazos, sujetando el pincel entre los dientes para crear un motivo bello.

Gracias, Kristal, por lo que tu has hecho por mi. Confío en que el relato de tu caso infunda renovado valor a otras personas que, en medio del desaliento, hayan pensado que no pueden seguir adelante. Espero que tu ejemplo sea como la estrella polar que los guíe en las tinieblas en medio de las cuales tropiezan.

Al pensar en los que sobrellevan pesadas cargas, pienso en nuestro amado Profeta. El presidente Benson vive ya sus noventa y cinco años. Sigue poseyendo la autoridad de su sagrado oficio aunque sus actividades se han visto muy limitadas. El no puede estar con nosotros ni hablarnos.

Lo amamos. Lo honramos. Rogamos por el. Lo sostenemos y seguimos adelante. Esta Iglesia se ha establecido sobre principios divinos. Desde el día en que fue organizada, ha sido guiada por profetas, y yo les doy solemne testimonio de que nuestro Señor Jesucristo, de quien es esta Iglesia, y cuyo nombre esta lleva, nunca permitirá que hombre alguno o grupo de hombres la hagan errar el camino.

De El es el poder de quitarlos de su lugar si llegaran a seguir un rumbo malo. Hay quienes nos critican tanto dentro como fuera de la Iglesia. Aunque publican sus opiniones y tienen acceso a los medios de difusión, son relativamente pocos en número. Si no nos criticasen, entonces nos preocuparíamos.

  1. Nuestro deber no es complacer al mundo sino hacer la voluntad del Señor, y desde el principio la voluntad divina ha sido las más de las veces contraria a los modos del mundo;
  2. Esos modos del mundo van por un camino que debe preocupar a toda persona reflexiva;

En los Estados Unidos estamos afligidos por el enorme déficit económico del presupuesto nacional, que ha llevado al país a una deuda de proporciones astronómicas. Pero hay otro déficit que, por sus consecuencias a largo plazo, es mucho mas serio. Se trata del déficit moral, de la decadencia de la escala de valores morales de la gente, que esta socavando el mismísimo fundamento de nuestra sociedad.

  • Es grave en este país, y también es grave en la mayoría de los demás países;
  • Hace unos meses, se publicó en el periódico Wall Street Journal lo que se clasificaba de “índice de … Io que esta ocurriendo a nuestra cultura”, y decía: “Desde 1960, la población de los Estados Unidos ha aumentado en un 41%; la producción nacional bruta casi se ha triplicado y los gastos sociales totales de todos los niveles del gobierno … han aumentado mas de cinco veces … “Pero durante el mismo período ha habido un aumento del 560% de crímenes violentos; un aumento del 419% de nacimientos ilegítimos; se ha cuadruplicado el porcentaje de divorcios; se ha triplicado el porcentaje de niños que viven con sólo uno de los padres; ha habido un aumento de mas del 200% del porcentaje de suicidios de adolescentes …” (Wall Street Journal, 15 de marzo de 1993);

El articulo concluía con la siguiente referencia de Alejandro Soljenitsyn: “El occidente ha sufrido una erosión y un obscurecimiento de los elevados ideales morales y éticos. La espiritualidad ha disminuido”. (Ibíd. ) No es preciso, desde luego, leer las estadísticas para darse cuenta de la decadencia moral que se va produciendo en todos los ámbitos.

  1. Es evidente en la facilidad con que se deshacen los matrimonios, en la general infidelidad, en el aumento de las pandillas de jóvenes, en el incrementado uso de las drogas, en la propagación del SIDA y en la creciente falta de respeto por la vida y la propiedad de los demás;

Se ve en la desfiguración de la propiedad publica y privada con la escritura en los muros y las paredes, lo cual destruye la belleza y es un insulto al arte. Se expresa en el lenguaje obsceno que se hace llegar a nuestros hogares. La interminable obscenidad y la violencia de la televisión, la inutilidad de tantas películas, la exagerada sensualidad que se encuentra en gran parte de la literatura moderna, el énfasis en la educación sexual, la desintegración de la ley y del orden, todos ellos son manifestaciones de esa decadencia.

  1. ¿Cual es la respuesta? ¿Hay algún modo de cambiar la marcha del deterioro ético y moral que estamos viviendo? Creo que si lo hay;
  2. Lo que esta ocurriendo es sencillamente una desagradable expresión de los decadentes valores de nuestra sociedad;

A los que les preocupa el problema abogan por una mayor regulación legal, grandes asignaciones de dinero para aumentar las fuerzas policíacas, aumento de impuestos para edificar mas cárceles y prisiones. Puede ser que todo eso haga falta para hacer frente a los problemas actuales y que sirva durante un corto tiempo, pero sólo constituirán una venda demasiado pequeña para tan grande herida; servirán para algo, pero no llegaran a la raíz del problema.

  1. Al buscarse un remedio, se habla de intensificar la labor de las escuelas;
  2. Pero los educadores en gran parte han abdicado a su responsabilidad de enseñar valores morales;
  3. También se piensa en la Iglesia: en esta y en todas las demás;
You might be interested:  Cual Era El Dios Principal De Los Mayas?

Estoy agradecido por lo que el Papa dijo hace poco en Denver al advertir en contra de las trampas morales. Me agrada saber que los bautistas han comenzado una campana de castidad. Nosotros, como Iglesia, realizamos y logramos mucho, pero ello no es suficiente.

  • Después de que todo se haya dicho y hecho, el lugar principal para instituir un sistema de valores morales es el hogar de la gente;
  • El otro día leí de un padre de familia que suplico a un juez que encerrara a su hijo porque el no podía controlarlo;

No me cabe duda de que lo ha intentado; pero ya es demasiado tarde, pues las actitudes se han cimentado. Los hábitos se han arraigado. Si deseamos cambiar las cosas, la labor tiene que comenzar con los hijos cuando son pequeños y dóciles, y cuando escuchan y aprenden.

Poco después que mi esposa y yo nos casamos, edificamos nuestra primera casa. Teníamos muy poco dinero e hice yo mismo gran parte del trabajo. Se llamaría pagar con el propio trabajo hoy en día. El jardín tuve que hacerlo yo solo.

El primero de los muchos árboles que plante fue una acacia negra sin espinas. Previendo el día en que con su sombra refrescara la casa en el verano, lo puse en un extremo donde el viento del desfiladero oriental soplaba con mas fuerza. Hice un hoyo, asenté allí las raíces del arbolito, lo cubrí con tierra, le eche agua y prácticamente me olvide de el.

Era un arbolito pequeño, quizá de unos dos centímetros de diámetro, y era tan flexible que podía doblarlo con facilidad en cualquier dirección. No le preste mucha atención al pasar los años hasta que un día invernal en que el árbol no tenía hojas, lo vi casualmente al mirar por la ventana; me fije entonces en que se inclinaba hacia el poniente, que estaba deforme y desequilibrado.

Me costó creerlo. Salí y trate con todas mis fuerzas de enderezarlo, pero el tronco ya media casi 30 centímetros y mi fuerza no era nada en contra de el. Fui a buscar una polea y una cuerda; después de haber amarrado un extremo de esta al árbol y el otro a un poste firme, tire de la cuerda.

La polea se movió un poco y el tronco del árbol se estremeció ligeramente, pero eso fue todo. Parecía decirme: “No puedes enderezarme. Es demasiado tarde. He crecido así porque tu me has desatendido y no me doblaré”.

Por fin, desesperado, con la sierra le corte la rama grande y pesada que daba al poniente. La sierra le dejó una horrible cicatriz de mas de veinte centímetros. Retrocedí para contemplar lo que había hecho: había cortado la parte principal del árbol, dejando sólo una rama que crecía hacia arriba.

  • Ha transcurrido mas de medio siglo desde que plante aquel árbol;
  • Mi hija y su familia viven ahora allí;
  • El otro día volví a mirar el árbol;
  • Es grande;
  • Tiene mejor forma y embellece la casa;
  • Pero cuan serio fue el trauma de su juventud y cuan brutal el tratamiento que emplee para enderezarlo;

Cuando lo plante, un pedacito de cuerda lo hubiera mantenido derecho en contra de la fuerza del viento. Yo habría podido y deba haberle puesto esa cuerdecita con tan poco esfuerzo; pero no lo hice, y se dobló ante las fuerzas que cayeron sobre el. He visto algo similar, muchas veces, en niños cuyas vidas he observado.

  • Los padres que los trajeron al mundo virtualmente abdicaron a su responsabilidad y los resultados han sido trágicos;
  • Unos pocos y sencillos soportes les habrían dado la fortaleza para resistir las fuerzas que han dado forma a su vida;

Ahora, me temo que sea demasiado tarde. Todas las personas del mundo son hijas o hijos de una madre y de un padre; ninguno de estos puede escapar de las consecuencias del ser padres. Inherente al acto mismo de la procreación de un niño esta la responsabilidad con respecto a el.

  1. Nadie puede librarse impunemente de esa responsabilidad;
  2. No es suficiente proporcionar al niño tan sólo alimento y techo, pues se tiene la misma responsabilidad de enseñarle y de guiar su espíritu, su intelecto y su alma;

Pablo escribió a Timoteo: “porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo” (1 Timoteo 5:8). Estoy convencido de que Pablo se refería a mas que tan sólo el atender a lo material. En la revelación de los últimos días, el Señor lo ha indicado con mayor firmeza y con mayor claridad: “Y además, si hay padres que tienen hijos en Sión o en cualquiera de sus estacas organizadas, y no les enseñan a comprender la doctrina del arrepentimiento, de la fe en Cristo, el Hijo del Dios viviente, del bautismo y del don del Espíritu Santo por la imposición de manos, al llegar a la edad de ocho años, el pecado será sobre la cabeza de los padres” (D.

y C. 68:25). Y ha añadido: “Porque esta será una ley para los habitantes de Sión … “Y también enseñarán a sus hijos a orar y a andar rectamente delante del Señor” (D. y C. 68:26, 28). Hace muchos años, el presidente Stephen L Richards, que entonces era consejero de la Primera Presidencia, hablando desde este púlpito, hizo la elocuente suplica de “reinstituir al padre en calidad de cabeza de la familia”.

Yo repito esa suplica a todos los padres de familia que me estén oyendo. De ustedes es la básica e ineludible responsabilidad de estar a la cabeza de su familia. Eso no quiere decir en forma alguna que actúen como dictadores ni que ejerzan injusto dominio.

  1. Conlleva el mandato de que el padre de familia atienda a las necesidades de su familia;
  2. Esas necesidades son mas que alimento, ropa y techo;
  3. Entre ellas se cuentan el dirigir y el enseñar con rectitud, tanto por el ejemplo como por precepto, los principios de la honradez, la integridad, el servicio, el respeto por los derechos de los demás y el entendimiento de que somos responsables de lo que hagamos en esta vida, no sólo unos ante otros, sino también ante el Dios del Cielo, que es nuestro Padre Eterno;

Comprenda toda madre que no posee mayor bendición que los hijos que ha recibido como don del Todopoderoso; que no tiene mayor misión que la de criarlos en la luz y en la verdad, con comprensión y amor; que no tendrá mayor felicidad que la de verlos crecer y convertirse en jóvenes que respeten los principios de la virtud, que se conserven limpios de las manchas de la inmoralidad y de la vergüenza de la delincuencia.

  • Dijo el que escribió los Proverbios: “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartara de el” (Proverbios 22:6);
  • Hace ya muchísimas generaciones, el profeta Isaías habló palabras que deben grabarse en el corazón de todo hogar en todo el mundo;

En sus palabras había tanto un mandato como una promesa; dijo: “Y todos tus hijos serán enseñados por Jehová”. Ese es el mandato, y esta es la promesa: “y se multiplicara la paz de tus hijos” (Isaías 54: 13). Eso esta tan en vigencia ahora como lo estuvo entonces.

  • La salud de cualquier sociedad, la felicidad de su gente, su prosperidad y su paz tienen sus raíces en la enseñanza que los padres den a sus hijos;
  • La misma estructura de nuestra sociedad se ve ahora amenazada por hogares deshechos y el trágico fruto de esos hogares;

Creo que si ponemos el debido empeño, podremos cambiar el curso de los acontecimientos. Tiene que comenzar por los padres. Tenemos que proporcionar discernimiento a todo hombre y a toda mujer de los propósitos eternos de la vida, de las obligaciones del matrimonio y de las responsabilidades de ser padres.

  1. A los hombres que engendran hijos y después los abandonan, yo les digo que Dios los hará responsables ante El, porque estos son también Sus hijos, cuyos clamores por lo que ustedes han hecho llegan hasta El;

A la obligación de engendrar le acompaña la responsabilidad de criar, de proteger, de enseñar, de guiar con rectitud y con verdad. De ustedes es la facultad y la responsabilidad de presidir en un hogar en el que reinen la paz y la seguridad, el amor y la armonía.

Recuerdo a las madres de todas partes la santidad de su llamamiento. Nadie mas puede ocupar adecuadamente el lugar de ustedes. Ninguna responsabilidad es mayor, ninguna obligación es mas apremiante que la de criar con amor, con paz y con integridad a los hijos que han traído al mundo.

A ustedes dos les digo: no permitan que riña alguna ensombrezca el espíritu de su hogar. Dejen a un lado su egoísmo y den preferencia a una causa mas grande y eterna. Críen a sus hijos en la luz y en la verdad, como el Señor lo ha mandado. ¿Podrían desear otra cosa que no fuese la paz para sus hijos? ¿Podrían beneficiar a la sociedad de un modo mejor? Les hago la solemne y sagrada promesa de que si desean hacer esto, llegara el día en que, al contemplar a los que hayan procreado, enseñado y amado, verán los agradables frutos de sus enseñanzas y caerán de rodillas para dar gracias al Señor por la bendición que les ha dado.

Ahora bien, se que hay hombres y mujeres, incluso los muchos que me están escuchando, que son excelentes padres y cuyos hijos están creciendo en la rectitud. Feliz y fructíferas serán sus vidas y el mundo será mejor para ellos.

Les doy las gracias por ello y los felicito de todo corazón. Sin duda, son ustedes afortunados. Pero hay otros-demasiados entre nuestra gente-cuyos hijos, para citar las revelaciones, “están creciendo en la iniquidad” y que no “buscan esmeradamente las riquezas de la eternidad, antes sus ojos están llenos de avaricia” (D.

  • y C;
  • 68:31);
  • A ellos les hago una suplica especial;
  • Puede que no sea fácil y que este lleno de desilusiones y de retos; requerirá valor y paciencia;
  • Les recuerdo la fe y la de terminación de la jovencita de trece años que, sosteniendo un pincel entre los dientes, creó la pintura que les mostré anteriormente;

Pero el amor cambiara las cosas: el amor, el cariño que den a sus hijos generosamente en la infancia y también a lo largo de los difíciles años de la juventud; hará lo que el dinero en abundancia que se de a los hijos no lograra jamas. Y la paciencia, con el control de la lengua y el autodominio para aplacar la cólera.

  • El autor de los Proverbios dijo: “La blanda respuesta quita la ira …” (Proverbios 15:1);
  • Y el aliento estimulante, que es rápido en felicitar y lento en criticar;
  • Todo eso junto con la oración obraran maravillas;

No pueden esperar realizarlo solos; necesitan la ayuda del Cielo para criar a un hijo del Cielo: su hijo o hija es también hijo o hija del Padre Celestial. Oh, Dios, nuestro Padre Eterno, bendice a los padres para que enseñen con amor, con paciencia y con estímulo a los que son los mas valiosos, los niños que han venido de n, que juntos sean protegidos y dirigidos para bien, y en el proceso del crecimiento, traigan bendiciones a la sociedad de la cual forman parte, en el nombre de Jesucristo.

¿Qué quiere decir Proverbios 22?

(29) La Recompensa de un excelente trabajo. – ¿Has visto hombre solícito en su trabajo? Delante de los reyes estará; No estará delante de los de baja condición. Has visto hombre solícito en su trabajo: La sabiduría nos empuja hacia la excelencia. Dios ha dado a cada hombre y mujer un trabajo para hacer, y deben hacer ese trabajo con excelencia como para Dios y no solo para los hombres (Colosenses 3:23).

Hombre solícito : “Uno que está mejorando sus talentos todo el tiempo y aprovechando al máximo sus oportunidades. Él es como Henry Martyn, que era conocido en su universidad “como el hombre que no había perdido una hora.

” (Bridges) ii. “Cualquier persona que pone su mano de obra antes de sus prospectos se eleva por encima de los propulsores y escaladores de los párrafos adyacentes. ” (Kidner) b. Delante de los reyes estará : La excelencia del trabajo de un hombre o una mujer puede darles una gran reputación en el mundo.

Más importante aún, les da pie frente al Rey de Reyes, quien promete recompensar a aquel que trabaja diligentemente con Él (Colosenses 3:23-24). “¡Qué bueno fue Daniel para Darío, porque, aunque enfermo, despachó los asuntos del rey! ¡Qué favoritos para nuestro Enrique VIII fueron Wolsey, Cromwell, Cranmer, por una buena razón! Un hombre diligente no se sentará mucho tiempo en un lugar bajo.

” (Trapp) ii. “Jesús enseñó que al que es digno de confianza en los asuntos pequeños de este mundo se le confiarán diez ciudades en su reino venidero (Mateo 25:14-30, Lucas 19:11-27, véase Juan 12:26). ” (Waltke) ©2021 The  Enduring Word  Comentario bíblico en español de David Guzik –   ewm@enduringword.

¿Qué dice Proverbios capítulo 2 versículo 6?

6 Porque Jehová da la a sabiduría,y de su boca vienen el conocimiento y el b entendimiento. 7 Él reserva sana sabiduría para los rectos;es escudo para los que a caminan rectamente. 8 Él guarda las veredas del juicioy preserva el camino de sus santos. 9 Entonces a entenderás justicia, y juicio,y equidad y todo buen camino.

¿Qué dice Proverbios 17 6?

6 Corona de los ancianos son los hijos de los hijos,y la honra de los hijos son sus padres. 7 No conviene al necio la grandilocuencia,¡cuánto menos al príncipe el labio mentiroso!.