Que Dice La Biblia Sobre La Familia?

Que Dice La Biblia Sobre La Familia
La familia está en el centro del plan de Dios para la felicidad y el progreso de Sus hijos. La Santa Biblia enseña que Dios estableció a las familias desde el principio y nos muestra muchos ejemplos de familias fuertes. También nos enseña la manera de tener una familia amorosa y feliz. .

¿Qué dijo Jesús con respecto a la familia?

Unas olvidadas palabras revolucionarias de Jesús son difíciles de encajar en un modelo familiar basado en vínculos legales y de sangre. La relación con padres y hermanos no es lo decisivo, según Jesús. Por eso el lector del Evangelio que escuche algunas prédicas callejeras puede concluir que los lenguajes evangélico y eclesiástico son distintos.

Tres episodios dibujan la actitud y la situación de Jesús. Él advierte respecto a quienes se presentan como maestros en estos asuntos: “No os hagáis llamar maestro, porque uno solo es vuestro maestro, y todos vosotros sois hermanos” (Mateo 23, 8).

La relación familiar de Jesús no es lo idílica que presentan algunos predicadores. Sus padres “no comprendieron lo que les decía” (Lucas 2, 50). Y sus familiares fueron despectivos con él. “Volvió a casa y de nuevo se reunió tanta gente que no podían ni comer.

  1. Sus parientes, al enterarse, fueron para llevarse a Jesús, pues decían que estaba trastornado” (Marcos 3, 20-23);
  2. Lo determinante sobre la familia, según Jesús, consta en un mínimo de cuatro y repetitivas citas de los Evangelios sinópticos;

“¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos? Señalando a sus discípulos, Jesús dijo: Estos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de mi Padre del cielo, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre” (Mateo 12, 48-50). “La gente estaba sentada a su alrededor y le decían: tu madre y tus hermanos están fuera y te buscan.

Jesús les respondió: ¿Quiénes son mi madre y mis hermanos? Mirando a los que estaban sentados a su alrededor dijo: Estos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre”.

(Marcos 3, 32-35). “Le comunicaron: tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte. Jesús respondió: Mi madre y mis hermanos son los que escuchan la palabra de Dios y la practican” (Lucas 8, 20-21). Y también: “Una mujer entre la multitud alzó la voz: Dichoso el seno que te llevó y los pechos que te amamantaron.

  1. Pero Jesús dijo: Mas bien, dichosos los que escuchan la palabra de Dios y la practican” (Lucas 11, 27-28;
  2. Último apunte;
  3. Los 17 obispos de la Iglesia catalana (10 residenciales y 7 eméritos) permanecieron en sus diócesis con sus diocesanos en la fiesta de la Sagrada Familia y expresaron su solidaridad con todas las diócesis de la Iglesia;

Estos 17 obispos forman parte de los 78 que no acudieron el pasado domingo a Madrid, frente a los 36 obispos que atendieron la cita del cardenal Antonio Mª Rouco. La Iglesia en España cuenta con 115 prelados: cinco cardenales, 10 arzobispos, 52 obispos residenciales, 10 auxiliares y 38 eméritos.

¿Cuál es el propósito de Dios para la familia?

Organización – Imagen family La familia es la unidad básica de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y la unidad social más importante que pueda existir tanto en esta vida como en la eternidad. Dios ha establecido la familia para que Sus hijos sean felices, para que puedan aprender principios correctos en un ambiente de amor y para que se preparen para la vida eterna. Imagen family walking into church El hogar es el lugar idóneo para enseñar, aprender y aplicar los principios del Evangelio. Es donde las personas aprenden a proveer de alimentos, ropa y cobijo y a satisfacer otras necesidades que tengan. El padre y la madre, como iguales, deben ayudar a cada uno de los miembros de la familia a:

  • Buscar la verdad y desarrollar la fe en Dios.
  • Arrepentirse de los pecados, ser bautizado para la remisión de los pecados, llegar a ser miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y recibir el Espíritu Santo.
  • Obedecer los mandamientos de Dios, estudiar las Escrituras diligentemente, ofrecer oraciones personales a diario y servir a los demás.
  • Compartir el Evangelio con los demás.
  • Recibir su investidura y casarse en el templo por la eternidad con una persona que sea digna, fundar un hogar feliz para su familia y apoyarla por medio de su amor y sacrificio. Imagen bride and groom
  • Buscar datos sobre sus antepasados fallecidos y efectuar las ordenanzas del templo por ellos. Imagen family doing geneology
  • Proporcionar a su familia los elementos necesarios para su salud espiritual, social, física y emocional.

Un padre que posea el sacerdocio es un oficial básico del sacerdocio dentro de la Iglesia. Él es la cabeza o el patriarca de la familia (véase Efesios 5:23). Como líder del sacerdocio de su familia, él la preside y tiene la responsabilidad de enseñar, bendecir y proveer para las necesidades vitales de su familia. Dirige a su familia en su preparación para regresar a la presencia de nuestro Padre Celestial.

Su esposa es la compañera y consejera más importante que tiene. El esposo y la esposa deben consultarse el uno al otro en cuanto a todos los asuntos que afecten a la familia y al hogar. El padre debe proveer para las necesidades espirituales de su familia.

Debe asegurarse de que se les enseñe el Evangelio de Jesucristo y debe hacer todo lo que pueda para motivarles y ayudarles a obedecer los mandamientos del Señor. Un padre digno puede poseer el sacerdocio, el cual es el poder y la autoridad para actuar en el nombre de Dios. Mediante la autoridad del debido sacerdocio y con autorización de su líder del sacerdocio, el padre puede:

  1. Dar nombre y bendecir a sus hijos.
  2. Bautizar a sus hijos (y a otras personas).
  3. Confirmar a sus hijos (y a otras personas) miembros de la Iglesia y conferirles el Espíritu Santo.
  4. Conferir el sacerdocio a sus hijos (y a otras personas) y ordenarles a oficios dentro del sacerdocio.
  5. Bendecir y repartir la Santa Cena.
  6. Dedicar sepulcros.
You might be interested:  Que Son Las Primicias Segun La Biblia?

Sin necesidad de autorización de su líder del sacerdocio, un padre que posee el Sacerdocio de Melquisedec puede consagrar el aceite y bendecir a los miembros de su familia y a otras personas cuando estén enfermos y, si fuera necesario, darles bendiciones especiales si surgiera la necesidad. (Véanse las págs. 21–28 de esta guía para más instrucciones en cuanto a la manera de efectuar las ordenanzas y dar bendiciones del sacerdocio). El padre debe asegurarse de que su familia tome parte activa en las tres responsabilidades básicas del sacerdocio:

  1. Preparación espiritual y temporal tanto en el plano personal como en el familiar.
  2. Compartir el Evangelio.
  3. La historia familiar y las ordenanzas del templo por los vivos y por los muertos.

La madre tiene el privilegio de dar a luz y criar a sus hijos. Ella es compañera y consejera de su esposo en igualdad con él. Colabora con él en enseñar a sus hijos las leyes de Dios. Si no hay un padre en el hogar, la madre es la responsable de la familia. El padre y la madre deben ser uno en propósito. Su meta debe ser el preparar a todos los miembros de la familia para su regreso a la presencia de nuestro Padre Celestial.

Con ese poder y esa autoridad, el padre se convierte en el líder del sacerdocio de su familia. El padre que posea el sacerdocio podrá bendecir a los miembros de su familia y proveer para las necesidades espirituales de ella.

Deben estar unidos en su esfuerzo por alcanzar esa meta. El Señor ha establecido la Iglesia para ayudar a los padres y a las madres a enseñar a los de su familia y a cuidar de ella. Cuando los niños llegan al seno de la familia, los padres deben amarles, enseñarles las verdades del Evangelio y ser ejemplos de una vida recta.

  1. Los niños deben aprender los mandamientos de Dios y guardarlos;
  2. Deben honrar y obedecer a sus padres;
  3. La fortaleza de la Iglesia estriba en las familias y en las personas que viven el Evangelio de Jesucristo;

El grado en que una familia disfrute las bendiciones del Evangelio depende en gran medida de la forma en que el padre y la madre entiendan y cumplan con sus deberes fundamentales como padres. Nunca ha sido la intención de la Iglesia establecer programas ni extender responsabilidades a los padres ni a las madres que les abrumen o desalienten o que hagan que desatiendan estos deberes básicos.

¿Qué dice Proverbios 17 6?

6 Corona de los ancianos son los hijos de los hijos,y la honra de los hijos son sus padres. 7 No conviene al necio la grandilocuencia,¡cuánto menos al príncipe el labio mentiroso!.

¿Cuál es el plan de Dios en la familia?

Establecer familias eternas – La familia ocupa un lugar fundamental en el plan de Dios, el cual proporciona el medio para que las relaciones familiares se extiendan más allá de la tumba. Observar fielmente las sagradas ordenanzas y los convenios del templo nos ayuda a regresar a la presencia de Dios unidos eternamente a nuestra familia.

¿Qué Salmo leer para la familia?

¿Cómo mantener una familia unida según la Biblia?

Tengan una noche familiar cada semana – Los Santos de los Últimos Días reservan una noche a la semana para pasar una tarde en el hogar. Tal vez nos escuches referirnos a ella como la noche de hogar. En estas noches, las familias pasan tiempo juntos, aprenden del Evangelio, comen algún refrigerio y se divierten.

Las noches de hogar pueden adaptarse a tus hijos, no importa cuántos años tengan. Los niños pequeños pueden disfrutar cantar, ver un video corto con un buen mensaje o actuar historias de la Biblia para que los miembros de la familia adivinen cuál es.

Los niños mayores tal vez prefieran una lección más formal y después una actividad como jugar voleibol, boliche o salir a caminar. Un antiguo dicho dice “Una familia que ora junta, permanece unida”. Dios bendice a las familias que oran juntas, dándoles paz, amor y armonía en el hogar.

  1. La oración familiar es una manera excelente para ayudar a los niños pequeños a desarrollar la costumbre de orar por sí mismos;
  2. Algunas veces los horarios de trabajo y de las escuelas pueden dificultar las oraciones familiares, pero vale la pena el esfuerzo;

Traten de escoger una hora en que, por lo general, están todos juntos, como a la hora de la comida o antes de dormir.

¿Cuál es el significado de la familia?

Familia La familia se define como grupo de personas, vinculadas generalmente por lazos de parentesco, ya sean de sangre o políticos, e independientemente de su grado, que hace vida en común, ocupando normalmente la totalidad de una vivienda. Se incluyen en la familia las personas del servicio doméstico que pernoctan en la vivienda y los huéspedes en régimen familiar.

¿Qué dice en Efesios 6 4?

4 Y vosotros, a padres, no provoquéis a ira a vuestros b hijos; sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

¿Qué nos dice Juan 15 13?

1 Yo soy la a vid verdadera, y mi Padre es el labrador. 2 Todo a pámpano que en mí no lleva b fruto , lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo c limpiará , para que lleve más fruto. 3 Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. 4 a Permaneced en mí, y yo en vosotros.

You might be interested:  Cuando Nos Regaló Jesús La Eucaristía?

Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo si no permanece en la vid, así tampoco vosotros si no permanecéis en mí. 5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, este lleva mucho fruto, porque sin a mí nada podéis hacer.

6 El que en mí no permanece será echado fuera como mal pámpano, y se secará; y los recogen y los echan al fuego, y arden. 7 Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, a pedid todo lo que queráis, y os será hecho. 8 En esto es glorificado mi Padre: en que llevéis mucho fruto y seáis así mis discípulos.

  1. 9 Como el Padre me a ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor;
  2. 10 Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor;

11 Estas cosas os he hablado para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro a gozo sea completo. 12 Este es mi mandamiento: Que os améis los unos a los otros, como yo os a he amado. 13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno a ponga su vida por sus amigos.

14 Vosotros sois mis a amigos si hacéis las cosas que yo os mando. 15 Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que a oí de mi Padre os las he dado a conocer.

16 No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os a elegí a vosotros, y os he b puesto para que vayáis y llevéis c fruto , y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi d nombre , él os lo dé. 17 Esto os mando: Que os améis los unos a los otros.

18 Si el mundo a os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. 19 Si fuerais del a mundo , el mundo b amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, sino que yo os elegí del mundo, por eso os aborrece el mundo.

20 Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El a siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han b perseguido , también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra. 21 Pero todo esto os harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado.

  1. 22 Si yo no hubiera venido ni les hubiera hablado, no tendrían a pecado , pero ahora no tienen excusa por su pecado;
  2. 23 El que me aborrece también a mi Padre aborrece;
  3. 24 Si no hubiese hecho entre ellos obras que ningún otro ha hecho, no tendrían pecado; pero ahora las han visto, y me han aborrecido a mí y a mi Padre;

25 Pero esto sucede para que se cumpla la palabra que está escrita en su ley: Sin causa me aborrecieron. 26 Pero cuando venga el a Consolador , a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el que procede del Padre, él b dará testimonio de mí.

¿Qué dice la Biblia en Marcos 3 25?

1 Y otra vez entró en la sinagoga; y había allí un hombre que tenía seca una mano. 2 Y le acechaban para ver si le sanaría en el día de reposo, para acusarle. 3 Entonces dijo al hombre que tenía la mano seca: Levántate y ponte en medio. 4 Y les dijo: ¿Es lícito hacer bien en el día de reposo, o hacer mal? ¿Salvar la vida, o quitarla? Pero ellos callaban.

5 Y mirándolos alrededor con a enojo , entristecido por la dureza de sus corazones, dijo al hombre: Extiende tu mano. Y la extendió, y su mano le fue restaurada sana. 6 Entonces, saliendo los fariseos, tomaron a consejo con los herodianos contra él, para matarle.

7 Mas Jesús se apartó al mar con sus discípulos; y le siguió gran multitud de Galilea, y de Judea, 8 y de Jerusalén, y de Idumea y del otro lado del Jordán. Y los de alrededor de Tiro y de Sidón, una gran multitud, oyendo cuán grandes cosas hacía, vinieron a él.

  • 9 Y dijo a sus discípulos que le tuviesen siempre lista la barca, a causa del gentío, para que no le oprimiesen;
  • 10 Porque había sanado a muchos, de manera que se echaban sobre él, para tocarle, cuantos tenían plagas;

11 Y los a espíritus inmundos , al verle, se postraban delante de él y daban voces, diciendo: ¡Tú eres el Hijo de Dios! 12 Pero él los reprendía mucho para que no le dieran a conocer. 13 Y subió al monte y llamó a sí a los que él quiso; y vinieron a él.

14 Y a designó a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a b predicar , 15 y que tuviesen a autoridad para sanar b enfermedades y para echar fuera c demonios : 16 a a Simón , a quien puso por nombre Pedro; 17 y a a Jacobo hijo de Zebedeo y a b Juan , hermano de Jacobo; y los apellidó Boanerges, es decir, Hijos del c Trueno ; 18 y a a Andrés , y a b Felipe , y a c Bartolomé , y a d Mateo , y a e Tomás , y a f Jacobo hijo de Alfeo, y a g Tadeo , y a h Simón el Cananita, 19 y a a Judas Iscariote , el que le b entregó.

Y entraron en una casa. 20 Y se agolpó de nuevo la gente, de modo que ellos ni siquiera podían a comer pan. 21 Y cuando lo oyeron los suyos, vinieron para prenderle, porque decían: Está fuera de sí. 22 Y los escribas que habían venido de Jerusalén decían que tenía a Beelzebú, y que por el príncipe de los demonios echaba fuera los demonios.

  • 23 Y habiéndolos llamado, les decía en parábolas: ¿Cómo puede Satanás echar fuera a Satanás? 24 Y si algún reino está dividido contra sí mismo, tal reino no puede permanecer;
  • 25 Y si alguna casa está dividida contra sí misma, tal casa no puede permanecer;

26 Y si a Satanás se levanta contra sí mismo y está dividido, no puede permanecer, sino que ha llegado su fin. 27 Nadie puede saquear las alhajas de un hombre fuerte, entrando en su casa, si antes no le ata; entonces saqueará su casa. 28 a De cierto os digo que todos los pecados les serán perdonados a los hijos de los hombres, y las blasfemias con que blasfemen; 29 pero cualquiera que a blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene jamás b perdón , sino que está expuesto a juicio c eterno.

You might be interested:  Como Orar Por Los Alimentos Según La Biblia?

30 Porque habían dicho: Tiene espíritu inmundo. 31 Vinieron después sus hermanos y su madre, y quedándose afuera, enviaron a llamarle. 32 Y la gente estaba sentada alrededor de él, y le dijeron: He aquí, tu madre y tus hermanos están afuera y te buscan.

33 Y él les respondió, diciendo: ¿Quién es mi madre y quienes son mis hermanos? 34 Y mirando a los que estaban sentados alrededor de él, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. 35 Porque cualquiera que hace la a voluntad de Dios, ese es mi hermano, y mi hermana y mi madre..

¿Cuál es el propósito de Dios en mi vida?

Puedes encontrar gozo al seguir el plan de Dios – El propósito del plan de Dios es darnos la felicidad eterna. Mientras más entendemos Su plan, más nos damos cuenta de que no podemos regresar a Su presencia por nosotros mismos. Él hizo posible que cada pecado, cada error que cometes durante esta prueba de la vida pudiera desaparecer y ser olvidado por medio de Jesucristo.

Esto requiere un arrepentimiento sincero. También requiere el bautismo y recibir el Espíritu Santo y conlleva un esfuerzo continuo para regresar con Dios. Sin embargo, por medio de Jesucristo, que es el centro del plan de Dios, puedes hacerlo.

Estás en esta tierra para ser mejor, para venir a Dios y para encontrar felicidad. Al seguir el plan de Dios y Sus mandamientos puedes experimentar gozo ahora y a través de tu vida. Encuentra una iglesia cerca de ti Dirección Please enter a value.

¿Cómo se manifiesta el amor de Dios en la familia?

“Dios te ama” es una frase común y algunas veces carente de sentido. Dios te ama, más de lo que te pueda amar nadie en este mundo. Es una verdad. Decía San Ignacio de Loyola: Conoced y gustad interiormente. Dios nos revela que es un Padre Amoroso… ¿Pero en realidad sentimos que nos ama? Para sentir es necesario conocer que el amor de Dios es motivado por su paternidad, no por nuestra bondad; nos ama porque es nuestro Padre y nosotros somos sus hijos.

Suponga que vive en una familia formada por ocho hermanos, usted sentirá el amor de su padre por la relación personal que tenga con usted. Así se manifiesta el amor de Dios, él te ama a ti, porque se relaciona personalmente contigo.

Te ama incondicionalmente. Dios nos ama con amor eterno, antes de que tú le hayas amado, él… ya te amaba, porque su esencia divina es ser amor… “Dios es amor” dice San Juan. Dios nos manifiesta su amor en términos absolutos, siempre es siempre, nunca es nunca.

Dios no es hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta, como puede ser el amor de nosotros para los demás o el mismo amor que le regresamos a Dios mismo, a veces sí, a veces no, a veces más, a veces menos.

Las ataduras que nos forjamos, como ser suficientemente buenos ante nuestros ojos; suficientemente inteligentes, suficientemente atractivos o suficientemente competitivos ante los ojos de los demás, es lo que nos aleja de sentir el verdadero amor… Dios te ama, te amó antes de que nacieras y te amará siempre y nunca te dejará de amar. Ahora que somos conscientes de la paternidad de Dios Nuestro Señor, de su amor perfecto, muéstrate a Dios como eres, porque además, te ama con misericordia; no temas, si hay algo en tu vida que Dios quiere perfeccionar en ti, te dará la gracia que podrás utilizar para ser mejor, o tirar esa gracia a la basura y seguir igual, pero igual ¡Eres un Hijo Amado de Dios! ¡Haz clic para ver la edición digital! Sylene Moreno de Carreon http://www. mifamiliamagazine. net/?team=sylene-moreno-de-carreon Fundadora de la Organización sin fines de lucro PCI Tesoros de Luz cuya misión es desarrollar de manera integral y eficiente, el adecuado proceso de rehabilitación en Niños con Parálisis Cerebral. Involucrando a los Padres, quienes aprenden las técnicas y la correcta administración de las Terapias en el hogar; basándose en la información de profesionales en la materia..

¿Qué es el matrimonio y la familia en el proyecto de Dios?

Abstract: – El matrimonio cristiano tiene sus bases en el pensamiento de Dios. Dios que es Amor y vive en sí mismo un misterio de comunión personal de amor, ha creado al hombre, varón y mujer, a su imagen y semejanza, es decir, con la dignidad de persona, y por tanto como un ser capaz de amar y ser amado.

Más aún, lo ha creado por amor y lo llama al amor, no a la soledad. Ésta es la vocación fundamental del amor, que es innata de todo ser humano. Así pues, la dignidad personal del varón y de la mujer, encuentran una básica y fundamental concreción en el matrimonio.

A semejanza del amor divino, se vuelca en dar vida a otros y en cuidar del mundo, ámbito de la existencia humana; varón y mujer dan vida a los hijos. Unidos con ellos en la familia, con amor les procuran amparo y seguridad, y los educan. Varón y mujer deben mantenerse en fidelidad por su propio amor y por amor a los hijos.

  • Dios protege el matrimonio;
  • El matrimonio no debe romperse ni separarse;
  • Lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre (Mt 19,6);
  • El matrimonio cristiano, no sólo llama a cada uno a la santidad personal, sino que también llama inseparablemente a contribuir con la misión de la Iglesia, es decir, al apostolado;

La Iglesia ha recibido del Señor la misión de anunciar y establecer en todos los pueblos el Reino de Dios (Lc 9,1-4). Este encargo no es exclusivamente para unos cuantos, sino para todos los bautizados, por ser todos miembros del pueblo santo de Dios, y responsables de la misión eclesial.