Por Que Soy Importante Para Dios?

Por Que Soy Importante Para Dios

Dios te sonríe a ti. Le iluminas la cara tanto como nadie le ha iluminado la cara de un amante. La mayoría de nosotros imagina que a los ojos de Dios somos justo uno de millones. Sabemos que mucha gente no cree que seamos importantes así que suponemos que Dios cree lo mismo. Pero, por otro lado, Dios no es igual a ‘mucha gente’.

Nos parece que Dios tiene sus preferidos y creemos que estamos bastante bajos en la lista, pero vamos a ver que esto no es la verdad. Nuestros sentimientos no responden a la realidad. Para Dios, tú eres importante.

Cuatro razones por las cuales Dios te prefiere más que a nadie 1. El hijo de Dios derramó su última gota de sangre por ti. Dios te ama de todo corazón. Te ama de toda pizca de su amor enorme. Eso quiere decir que por más que él quiere a otros, de ninguna manera podría querer a cualquier otra persona más de lo que te quiere.

  • Una mujer me escribió acerca del párrafo anterior: Yo quería decirle, «¿Dios me quiere de todo corazón? ¡Anda! ¡Es asombroso que me quiera en modo alguno! ¡Grantley, exageras demasiado!” Pero el Señor me hizo callar con la oración de Jesús por todos los creyentes (¡incluyendo nosotros!) en San Juan 17:23: Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado;

No puedo escapar; no puedo evitarla. Solamente puedo enfrentarme a la idea y aceptarla, absorbiéndola mientras continúo. Cristo está en mí – y Dios me ama tanto como le ama a Cristo. Y de ninguna manera el amor de Dios para Cristo puede ser tibio. Me dormí con este versículo firmemente en la mente consolándome.

Las Escrituras nunca prometen que siempre vas a sentirte amado, tampoco que las circunstancias siempre van a parecer obvias que eres amado. Dios simplemente promete que sí tú eres amado. No hay sufrimiento ni tragedia que jamás podrá apartarte del amor de Dios (Romanos 8:35-39).

Un instante de tiempo no prueba nada. Sólo la película de tu vida del punto de vista de la eternidad puede representar adecuadamente la infinidad del amor de Dios para ti. Cuanto más amas a alguien, más te es importante esa persona. Por eso, el hecho que Dios te ama de todo corazón quiere decir que eres tan importante para Dios que no puedes tener la más remota idea.

  1. Antes de que Dios nos perdonara, estábamos muertos espiritualmente;
  2. Las Escrituras aseveran que cada persona en este mundo estaba muerta en su pecado;
  3. Cuando una persona muere, esa persona está muerta completamente;

Dios no puede decir «prefiero a aquella porque está menos muerta que aquella. » Pero por medio de Cristo podemos ser perdonados. Cuando Dios mira a una persona perdonada, no puede encontrar ningún pecado. Cuando eres perdonado, Dios no puede encontrar a ninguna persona en el mundo entero que sea más perdonada que tú.

Por lo tanto sin Cristo estamos todos igualmente muertos en nuestro pecado y en Cristo somos todos igualmente perdonados. Dios es todopoderoso. Eso quiere decir que Él no necesita a unas personas más que a otras.

Si Dios sólo puede usar jóvenes, o fuertes, o ricos, o famosos, o sabios, entonces Dios tiene que ser tan débil que necesita fuerza humana; tan pobre que necesita nuestro dinero; tan tonto que necesita educación humana. Al Señor le encanta usar cosas pequeñas que no parecen tener importancia.

  • 1 Corintios 1:26-29 dice: ‘Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios y lo que no es, para deshacer lo que es,’ la Biblia continua, ‘a fin de que nadie se jacte en su presencia;

‘ En la Biblia, el libro de Jonás parece pequeño e insignificante. Tiene solamente 2-3 páginas en total. Muchas veces me siento así: pequeño e insignificante. A menudo me he sentido tan inútil que me suicidaría si no me preocupara por enfrentarme a Dios después.

Pero la Biblia sería mucho más pobre sin este librito. Y el reino de Dios sería mucho más pobre sin ti. En este librito Dios usa una tempestad, una ballena, un hombre rebelde y malhumorado que no tiene un corazón, una planta y un gusano.

¿Qué puede ser más insignificante que un gusano? Dios puede hacer cosas inmensas contigo. Si Dios puede usar una tempestad y una planta y un gusano, Dios es suficientemente listo para usarte. Dios es tan poderoso que puede usar cualquier cosa para hacer su trabajo.

Ningún cristiano es demasiado viejo, pobre, inculto, tonto o enfermo para ser maravillosamente usado por Dios. ¿Crees que no hay nada que Dios no pueda hacer? ¿Crees que Dios pueda devolverle la vida a un muerto? ¿Crees que Dios pueda devolverle la vida a un muerto por medio de tus oraciones? Esas palabras ‘por medio de tus oraciones’ no de repente le hace débil a Dios.

¿Crees que Dios pueda salvar miles de almas? Entonces tienes que creer que Dios puede salvar miles de almas por medio de ti. O Dios puede hacer lo imposible por medio de ti, o no es Dios. Sigue diciéndote, ‘No hay nada que Dios no pueda hacer por medio de mi.

‘ El Cielo espera en vilo para ver las cosas increíbles que vas a alcanzar para la gloria de Dios. Nadie es más importante para Dios que tú: pruebas bíblicas En el libro de Gálatas 2:6-9, Pablo habla de Pedro, Jacobo y Juan.

Si alguien podía reclamar que Dios le tiene un cariño muy especial, serían estos hombres. Cuando Jesús caminaba en la tierra, parecían ser sus amigos más íntimos. Después se les llamaba las columnas de la iglesia. Sin las columnas el edificio entero se derrumba.

Sin embargo, Pablo escribió de estos hombres, ‘pero de los que tenían reputación de ser algo (lo que hayan sido en otro tiempo nada me importa; Dios no hace acepción de personas)’. Pablo hablaba de Pedro, el hombre honrado de millones.

Aun su sombra curaba a personas. Pablo hablaba de los líderes de la iglesia, los grandes santos cuando inspirado por Dios escribió, ‘de los que tenían reputación de ser algo (lo que hayan sido en otro tiempo nada me importa; Dios no hace acepción de personas)’.

  • Dite a ti mismo, ‘La Biblia dice que soy tan importante para Dios como Pedro, Jacobo y Juan;
  • ‘ Un día los discípulos le dijeron a Jesús que su madre quería verlo;
  • Jesús les contestó: ‘¿Quién es mi madre y mis hermanos?… todo aquel que hace la voluntad de Dios, ese es mi hermano, y mi hermana, y mi madre’ (San Marcos 3:31-35, San Lucas 8:20-21);

Entonces cualquiera que obedece a Dios tiene derecho a hablar con Jesús, tanto como María. Cualquiera que hace la voluntad de Dios ocupa un lugar especial en el corazón de Jesús tanto como su propia madre. Otra vez cuando Jesús predicaba, una mujer exclamó, ‘¡Dichosa la mujer que te dio a luz!’ Pero en vez de asentir, Jesús dijo, ‘Dichosos más bien los que oyen la palabra de Dios y la obedecen’ (San Lucas 11:27-28, NVI).

Jesús nació sólo una vez. Solamente una mujer podía tener el honor de dar a luz al Mesías. Esa fue la bendición especial de María. Pero espiritualmente, somos todos igualmente bendecidos. En Efesios 1:3 la Biblia dice que cada uno de nosotros ha sido bendecido con toda bendición espiritual.

¿Cómo podría ser si no? Si Cristo murió (dando todo) por pecadores, ¿qué puede negar a los que han sido limpiados y hechos los hijos queridos de Dios? Como las Escrituras indican, ya que eres tan querido para Dios que dio a su único Hijo por ti – la más cara dádiva en el universo – no hay nada que no te daría (Romanos 8:32, y también 1 Corintios 3:21-22).

Dite a ti mismo, ‘Soy tan bendecido como cualquiera. ‘ Tú ocupas un lugar especial en el corazón de Dios Desde la edad de cuatro años, yo amaba ayudar a mi abuelo a poner senderos de cemento. Casi cualquiera podía hacer el trabajo mejor que un niño pequeño, pero eso no tenía ninguna importancia.

Yo era insustituible. Ocupaba un lugar especial en el corazón de mi abuelo. Y ocupas un lugar especial en el corazón de Dios. Para él eres insustituible. El Todopoderoso no necesita la ayuda de nadie. Pero la alegría del Padre nunca sería completa sin tu contribución.

Mi abuelo me quería participar de su trabajo. No es que me necesitaba, pero es que yo le era importante. Y Dios te quiere participar de su trabajo. Piensa en eso un poco – el trabajo de Dios es el más importante trabajo en el universo.

Dios tiene algo de importancia divina; algo de importancia eterna con que él quiere que le ayudes. ¡Increíble! ¡Tú eres importante! Para Dios, eres importante. Yo pensaba, sí, sí Dios me quiere, pero quiere a todos. Para él soy sólo uno de millones de cristianos.

  • Dios tiene sus favoritos y no soy uno de ellos;
  • Pensaba que era humilde pensar así;
  • Pero la verdad es que acusaba a Dios de amor imperfecto;
  • De hecho, llamaba a Dios mentiroso;
  • Dios dice que te ama;
  • Así que creer que eres sin importancia es creer que Dios es mentiroso;

¡No es humilde de ningún modo llamar al Señor santo mentiroso! Es pecado. Dios es la persona más importante en el universo. Ya que le eres importante, ¡eres importante de verdad! No es humildad para decir al Dios infinitamente sabio que está equivocado. No es chiste; es algo grave.

¿Cómo me atrevo a ir al Señor glorioso que derramó su sangre por mí y decirle, ‘No te importo’? ¿Me atrevo a ir a la cruz donde merecía colgar, mirarle a la cara ensangrentada de mi Salvador y acusarle de querer a otros más que yo? ¡Murió por mí! ¿Qué más me atrevo a exigirle hacer antes de que yo acepte el hecho de que le importo? Debo remorderme por ese pecado como si fuera culpable de asesinato.

Se dice que un pirata mató a un hombre. Estaba tan horrorizado por lo que había hecho que no podía dormir bien durante semanas. Pero seguía matando. Avanzó hasta tal punto, que podía matar a un hombre, usar su cadáver como almohada y dormir profundamente toda la noche.

Somos así. Hemos cometido el pecado de ideas equivocadas tantas veces que nuestras conciencias se han endurecido como el concreto. Con respecto a otros pecados nuestras conciencias pueden ser blandas todavía pero en relación con el pecado de la duda y de ideas insensatas, nos hemos insensibilizado.

Los leprosos pierden los dedos de las manos y los pies, y a veces la nariz. Siempre se creía que la enfermedad era culpable. Pero un listo misionero médico empezó a poner en duda esta idea. El Dr. Paul Brand notó que los leprosos se acostaban enteros y se despertaban sin dedo.

  • Nadie nunca podía encontrar rastros del dedo perdido;
  • Con el tiempo, descubrió que las ratas les arrancaban los dedos de un mordisco;
  • ¿Cómo podría ocurrir? Es que los leprosos pierden la sensibilidad;
  • Y ese es nuestro problema;

Hemos perdido la sensibilidad en parte de nuestra conciencia. Y después el diablo – esa rata gorda – empieza a mordisquearnos, y en vez de ahuyentarle, no nos damos cuenta de lo que hace. Necesitamos urgentemente que Dios haga nuestras conciencias sensibles de nuevo.

  1. El quid de la cuestión Ahora vamos a la parte más importante de este mensaje;
  2. Este mensaje puede levantarte por muchos días, desvanecerse después y a la larga no lograr nada;
  3. O puede ser el momento decisivo en tu vida, haciéndote la fuerza poderosa en el reino de Dios que Dios te quería ser desde el momento que naciste;

Es alarmante considerar lo que el mundo se pierde cuando cualquier cristiano piensa que no es especial para Dios. No hay ningún cristiano que no pueda ser usado por Dios para salvar miles de almas, si el Señor lo quiere así. No hay ningún cristiano que no pueda ser usado para cambiar el curso de la historia humana.

Pero cuando nos agarramos al pecado de ambiciones pequeñas, nada que valga mucho ocurre. Esto es serio – más serio de lo que alguno de nosotros puede imaginar. El quitarnos de este pecado probablemente va a costarnos muchísimo, pero le costó a Cristo muy por encima de esto para librarnos del pecado.

ERES IMPORTANTE PARA DIOS, NO LO OLVIDES!!!.

¿Por qué soy inportante para Dios?

Imagen Hace poco leí una entrada en un blog donde la autora mencionaba el papel tan importante que el Salvador juega en la vida cotidiana de ella. Me alegré de que estuviese dispuesta a compartir sus sentimientos, pero me entristeció la respuesta de un lector: “Él no tiene ninguna importancia en mi vida; nunca ha sido importante, ni nunca lo será”. Ese lector está muy equivocado; tarde o temprano, todos necesitaremos al Salvador.

Todos cometemos errores que no podemos reparar; sufrimos pérdidas que no podemos recuperar y afrontamos dolor, persecución, tragedias, cargas y desilusiones que no podemos sobrellevar solos. Lo bueno es que no tenemos que sobrellevarlas solos.

“En un momento de debilidad quizá clamemos: ‘Nadie sabe lo que se siente; nadie entiende’. Pero el Hijo de Dios sabe y entiende perfectamente, ya que Él ha sentido y llevado las cargas de cada uno [de nosotros]”, dijo el élder David A. Bednar, del Quórum de los Doce Apóstoles; “y gracias a Su infinito y eterno sacrificio (véase Alma 34:14 ), tiene perfecta empatía y nos puede extender Su brazo de misericordia” 1.

¿Qué es lo que Dios quiere de mí?

Haz preguntas durante la oración – Dios siempre escucha y contesta nuestras oraciones. En el libro de Mateo, Jesús hace una promesa: “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Mateo 7:7). Dios quiere bendecirnos. Él desea dirigirnos, guiarnos y enseñarnos, pero no suele contestar las oraciones o las preguntas que nunca le hacemos.

Demuestra tu fe en Dios comunicándote con Él por medio de la oración. Pregúntale qué es lo que Él desea para ti en la vida. Es posible que no recibas una respuesta inmediata o de la manera que esperas, pero llegará.

Las Sagradas Escrituras están llenas de los tratos de Dios con Sus hijos. Tanto la Santa Biblia  como el Libro de Mormón  nos enseñan quién es Dios, cómo podemos desarrollar una relación con Él y cómo podemos volver a vivir con Él algún día. Dios es el mismo ayer, hoy y para siempre, por lo que Sus palabras y mandamientos son importantes para nosotros.

Desde los días antiguos, Dios ha llamado a profetas para guiar a Su pueblo. Un profeta es alguien al que Dios ha llamado para dar guía al mundo entero. Aunque los mandamientos de Dios nunca cambian, las circunstancias que enfrentamos en el mundo siempre lo hacen.

Por medio de los profetas, Dios nos ayuda a saber cómo navegar a través de los desafíos y las pruebas singulares de nuestros días. Al estudiar las palabras de los profetas, apóstoles y otros líderes inspirados, puedes descubrir el mensaje que Dios tiene para ti en la actualidad.

“Siento su amor al leer las escrituras, al tener gente tan buena en mi vida, al saber que me protege de tentaciones y al yo ser feliz por lo que tengo. Eso me hace ser agradecida con él y saber que me ama.

” “Lo siento cada vez que miro a mi familia y contemplo a mis hijos. Veo a Dios en todo el amor que me rodea. Cada vez que sucede algo inesperado veo a Dios y su infinito amor ayudándome a seguir su camino, ayudándome a gozar y disfrutar la vida. Él nos quiere felices y cada vez que siento alegría y felicidad, yo siento su amor.

” “Siento el amor de Dios en mi vida a través de todas las situaciones positivas que me ocurren; al igual que los momentos difíciles, porque sé que me traerán algo bueno. Desde el momento en que veo el sol salir hasta el momento en que me despido de mis hijos al dormir.

” “Al ver sus creaciones, cuando voy por la calle corriendo o caminando ver las flores, el sol, los pájaros, ver triunfar a las personas que amo. ” “Siento el amor de Mi Padre al despertar, al saber que tengo las verdades restauradas del Evangelio para recibir sus bendiciones.

  • Siento su amor a través de mi familia y amigos;
  • Siento su amor cada vez que tengo una segunda oportunidad;
  • Siento su amor cada vez que me tengo que arrodillar a pedirle ayuda por los desafíos que tenga en mi vida;

Son muchas las oportunidades en que siento este sentimiento cálido en mi corazón. De que no estoy solo y que puedo sentir que alguien está a mi lado dándome un amor infinito que no puedo comprender pero que es real. ” “El amor de Dios para mi es el ver su mano día a día en mi vida, ya sea por actos de servicio o pequeñas oportunidades que se presentan a través del día.

  • Estas muchas veces evidencian que Dios nos cuida y que provee para nuestras necesidades;
  • ” “Siento el amor de mi Padre Celestial en cada detalle de mi vida;
  • De verdad, Él participa de cada detalle de nuestras vidas;

Él me ha dado bendiciones sumamente personales y especiales, me ha brindado fortaleza para hacer frente a mis desafíos, me ha otorgado la confianza necesaria ante las pruebas. Su amorosa bondad ha hecho toda la diferencia en mi vida, la cual no sería igual sin Él.

¿Qué es lo más importante que quiere Dios de nosotros?

Después de noventa y cinco (95) días, desde aquel martes 10 marzo cuando comenzó la pandemia del Covid-19, el pasado domingo se llevó a cabo la reunión con presencia de congregantes en la Iglesia el Tabernáculo de Arroyito. El Pastor Pedro Bogdan antes de comenzar la primera celebración de las 17:30 horas, dio gracias y la bienvenida a los hermanos de la fe cristiana evangélica.

Además sostuvo que en estos tiempos que el mundo está viviendo, es donde el ser humano debe buscar y tener ese encuentro con Jesucristo y descubrir para qué nos puso Dios en la tierra. Efesios 5:15-20 : Mirad, pues, con diligencia cómo anden, no como necios sino como sabios, 16  aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.

17  Por tanto, no sean insensatos , sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor. 18  No se embriaguen con vino , en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, 19  hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; 20  dando siempre gracias por todo al Dios y Padre , en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

  • Debemos aprovechar bien el tiempo, porque los días son malos, por lo tanto no debo ser insensato;
  • Insensato: Falta de sensatez, que no tiene buen juicio, ni sentido común;
  • No se embriaguen con vino : Pablo contrasta la embriaguez con vino, lo que produce una “alegría” temporal, con estar llenos del Espíritu, lo que produce un gozo duradero;

La embriaguez con vino se relaciona a la antigua manera de vivir y a los deseos egoístas. En Cristo tenemos un gozo mejor, más alto y perdurable para curar nuestra depresión, monotonía o tensión. Lo que importa no es la cantidad del Espíritu que tengamos, sino cuánto de nosotros tiene de Espíritu Santo.

Debemos someternos cada día a su dirección y sumergirnos en su poder. 1 – ¿En qué tiempo estoy viviendo? Mateo 16:2-3 : Mas él respondiendo, les dijo: Cuando anochece, decís: Buen tiempo; porque el cielo tiene arreboles.

3  Y por la mañana: Hoy habrá tempestad; porque tiene arreboles el cielo nublado. !!Hipócritas! que sabéis distinguir el aspecto del cielo !Mas las señales de los tiempos no podéis! Arreboles: Es el momento en el que las nubes que se encuentran en las alturas toman un color rojizo, que generalmente sucede por el  atardecer  del sol.

Los fariseos y saduceos demandan señales en el cielo. Intentaban explicar los milagros de Jesús como experta manipulación casualidad o uso de poderes malignos, pero creía que sólo Dios podría hacer señales en los cielos.

Estaban seguros que esa sería  una proeza que Jesús no podría realizar. A pesar de que Jesús pudo impresionarlos con facilidad, no quiso hacerlo. Sabía que ni un milagro en el cielo lograría convencerlos de que era el Mesías. Ya de antemano habían decidido no creer en él.

  1. Lucas 19:41-44 : Y cuando llegó cerca de la ciudad, ( La entrada triunfal de Jesús en Jerusalén ) al verla, lloró sobre ella, 42  diciendo: Dijo: ¡Cómo quisiera que hoy supieras lo que te puede traer paz! Pero eso ahora está oculto a tus ojos;

43   No pasará mucho tiempo antes de que tus enemigos construyan murallas que te rodeen y te encierren por todos lados. 44  Te aplastarán contra el suelo, y a tus hijos contigo. Tus enemigos no dejarán una sola piedra en su lugar, porque no reconociste cuando Dios te visitó.

Los líderes judíos rechazaban a su Rey. Iban demasiado lejos. Rechazaban la oferta de salvación de Dios en Jesucristo cuando Dios  mismo los visitaba (“El tiempo de visitación”) y muy pronto su nación sufriría, de todos modos, Dios no les dio las espaldas a los judíos que le obedecieron.

Acéptala antes que sea demasiado tarde. Por Que Soy Importante Para Dios Pastor Pedro Bogdan. 2 – ¿Qué espera Dios de mi? Miqueas 6:8-9 : Oh hombre, Él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide DIOS de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios. 9  La voz de Jehová clama a la ciudad; es sabio temer a tu nombre.

  • Presta atención al castigo, y a quien lo establece;
  • Las personas han probado todas las formas posibles de agradar a Dios, el Él dejó en claro sus deseos; quiere que su pueblo sea justo y misericordioso y que camine humilladamente con Él;

En sus esfuerzos para complacer a Dios, examine esas áreas con regularidad. ¿Es usted justo en su trato con la gente? ¿Muestra misericordia con aquellos que le hacen daño? ¿Está usted aprendiendo a ser humilde? Sólo que obedezcan a Dios, porque quieren complacerlo, viven en una relación adecuada con Él.

Deuteronomio 10:12-14 – Lo que Dios exige : Ahora, pues, Israel, ¿Qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma; 13  que guardes los mandamientos de Jehová y sus estatutos, que yo te prescribo hoy, para que tengas prosperidad? 14  He aquí, de Jehová tu Dios son los cielos, y los cielos de los cielos, la tierra, y todas las cosas que hay en ella.

A veces nos preguntamos “¿Que espera Dios de mi?”. Aquí Moisés nos da un resumen simple y fácil de recordar. 1- Temor de Dios. Tener reverencia a Él. 2- Caminar en todos sus caminos. 3- Amarlo. 4- Servirlo con toda el alma. 5- Guardar sus mandamientos. ¿Te encuentras frustrado y consumido tratando arduamente de complacer a Dios? Concéntrate en lo que Dios pide de veras y encuentra PAZ.

Respete, siga, ame, sirva y obedezca. 3 – ¿Para qué me puso Dios en el lugar que estoy? Romanos 8:29-30 : Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.

30  Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó. Lo que está claro es que el propósito de Dios en cuanto al hombre  no fue producto de un pensamiento tardío, sino que determinó antes de la fundación del mundo.

¿Por qué los niños son importantes para Dios?

En el libro de Mateo leemos que después que Jesús y Sus discípulos descendieron del Monte de la Transfiguración, se detuvieron en Galilea y luego fueron a Capernaum. Los discípulos le preguntaron a Jesús: “¿Quién es el mayor en el reino de los cielos? “Y llamando Jesús a un niño, lo puso en medio de ellos, “y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entrareis en el reino de los cielos.

  1. “Así que, cualquiera que se humille como este niño, ese es el mayor en el reino de los cielos;
  2. “Y cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe;
  3. “Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mi, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar” (Mateo 18:1-6);

Es significativo que Jesús amara a esos pequeñitos que hacía tan poco tiempo habían dejado la vida premortal para venir a la tierra. Es que los niños, tanto entonces como ahora, son una bendición, despiertan nuestro amor y nos impulsan a las buenas obras.

No es de extrañar que el poeta Wordsworth haya dicho esto del nacimiento: “No viene el alma en completo olvido, ni de todas las cosas despojada, pues al salir de Dios, que fue nuestra morada, con destellos celestiales se ha vestido” (William Wordsworth, “Ode: Intimations of Immortality from Recollections of Early Childhood”, The Complete Poetical Works of William Wordsworth, Londres: MacMillan and Co.

You might be interested:  Como Es Adentro Es Afuera Biblia?

, 1924, pág. 359). La mayoría de estos pequeños vienen a padres que los esperan ansiosamente y que se regocijan de tomar parte en el milagro que llamamos nacimiento. Ningún sacrificio es demasiado, ningún dolor muy grande, ninguna espera demasiado larga. Cómo no habría de chocarnos una historia en los periódicos de los Estados Unidos que dice que “una niña recién nacida, que encontraron en un tarro de basura, envuelta en una bolsa de papel, esta en observación en el hospital.

  • Su estado físico es bueno;
  • ‘Es preciosa y muy sana’, dijo el encargado de prensa del hospital;
  • La policía informó que unos hombres que recogían la basura vaciaron el tarro en un camión y notaron que algo se movía entre los desperdicios;

Las autoridades es tan en busca de la madre de la criatura”. Tenemos el solemne deber, el privilegio preciado, si, la sagrada oportunidad, de recibir con amor en nuestro hogar y nuestro corazón a los niños, que hacen nuestra vida mejor. Nuestros niños tienen tres salas de clase en las que aprender; me refiero a la sala de clase de la escuela, a la de la Iglesia y a la que llamamos el hogar.

La Iglesia siempre ha tenido particular interés en la educación publica y exhorta a sus miembros a participar en cualquier actividad que tenga como fin mejorar la educación de nuestros niños y jóvenes.

No hay nadie mas importante en la enseñanza publica que el maestro que tiene la oportunidad de amar, enseñar e inspirar a los niños y jóvenes, deseosos de aprender. El presidente David 0. McKay dijo: “El magisterio es la profesión mas noble del mundo. La estabilidad y la pureza del hogar, así como la seguridad y permanencia de una nación dependen de la educación apropiada de nuestros niños y jóvenes.

  1. Los padres dan al niño la vida; el maestro lo capacita para vivirla bien” (David 0;
  2. McKay, Gospel Ideals, Salt Lake City: Improvement Era, 1953, pág;
  3. 436);
  4. Confío en que reconozcamos su importancia y su misión vital, proveyéndoles las condiciones apropiadas para su labor, los mejores libros y sueldos que demuestren la gratitud y confianza que nos inspiran;

Todos recordamos con afecto a los maestros de nuestra niñez y juventud. Siempre me pareció gracioso que mi maestra de música fuera la señorita Bemoles. Tenia la habilidad de inculcar en sus alumnos el amor a la música y nos enseñó a reconocer los instrumentos por el sonido.

Recuerdo muy bien la influencia de Ruth Crow, nuestra maestra de higiene. Aunque eran los días de la depresión económica, ella se ocupó de que todos los alumnos del sexto grado tuviéramos una gráfica del cuidado dental; personalmente se ocupaba de que todos tuviéramos la atención odontológica apropiada, ya fuera de origen privado o publico.

Cuando la señorita Burkhaus, que nos enseñaba geografía, nos mostraba los mapas del mundo y nos señalaba las capitales de las naciones, con los aspectos distintivos de cada país y sus rasgos idiomáticos y culturales, ni siquiera me imaginaba que algún día conocería yo esos lugares y esos pueblos.

  1. Es vital la importancia de estos maestros, que elevan a nuestros niños, les agudizan el intelecto y los motivan a progresar;
  2. El aula de la Iglesia aporta su aspecto esencial a la educación de todos los niños y jóvenes;

Allí, el maestro inspira a los que asisten a sus clases y sienten la influencia de su testimonio. En la Primaria, la Escuela Dominical y las reuniones de las Mujeres Jóvenes y del Sacerdocio Aarónico, hay maestros bien preparados, llamados por inspiración del Señor, que influyen en cada niño y joven para que busquen “palabras de sabiduría de los mejores libros … conocimiento, tanto por el estudio como por la fe” (D.

y C. 88: 118). Una palabra de aliento aquí y pensamiento espiritual allí afectan una valiosa vida y dejan su marca indeleble en el alma inmortal. Hace muchos años, en un banquete, nos sentamos junto al presidente Harold B.

Lee y su esposa. El le dijo a Ann, nuestra hija adolescente: “El Señor te ha bendecido con una cara y un cuerpo hermosos. Mantén igualmente bello tu interior y serás bendecida con verdadera felicidad”. Este gran maestro le dio a Ann una guía inspirada para volver al reino celestial de nuestro Padre.

  1. El maestro humilde e inspirado de la Iglesia puede despertar en sus alumnos el amor por las Escrituras;
  2. Incluso puede llevar al Salvador y a los Apóstoles de la antigüedad no sólo a la sala de clases sino al corazón, la mente y el alma de nuestros niños;

Quizás el aula mas importante de todas sea el hogar. Allí es donde se forman la actitud, las creencias mas arraigadas, y donde se fomenta o se destruye la esperanza. Nuestro hogar es el laboratorio de nuestra vida; lo que hagamos allí determinara el curso que sigamos al irnos de casa.

El doctor Stuart E. Rosenberg escribió esto en su libro El camino a la confianza: “A pesar de todas las nuevas y modernas invenciones, estilos y tendencias, nadie ha inventado todavía, ni lo hará, un substituto satisfactorio de nuestra familia”.

Un hogar feliz es como un cielo mas temprano en la tierra. El presidente George Albert Smith dijo: “¿Queremos tener hogares felices? Si es así, deben reinar en ellos la oración y la gratitud”. Hay veces en que los niños vienen a este mundo con un impedimento físico o mental.

  1. Por mucho que tratemos, es imposible saber por que o cómo ocurre esto;
  2. Admiro a los padres que, sin quejarse, reciben en sus brazos y en su vida a uno de estos hijos de nuestro Padre Celestial y le dedican esa medida extra de sacrificio y amor;

El verano pasado, en un campamento, observe a una madre que alimentaba pacientemente a su hija adolescente, que sufría de una incapacidad a consecuencia de problemas ocurridos al momento del nacimiento, y dependía totalmente de ella. Le daba una a una las cucharadas de comida y los tragos de agua, mientras le sostenía la cabeza.

  • No pude menos que pensar: Durante diecisiete años, esta madre se ha dedicado a servir a su hija en todo, no pensando jamas en su propia comodidad, su propio placer, su propio alimento;
  • Que el Señor bendiga a esos padres y a esos niños;

Y lo hará. Todos los padres saben que las emociones mas fuertes que se puedan sentir no se originan en ningún acontecimiento cósmico ni se encuentran en ningún libro, sino en el momento en que ellos contemplan a uno de sus hijos dormido. Esto me recuerda las palabras de Charles M.

Dickenson: Son ídolos del corazón y del hogar, son ángeles de Dios disfrazados; sus cabellos despiden rayos de sol, la gloria de Dios brilla en sus ojos. Estos pequeñitos que han bajado del cielo me han hecho mas hombre y mas dulce; y se ahora por que Jesús comparó el Reino del Cielo con un niño.

Al tratar con niños diariamente, descubrimos que son muy perceptivos y a veces expresan verdades profundas. Carlos Dickens, el autor de Canción de Navidad, ilustró este punto al describir la humilde familia de Bob Cratchit, que se había reunido para la cena navideña, modesta pero recibida con expectativa.

  • El padre regresaba a la casa, llevando al pequeño Tim, su hijo lisiado, sobre los hombros;
  • Tim tenía que usar una muleta y un aparato de hierro que le sostuviera las piernas;
  • La esposa de Bob le preguntó cómo se había portado el niño;

“Bueno como un pan”, dijo Bob; “aun mejor. Por estar tanto tiempo sentado, piensa mucho, y se le ocurren ideas muy extrañas. Me dijo que esperaba que la gente de la iglesia lo mirara, y al verlo invalido, recordara en esta Navidad quien hizo a los cojos caminar y a los ciegos ver” (Charles Dickens, Christmas Carol and Cricket on the Hearth, Nueva York: Grosset and Dunlop, s.

, págs. 50-51; traducción libre). El mismo Charles Dickens afirmó: “Quiero mucho a estos pequeños, y no es un hecho insignificante que ellos, que acaban de salir de la presencia de Dios, nos amen”. Los niños expresan el amor en formas novedosas.

Hace unas semanas, el día de mi cumpleaños, una preciosa niñita me regaló una tarjeta escrita por ella; en el sobre había metido un candadito de juguete que pensó que me gustaría recibir de regalo. “Nada hay mas hermoso, entre todas las cosas bellas del mundo, que ver a un niño cuando da un regalo, por insignificante que sea.

El niño pone el mundo a nuestros pies; abre el mundo ante nuestros ojos como si fuera un libro que nunca antes pudimos leer. Pero cuando da un regalo, es siempre algo absurdo … como un ángel con aspecto de payaso.

En realidad, es muy poco lo que puede dar, porque sin darse cuenta, ya nos lo ha dado todo” (Margaret Lee Rubeck, Bits e Pieces, 20 de septiembre de 1990). Así fue el regalo que Jenny me hizo. Los niños parecen estar investidos con una fe inalterable en su Padre Celestial y en la capacidad y disposición de El para contestar sus oraciones.

Cuando un niño ora, Dios escucha; lo se por experiencia personal. Deseo contaros sobre Barry Bonnell y Dale Murphy, dos conocidos jugadores de béisbol que jugaron en el Club Braves de Atlanta. Los dos son conversos a la Iglesia; Barry Bonnell bautizó a Dale Murphy.

En la temporada de 1978, ocurrió algo que Barry describe como una “experiencia para cambiar la vida”. Se encontraba luchando por mejorar, con un promedio de. 200. Por ese motivo, se sentía deprimido y desdichado. No tenía deseos de acompañar a Dale Murphy al hospital cuando este se lo pidió, pero fue.

Allí conoció a Ricky Little, un entusiasta admirador de los Braves, que tenia leucemia. Era obvio que el niño se hallaba muy próximo a morir. Barry buscó desesperadamente palabras de consuelo, pero nada le parecía adecuado.

Al fin, le preguntó si quería que hicieran algo. El niño lo pensó y luego les pidió que cada uno hiciera una carrera para el en el siguiente partido. Barry comentó después: “Para Dale aquello no era difícil; el había hecho tantas; pero yo me encontraba luchando todavía y no había hecho ni una sola en el año.

  1. No obstante, tuve una sensación cálida y le prometí que lo haría”;
  2. Esa noche Barry hizo su única carrera de toda la temporada (Jim Ison, Mormon in the Major Leagues);
  3. La oración de un niño se había contestado; se había hecho realidad el deseo de un niño;

Si todos los niños pudieran contar con padres cariñosos, un hogar estable y buenos amigos, ¡que maravilloso sería su mundo! Lamentablemente, hay muchos que no tienen esa bendición. Hay muchos que son testigos de los golpes brutales que da el padre a la madre, mientras que otros reciben ellos mismos esos golpes.

¡Que cobardía, que depravación, que vergüenza! En todas partes llegan al hospital los pequeñitos magullados y golpeados, junto con mentiras descaradas de que “se golpeó contra la puerta” o “se cayó de las escaleras”.

Estos mentirosos y malvados que los maltratan algún día. cosecharan la tempestad de sus malas acciones. El niño silencioso, lastimado, ofendido, víctima a veces del maltrato y del incesto, debe recibir ayuda. Un juez me escribió lo siguiente: “El abuso sexual de los niños es uno de los crímenes mas depravados, destructivos y desmoralizadores de una sociedad civilizada.

Hay un alarmante aumento de denuncias de maltrato físico, sociológico y sexual de los niños. Nuestros tribunales están inundados de esta conducta repugnante”. La Iglesia no acepta tal comportamiento vil y perverso, sino que condena con los términos mas severos ese trato de los hijos preciados de Dios.

Debemos rescatar, enseñar, amar y sanar al niño que así sufra. Y debemos llevar al ofensor ante la justicia, hacerlo responsable de sus acciones y obligarlo a recibir tratamiento profesional que lo cure de una conducta tan diabólica. Si sabemos de alguien que lo haga y no hacemos algo por detener al culpable, nos convertimos en cómplices; compartimos su culpa; experimentamos parte del castigo.

  • Espero no haber hablado demasiado severamente, pero quiero a esos pequeñitos y se que el Señor también los ama;
  • No hay un relato mas conmovedor de Su amor que la experiencia que se cuenta en 3 Nefi, cuando Jesús bendijo a los niños;

Dice que Jesús sanó a los enfermos, enseñó a la gente y oró por los presentes. Citare unas hermosas palabras: “[Jesús] tomó a sus niños pequeños, uno por uno, y les bendijo, y rogó al Padre por ellos. “Y cuando hubo hecho esto, lloró de nuevo; “y habló a la multitud, y les dijo Mirad a vuestros pequeñitos.

  • “Y he aquí, al levantar la vista para ver, dirigieron la mirada al cielo, y vieron abrirse los cielos, y vieron ángeles que descendían del cielo cual si fuera en medio de fuego … y los ángeles los ministraron” (3 Nefi 17:21-24);

Quizás os preguntéis: ¿Pasan cosas así hoy? Os contare la hermosa historia de dos abuelos que son actualmente misioneros, y de la manera en que su nietecito fue bendecido. El abuelo escribió lo siguiente: “Mi esposa Deanna y yo estamos en una misión en Jackson, Ohio.

Una de nuestras principales preocupaciones al aceptar el llamamiento era nuestra familia y el hecho de que no estaríamos para ayudarlos en sus problemas. “Poco antes de salir, hubo que hacerle una operación a nuestro nieto de dos años y medio para corregirle un defecto en un ojo.

Su madre me pidió que los acompañara porque mi nietecito y yo somos muy unidos. La operación salió bien, pero el pequeño lloró tanto antes como después porque no permitieron que entrara en la sala de operaciones ningún miembro de la familia con el, y tenía miedo.

“Unos seis meses después, estando nosotros en la misión, hubo que operarlo de nuevo para corregirle el otro ojo. La madre me llamo y me pregunto si no podría ir para acompañarlos; pero la distancia y mis obligaciones me lo impedían.

No obstante, Deanna y yo ayunamos y oramos para pedirle al Señor que consolara a nuestro nieto durante su operación. “Llamamos para saber cómo estaba y nos dijeron que el niño, recordando su experiencia anterior, no quería apartarse de los padres. Pero, tan pronto como entró en la sala de operaciones, se calmó, se acostó en la mesa, se quitó los anteojos y se mantuvo tranquilo.

  1. Sentimos mucha gratitud porque el Señor había contestado nuestras oraciones;
  2. “Unos días después, llamamos a nuestra hija para preguntar por el;
  3. Estaba bien; ella nos relató lo siguiente: Después de la operación, al despertar, el niño le había dicho que el abuelo lo había acompañado durante la cirugía; le dijo: ‘El abuelo vino para que todo saliera bien’;

Lo que pasó fue que el Señor hizo que el anestesista se pareciera a su abuelo, que se encontraba a mas de dos mil kilómetros de distancia en la misión”. Tal vez tu abuelo no estuviera junto a ti, pequeñito, pero estabas en sus pensamientos y oraciones. La mano del Señor te acunó y fuiste bendecido por nuestro Padre.

  • Mis queridos hermanos, que la risa de los niños nos alegre el corazón; que la fe de los niños nos serene el alma; que el amor de los niños inspire nuestras acciones;
  • “Herencia de Jehová son los hijos” (Salmos 127:3);

Que nuestro Padre Celestial bendiga siempre a esas dulces almas, a esos amigos especiales del Maestro, es mi humilde y sincera oración, en el nombre de Jesucristo. Amén..

¿Qué es Dios en tu vida?

La definición más común de Dios es la de un ser supremo, omnipotente, omnipresente y omnisciente;​ creador, juez, protector y, en algunas religiones, providente y salvador del universo y de la humanidad.

¿Cuál es la voluntad de Dios en mi vida?

Según el cristianismo, hacer la Voluntad de Dios es una elección libre y voluntaria de la persona, de actuar conforme a la Voluntad Divina donándose a sí mismo a la causa de Dios, al igual que Dios en la persona de Jesucristo se donó libre y totalmente a nosotros para nuestra Salvación.

¿Cuál es el deseo de Dios para mi vida?

Introducción La tesis del presente artículo es que el deseo es un elemento central en la experiencia de Dios, que se alimenta por la acción de Dios y a la vez dispone al ser humano en la búsqueda de Aquel que lo ha hecho posible. La experiencia como algo que toca el conjunto de la vida y el deseo como ese motor interno que se conecta con las mociones, los afectos y la voluntad.

  • El texto tiene dos partes conectadas por aquellos elementos que son transversales a todo el estudio, la experiencia de Dios y el deseo;
  • En la primera parte presentamos un análisis teológico espiritual de la experiencia de Dios y su relación con la dinámica del deseo;

Profundizamos en la experiencia cristiana de Dios y destacamos que el dinamismo de esa experiencia está relacionado con despertar y alimentar el deseo de Dios. En la segunda parte del artículo nos abocamos al análisis del Documento Preparatorio del Sínodo para la juventud, ya que en él se aborda la experiencia vocacional, que entendemos es una forma privilegiada de aproximarse a la experiencia de Dios y en este documento de la Iglesia destacamos el valor que los obispos le han asignado, justamente, a despertar y discernir los deseos, con lo cual confirmamos nuestra tesis de que en la experiencia de Dios el deseo y su dinámica es algo fundamental e ineludible.

Por último, cabe destacar que esta investigación forma parte de un trabajo elaborado en su primera versión en el centro de estudios Bíblicos, Teológicos y Pastorales (Cebitepal) del CELAM, en el marco de un diplomado sobre Pastoral Juvenil y Vocacional, donde el interés por la experiencia de Dios tenía a la vista la realidad de los jóvenes y sus búsquedas especialmente en América Latina y el caribe.

La experiencia de Dios 1. Experiencia que abarca al hombre en su totalidad Para abordar esta temática he tenido a la vista el libro Experiencia de Dios y formación vocacional de José María Imízcoz Barriola editado por la BAC el año 2004, que a su vez tiene en consideración las reflexiones de Juan Martín Velasco en su libro La experiencia cristiana de Dios cuya primera edición es del año 1995.

Ellos se inscriben en una corriente que se ha ido fraguando en las últimas décadas, a través del desarrollo de la teología espiritual, cuyo objeto de análisis ha sido justamente la experiencia y particularmente la experiencia de Dios.

Cuando hablamos de experiencia de Dios estamos hablando de una experiencia humana en la cual, y a través de la cual, Dios se hace presente de manera tal que transforma la vida. En cierto modo podríamos afirmar que toda vivencia humana es, o puede ser leída, como experiencia de Dios, ya que en Él “nos movemos, existimos y somos” (Hch 17,28) y se hace presente a las personas a través de toda la realidad.

Pero ocurre que no siempre las personas somos conscientes de esa presencia de Dios y las realidades creadas muchas veces la oscurecen, por ello implica un camino de purificación y de conversión que conlleva momentos vitales en que esa cercanía de Dios se hace patente y el ser humano se hace capaz de interpretarla como tal.

En alemán el término para decir experiencia ( erfahren , saber por experiencia) tiene la misma raíz que el término fahren que significa viajar 1. Es decir, nos remite a un tipo de conocimiento que se ha adquirido caminando. Es un saber que adquiere la persona que ha recorrido la vida, que ha trabado un contacto de piel con las realidades de este mundo.

  1. Es lo contrario o va más allá de un conocimiento teórico, aunque esto no implica que en el conocimiento a que da lugar la experiencia no se haga uso de la razón;
  2. “La experiencia es una forma singular de conocer, que puede ser descrita como un conocer «desde adentro», en el sentido de un conocimiento que se da en la vivencia de la propia relación con aquello que conocemos;

La conciencia de esa relación es la experiencia. La forma suprema de esta experiencia es la que implica una relación con otras personas y se llama comunión […] Es todo el hombre, el hombre total quien experimenta. Al mismo tiempo, la experiencia hace referencia a una dimensión objetiva exterior.

La experiencia no es aquello que el sujeto produce, sino aquello que le es ofrecido desde afuera –Mouroux la describe como toma de conciencia de una realidad «dada»–, es decir, desde aquello que se da antes de que surja la conciencia de aquel que experimenta.

En la experiencia la realidad adviene al sujeto y este queda afectado por ella” 2. En la experiencia humana se conjugan elementos de la interioridad y de la exterioridad de la persona, es un entrar en relación, con la realidad que se me hace presente. Tiene su punto de partida en una vivencia que provoca algo, un sentimiento, una emoción, un estremecimiento, fuerte e intenso o suave y pasajero, pero que luego es hecho consciente y reflexionado, es decir, se hace objeto de una interpretación.

  1. La vivencia pasa a ser experiencia cuando es hecha consciente y reflexionada por la persona, solo ahí podemos hablar realmente de una experiencia, que además pasa a formar parte del acervo de sabiduría del sujeto;

La experiencia puede ser individual o colectiva. Ahora bien, el sujeto de la experiencia, para hacer la lectura de ella, es decir para interpretarla, normalmente, va a recurrir a la tradición filosófica o religiosa a la que pertenece, que a su vez se ha ido fraguando a través de la historia humana por el desarrollo de un sinnúmero de otras experiencias.

  • Lo cual, no le quita novedad a la experiencia, porque aportará elementos propios de lo vivido, desde el ángulo específico del intérprete;
  • Por ello, cada experiencia enriquecerá dicha tradición con elementos nuevos y únicos 3;

Ahora bien, esa vivencia reflexionada afecta al ser humano desde su piel hasta sus entrañas, por ello se habla de un conocimiento desde adentro de la realidad, que las más de las veces resulta transformador. Claramente, en este sentido, no toda experiencia tiene la misma fuerza dinamizadora para la persona y consideramos que es la experiencia de Dios la que lo involucra de manera más global, porque toca el núcleo más profundo y existencial del ser humano.

En la medida que se trata de una verdadera experiencia de Dios, es totalizante y transformadora, produce una metanoia , es decir, un cambio en el modo de ver la realidad, una transformación en el enfoque, en el modo de pensar y por lo mismo de actuar en el mundo.

Ahora bien, se plantea la pregunta siguiente: “al abordar el tema de la experiencia de Dios por parte del hombre surge inevitable la pregunta: ¿Puede el hombre alcanzar una auténtica experiencia de Dios? ¿Puede hacer la experiencia de un encuentro real con Él? Si experimentar significa conocer y Dios no puede ser objeto de una experiencia directa de Él tal como es en sí mismo, ¿cuál es entonces la específica certeza que acompaña la experiencia de Dios en el hombre?” 4.

Esta pregunta es relevante. El problema ha quedado planteado por la filosofía de manera certera desde Kant, quien fue muy tajante al afirmar que el ser humano solo podía conocer aquello que estaba dentro de las categorías del espacio y del tiempo, y Dios, claramente, está más allá de esos límites.

La respuesta que ha dado la teología espiritual a esta pregunta es que la experiencia de Dios es, a la vez, mediada y directa, es decir, se da en las categorías espacio – tiempo y a través de las mediaciones que ofrece la realidad creada, pero a través de ellas Dios se hace efectivamente presente, dejando su huella.

  1. Es una mediación inmediata en la que el ser humano reconoce que lo que está percibiendo –viviendo– si bien no llega a reconocerlo cabalmente puede afirmar que es mucho más que las realidades creadas a través de las que se hace presente;

Hay Algo/Alguien ahí que excede con mucho todo lo conocido a través de los sentidos y que está realmente presente 5 , que lo toca en lo profundo de su ser y le regala paz, gozo y libertad. Por otro lado, es necesario afirmar que la experiencia de Dios no es distinta a la experiencia de fe, pero sí es la personalización de la fe.

Se trata de aquellas experiencias vitales en las que la fe pasa a ser asumida como propia por la persona y ya no solo como algo de lo cual se ha oído y que se ha aceptado por tradición o por obligación.

Los clásicos decían que el efecto principal de la experiencia religiosa era la sensación de estar ante algo que nos excede, que nos trasciende, que produce simultáneamente temor reverencial ( tremens ) y fascinación ( facinans ). Probablemente, en la experiencia humana, lo más parecido a esto sea el enamoramiento, la pasión que enciende el amor, que nos atrae y asusta a la vez.

Es el encuentro con el Misterio, el reconocimiento de que en la realidad está latiendo una Vida definitiva que hace que todo sea y hacia lo cual todo tiende y frente a ello el ser humano se pliega, se recoge, se abisma 6.

La pregunta que queda planteada en este punto es: ¿qué es lo propio de la experiencia cristiana de Dios? 2. La experiencia cristiana de Dios Lo primero que es necesario afirmar es que en el cristianismo contamos con un enorme compendio de experiencias de Dios que son las Escrituras y toda la tradición de la Iglesia.

Es una suma de relatos, biografías y memoria de experiencias, leídas y releídas, que forjan de ese modo un prisma que ayuda a los actuales buscadores de Dios a leer sus propias vivencias, siempre antiguas y siempre nuevas.

Pensamos igualmente, que Dios sigue hablando en la realidad, y que su presencia se actualiza y renueva a través de cada hombre, mujer, comunidad y generación de creyentes que se abren a su misterio y a su Palabra, iluminada por el Espíritu en sus corazones e interpretada en comunión con la fe de este Pueblo cuyo centro es Jesús de Nazaret.

  • Lo segundo que me parece fundamental es que en la experiencia cristiana de Dios se percibe hasta qué punto la iniciativa la tiene Dios;
  • Él nos primerea, como dice el Papa Francisco 7;
  • La experiencia de Dios no es fruto de un esfuerzo humano, ni siquiera es una respuesta al anhelo más profundo del ser humano, no en primer lugar, sino que es fruto de una opción querida por Dios, inesperada, gratuita, sobreabundante, fruto del amor;
You might be interested:  Que Es La Primicia En La Biblia?

Por ello, las más de las veces, descoloca a la persona que es agraciada con este encuentro radical que transforma la vida y que involucra una elección personal, a la vez que una misión 8. Ahora bien, el meollo de la experiencia cristiana de Dios tiene que ver con Jesús, el de Nazaret, el que fue reconocido como el Mesías y luego fue crucificado, pero no terminó ahí, porque sus testigos, cuya vida se transformó radicalmente, afirman que Dios lo resucitó: “¿En qué consiste este encuentro? Consiste, en primer lugar, en la experiencia de que la esperanza, el estado de expectación en que vivían, ha tenido la respuesta definitiva de Dios en Jesús.

La experiencia de que en él: en su vida, su pasión, su muerte, se ha hecho presente para ellos Dios y su salvación; que en él se ha inaugurado el reinado de Dios, que en él se ha consumado la alianza de Dios con su pueblo; en él el Dios que había prometido «yo seré su Dios» ha comenzado a ser «Dios con nosotros»; en él se ha producido la reconciliación con Dios y la efusión de su Espíritu sobre toda carne, en él Dios ha iniciado el cumplimiento de su promesa de sacarnos de nuestros sepulcros” 9.

Es decir, la experiencia de Dios, en el cristianismo, estará siempre unida, y se realizará a través de un encuentro, con la persona de Jesús. Es cierto que ese encuentro será hoy a través de las mediaciones de la vida, en especial de la comunidad creyente, el Pueblo de Dios, la Iglesia, que está llamada a ser sacramento de su presencia en el mundo, y a la vez, será un encuentro en que el Espíritu Santo iluminará nuestros corazones.

Pero siempre y necesariamente será un encuentro con Jesús, el Hijo, el mediador de la salvación, porque eso tiene que ver con la estructura trinitaria de Dios, en que el Padre actúa por el Hijo en el Espíritu.

Todo ello vivido en medio de las realidades humanas, muy encarnadamente, pero a la vez, muy personalizadamente. Hay dos aspectos de la revelación cristiana que le dan una particularidad a la experiencia de Dios, estos son: la alteridad y la encarnación.

  1. Dios es siempre un Otro respecto del ser humano y de la creación, aun cuando esté presente en ella y la abrace desde el principio al fin;
  2. Por ello la unión con Dios no es una fusión indiferenciada, sino que es fundamentalmente una relación (una amistad dirá santa Teresa de Jesús) 10 , un diálogo;

Al mismo tiempo, Dios, por amor, ha elegido abrazar el ser de su creatura, al ser humano, incorporándose, poniendo su morada entre nosotros, por lo cual esta experiencia de Dios siempre nos pondrá en relación con nuestra carne, con nuestra fragilidad, de manera positiva, tierna, amorosa, lo mismo que con toda la creación, jamás será una experiencia que nos saque del mundo o que reniegue de la materia, ni siquiera de la muerte, es decir, de la caducidad, porque forman parte del ser pequeños, creaturas hechas de barro, tierra mojada, y a la vez llenos de Dios.

  1. De un modo u otro, la experiencia cristiana de Dios no puede ser sino una experiencia de su amor, de un amor desbordante e infinito que conduce a la libertad de los hijos e hijas de Dios, una libertad fundada en el amor y a la vez orientada hacia la comunión, es decir, hacia el amor a todo y a todos;

“La experiencia cristiana como experiencia de la fe nos lleva a ver en el amor el criterio decisivo de discernimiento sobre la autenticidad de la experiencia cristiana de Dios, ya que la fe es la fe que «actúa por el amor» (Gal 5,6); es la fe que se vive, no tanto porque vemos sino porque amamos.

«Es evidente que se cree porque se ama» afirmaba el cardenal Newman” 11. No siempre será fácil discernir si se está o no en presencia de una experiencia de Dios, pero un criterio fundamental será si esa persona a través de eso que ha vivido y del modo como lo ha elaborado crece en el amor, en la capacidad de reconciliación, de comunión, consigo misma y con los demás, siendo fuente de alegría, de justicia y de paz.

A la vez, el camino del cristiano, a través de sus múltiples experiencias y elecciones, será un proceso de hacer crecer a cristo en la propia vida, a la medida del bautismo. Es esa semilla depositada en el inicio del camino y regada por el Espíritu de Dios a través de la comunidad y de muchos mensajeros que el Señor pone en nuestro camino, la que está llamada a crecer y ahí está ya en germen nuestra vocación, nuestra llamada, incluso nuestro nombre, pronunciado por Dios desde siempre y para siempre.

  • Donde la vocación fundamental es ser otros Cristos para los demás –por eso es que el proceso de transformación en el cristianismo se puede llamar cristificación– , sacerdotes, profetas y reyes, formando parte de una sola gran comunidad;

Por ello se puede afirmar que en la experiencia cristiana de Dios no hay una invitación a la negación de sí mismos, sino que es una llamada a vivir en plenitud que implica alinear la propia voluntad con el querer de Dios y eso sí requiere renuncias y abnegación, como lo implica todo camino impulsado por el amor.

Por último, cabe señalar, que la experiencia de Dios en el cristianismo está forjada de presencia y de ausencia. Es el eternamente Presente y, a la vez, el Dios oculto (Is 45,15) el Dios escondido. Eso se manifiesta de manera radical en Jesús, ya que el momento más intenso de su revelación será el instante de la cruz.

Aunque no lo queramos ver y nos resulte chocante, es ahí donde se revela de manera radical la fuerza del amor de Dios, máximamente, encarnado, a través del rostro del Hijo que en obediencia al Padre se entrega por toda la humanidad y por toda la creación, dando un grito de dolor y de amor, exhalando ahí toda la fuerza del Espíritu.

  • Pero, por lo mismo, como ese amor choca con la violencia del pecado que engendra víctimas, que muerde la vida, desfigurando la belleza del amor creador, es que en ese instante se produce también el máximo ocultamiento de Dios y el Cristo puede decir/pensar/sentir/ preguntar ¿por qué me has –Tú Padre mío– abandonado? Es el ocultamiento de Dios en el hondón de la tierra, en el misterio de la muerte, en Auschwitz, en las mujeres violadas, en los niños y niñas abusados y esclavizados a lo largo y ancho del mundo, en la Tierra que gime por la expoliación y el abuso de los capitales y del mercado, en todos los atropellos a los pequeños;

Dios está ahí, en lo oculto, en el crucificadoresucitado, con todo, dando vida, venciendo la muerte, cumpliendo su promesa. Son las noches del espíritu, son las oscuridades que debe pasar todo caminante que se pone tras las huellas del Nazareno, en busca de la aurora, sabiendo que está vivo.

El deseo de Dios El deseo de Dios es una expresión que tiene dos sentidos, por un lado se refiere al anhelo del ser humano que aspira a la unión con Dios, pero también se refiere al deseo que Dios tiene de unirse a su criatura, a la que ha creado por amor.

Son deseos que se encuentran en la experiencia de Dios. Son dos libertades deseantes, amantes, que se dan cita en lo que los antiguos llegaron a llamar el desposorio del alma con Dios. En la actualidad se ha vuelto a poner de manifiesto la importancia del deseo, porque apela a zonas más profundas del ser humano, en conexión con la voluntad y los afectos.

Lo cual tiene radical importancia para la experiencia de Dios, así como para el descubrimiento de la propia vocación. “Si abordamos el tema del deseo en su relación con la experiencia de Dios, no es solo porque es necesario desear algo para poder alcanzarlo, sino por la estrecha vinculación que se da entre el desear a Dios y la misma experiencia de Dios.

Como antes lo hemos recordado, el «saber» de la experiencia significa una situación donde el hombre queda comprometido con su deseo. Es importante recuperar una espiritualidad cristiana del deseo, ya que este resulta un elemento clave de nuestra búsqueda espiritual, pues todo lo que afecta al deseo se relaciona con Dios y con nuestro mismo centro vital y deseante.

Muchos de los grandes maestros de la espiritualidad cristiana han empleado el término deseo como la metáfora central de la búsqueda humana de Dios” 12. El deseo de Dios nos pone en camino de búsqueda y a la vez nos ayuda a reconocer los medios para el encuentro con Él.

Es cierto que finalmente la experiencia de Dios será un don, una gracia, pero justamente la intencionalidad que manifiesta el deseo hace que la persona o la comunidad generen las condiciones que favorezcan dicho encuentro 13. En este sentido, uno de los aspectos más relevantes es transmitir que hemos sido deseados en primer lugar por Dios.

  • Hemos sido queridos por Él, desde lo más profundo y desde antes de nacer;
  • Esa convicción creyente puede ayudar a los peregrinos del deseo entre tantas voces que tiene la vida a buscar la Palabra dicha para cada uno y para todos, desde siempre y para siempre y que colma todas las expectativas de ser;

“En el hinduismo existe una palabra para referirse a esto mismo: yukti. Yukti contiene y expresa la irrepetibilidad de cada ser, la genuinidad de cada uno, que nos es dada como semilla y que tiene que germinar en la tierra que también es cada uno. Somos tierra y semilla al mismo tiempo.

Un germen que no siempre se sabe identificar y que, a medida que se va desarrollando, va desvelando su misterio. Este despliegue de la semilla que somos se va descubriendo mediante los deseos que persistentemente pugnan en nosotros para abrirse, para ser dados a luz.

Estar a la escucha de esta voz, que es interna y externa a la vez, es una de las tareas más importantes que tiene todo ser humano. Esa voz surge de las profundidades de uno mismo, de ese maestro interior que nos habla en lo oculto y que podemos escuchar cuando nos silenciamos; pero la voz también es exterior, porque requiere de un acoplamiento en el mundo en el que se ha de desarrollar.

Todo ello no se produce sin resistencias ni rodeos” 14. El deseo puede ayudar a la persona a desplegar lo más genuino de sí misma, lo que ella es más en el fondo y por lo mismo, su aporte particular y único en el concierto de la humanidad, su nota, su voz.

El deseo esencial es ese encuentro con Dios, con el que hace que haya, con quien nos da el ser, pero el camino a recorrer para llegar a esa unión fundante y fundamental es diverso para cada uno y descubrirlo es el desafío fundamental, al que llamamos vocación, que no es otra cosa que la respuesta libre que da cada persona a la llamada que descubre en lo más profundo de su ser, en diálogo con la realidad que lo rodea, ya que en toda ella también habla Dios.

  • Desear a Dios, descubrir ese deseo y ponerse en camino animado desde dentro, es esencial para disponerse a la experiencia de Dios y al descubrimiento de la propia vocación;
  • Los místicos han vinculado el deseo de Dios a la oración;

Uno de los que se destacaron en ello fue san Agustín, él señala que: “Orar sin interrupción es desear constantemente de Dios solamente una vida dichosa” 15 ; “El deseo siempre está orando por más que la lengua calle. Si deseas siempre, siempre estás orando.

  • ¿Cuándo duerme la oración? Cuando se enfría el deseo” 16;
  • Es esa aspiración del alma –entiéndase en la acepción griega, ψυχή que implica toda la vida del ser humano, desde lo más profundo y que involucra su corporalidad– que se orienta hacia Dios y que entra en un camino de conversión, porque es necesario purificar los deseos, en el sentido de desear todas las cosas en unión con Dios, reconociéndolo a Él como el centro de todo;

Es alinear el deseo del ser humano según el deseo de Dios, dejándose permanentemente atraer por Él. En el cristianismo, como indicamos antes, esto se da en unión con Jesús, se trata justamente de desear a Dios-Padre al modo de Jesús. “Con él, por él y en él” reza la doxología final de la plegaria eucarística y prosigue “a ti Dios Padre”, “todo honor y toda gloria”, es decir, todo mi deseo de servirte y amarte, en la comunión del Espíritu Santo.

Es siempre con y en Jesús que deseamos al Abba-Padre con gemidos inefables desde lo profundo de nuestro corazón. Desear con Jesús, además, es amar con él a toda creatura, en especial a los pobres y a los que sufren, es anhelar sanar toda herida y acoger a toda creatura.

En Jesús el deseo de Dios y de la comunión con todos y todas es inseparable, porque él aspira a la plena comunión, a la completa reconciliación. II. Despertar el deseo de la alegría del Evangelio Este capítulo busca mostrar la relevancia del deseo en la experiencia de Dios a la luz del despertar vocacional en los jóvenes.

  1. En cierto modo consideramos que la experiencia del llamado, es decir, la experiencia vocacional es referencial a la hora de reflexionar sobre la experiencia de Dios, ya que Dios cuando actúa en la vida siempre está a la vez amando y llamando;

Toda experiencia de Dios es vocacional porque está en el fondo la relación que define la identidad y la misión de todo ser humano y del Pueblo de Dios. Para analizar la experiencia de Dios en clave vocacional y su conexión con el deseo tomaremos en cuenta el planteamiento que hace el Documento Preparatorio del Sínodo de los Obispos sobre Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional (en adelante nos referiremos al texto como Documento Preparatorio) que fue publicado el 13 de enero del año 2017.

  1. Me parece muy relevante que los obispos hayan escogido abordar la realidad juvenil y el desafío que los cambios sociales plantean a la participación de los jóvenes en la Iglesia y a su vivencia de la fe;

El Documento Preparatorio ha sido elaborado con una conciencia lúcida de la realidad de los jóvenes, asumiendo las diferencias que existen al interior de los mundos que habitan, por los contextos y la pluralidad de lenguajes simbólicos que van desarrollando.

  1. Destacando la desafección institucional y la búsqueda de otros espacios de vivencia espiritual o religiosa, con menor referencia a las iglesias tradicionales; así como la pobreza y la violencia que viven muchos jóvenes en el mundo, cuya capacidad de tomar una decisión libre es bajísima porque están condicionados por factores sociales, económicos y culturales, que les quitan ese mínimo espacio de discrecionalidad que se necesita para vivir con autonomía y elegir el propio camino;

Otra opción que ha sido explicitada en el texto y que resulta relevante es que la Iglesia quiere acercarse a la vida de todos los jóvenes, sin excepción, cualquiera sea su realidad y sus opciones. No se trata de buscar solo a los que puedan estar más encuadrados en el esquema de una pastoral y que sean más dúctiles a la tradición eclesial, sino que ir a todos, porque para todos es la Buena Noticia y porque en el rostro de cada joven está hablando –y a veces gritando– Dios.

Manifiesta una apertura grande y, a la vez, una opción por los jóvenes renovada y radical. Es claro que se quiere buscar el rostro de los jóvenes, a quienes el Señor mira amándolos (Mc 10,21). Ahora bien, hay un aspecto en el Documento Preparatorio, que me llamó la atención y que se conecta con lo que venimos reflexionando en esta investigación.

Se trata de la referencia al deseo. La palabra deseo está 14 veces en el documento, en diversos contextos y pareciera que los redactores lo tenían muy presente. El mundo de los deseos nos conecta con algo menos racional, está más cerca del gusto, de las entrañas, de las emociones.

Está más emparentado con los afectos y por lo mismo con la voluntad, que es en definitiva la fuerza que nos permite hacer elecciones. Llevando las cosas al plano del discernimiento espiritual podemos decir que el deseo está cerca de las mociones , de esos movimientos interiores, que nos ayudan a descubrir hacia dónde queremos caminar y hacia dónde estamos siendo llamados a caminar.

El Documento Preparatorio habla, por un lado, de los deseos de los jóvenes, desde distintos ángulos: los deseos que cambian a causa de las transformaciones sociales, que nos repercuten a todos y con mayor fuerza a las juventudes; el deseo de los jóvenes de compartir entre ellos, con sus pares, generando instancias de diálogo horizontal; la variedad de deseos –así como de sentimientos y emociones– que se producen a causa de las experiencias vividas, donde se hace necesario el reconocimiento y la interpretación; la fuerza de los deseos de los jóvenes; llegando incluso a hablar del ” mundo de los deseos y pasiones “, entre las cuales estarán llamados a elegir, ejerciendo la libertad y la responsabilidad.

  • Luego, también se utiliza la palabra deseo para hacer referencia a la Iglesia, como habíamos dicho, el documento señala que: “A través del camino de este Sínodo, la Iglesia quiere reiterar su deseo de encontrar, acompañar y cuidar de todos los jóvenes, sin excepción” 17;

Es interesante que lo exprese en clave de un deseo, porque es constatar que la Iglesia también tiene y puede expresar deseos. Uno podría agregar sinónimos, es decir, hablar de anhelos, incluso de sueños. La Iglesia sueña. Uno podría decir, Dios sueña. La Iglesia quiere, desea, hacer suyo el sueño de Dios de acercarse a todos los jóvenes sin excepción. Los voy a citar por la relevancia que tienen:

    –. “La vida y la historia nos enseñan que para el ser humano no siempre es fácil reconocer la forma concreta de la alegría a la que Dios lo llama y a la cual tiende su deseo , y mucho menos ahora en un contexto de cambio e incertidumbre generalizada” 18.

    • Este lenguaje, que me parece poco habitual en el Magisterio denota la voluntad real de acercarse a los jóvenes, porque así como ellos tienen deseos, la Iglesia también los tiene y entrañablemente;
    • Por último, hay una serie de párrafos en los que se conectan los deseos, directa y explícitamente, con el tema de la vocación y, por lo mismo, con la experiencia de Dios;

    “En la base del discernimiento podemos identificar tres convicciones, muy arraigadas en la experiencia de cada ser humano releída a la luz de la fe y de la tradición cristiana. La primera es que el Espíritu de Dios actúa en el corazón de cada hombre y de cada mujer a través de sentimientos y deseos que se conectan a ideas, imágenes y proyectos.

    1. Escuchando con atención, el ser humano tiene la posibilidad de interpretar estas señales;
    2. La segunda convicción es que el corazón humano, debido a su debilidad y al pecado, se presenta normalmente divido a causa de la atracción de reclamos diferentes, o incluso opuestos;

    La tercera convicción es que, en cualquier caso, el camino de la vida impone decidir, porque no se puede permanecer indefinidamente en la indeterminación. Pero es necesario dotarse de los instrumentos para reconocer la llamada del Señor a la alegría del amor y elegir responder a ella” 19.

    • “En los relatos evangélicos la mirada de amor de Jesús se transforma en una palabra, que es una llamada a una novedad que se debe acoger, explorar y construir;
    • Llamar quiere decir, en primer lugar, despertar el deseo , mover a las personas de lo que las tiene bloqueadas o de las comodidades en las que descansan;

    Llamar quiere decir hacer preguntas a las que no hay respuestas preconfeccionadas. Es esto, y no la prescripción de normas que se deben respetar, lo que estimula a las personas a ponerse en camino y encontrar la alegría del Evangelio ” 20. “Todos ellos dan testimonio de vocaciones humanas y cristianas acogidas y vividas con fidelidad y compromiso, suscitando en quien los ve el deseo de hacer lo mismo: responder con generosidad a la propia vocación es el primer modo de hacer pastoral vocacional” 21.

En primer lugar, cabe constatar que en el Documento Preparatorio se usa cuatro veces la expresión: “alegría del amor”. Para referirse a la “llamada del Señor a la alegría del amor” y a la “vocación a la alegría del amor”. Es decir, aquí hay un núcleo del documento de los Obispos sobre los jóvenes, el discernimiento vocacional y la fe. Se trata de un lenguaje nuevo. Donde lo que se pone en el centro es que la vocación humana y cristiana es una vocación al amor y donde esa vocación al amor está indisolublemente unida a la alegría.

La alegría del evangelio. Resuenan aquí los nombres de los documentos del Papa Francisco, la Alegría del Evangelio ( Evangelii Gaudium ), Alabado seas ( Laudato Si ‘) y la Alegría del Amor ( Amoris Laetitia ) 22.

Y más a fondo, resuenan las palabras del Señor en el evangelio de Juan: “les he dicho esto para que mi alegría esté en ustedes y su alegría sea completa. Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo los he amado” 23. Es decir, el Documento Preparatorio pone de manifiesto la unidad que en el Evangelio hay entre la alegría y el amor.

  1. Ahora bien, el Documento plantea que entre esa llamada de Dios a la alegría del amor evangélico y el deseo de las personas, y de los jóvenes en particular, hay una conexión interior;
  2. La conexión está dada porque es el mismo Dios el que llama desde adentro de la persona, a través de sus mociones –sentimientos, emociones y deseos–, a través del buen espíritu dirá San Ignacio;

Dios llama desde lo profundo del corazón. Él pone Su deseo en nuestro interior y a la vez nos atrae desde toda la realidad. Es una llamada que requiere silencio para ser escuchada, pero también ojos bien abiertos, atentos a todo lo que la vida va manifestando.

Por esto, atender a los deseos de los jóvenes no es un planteamiento relativista o subjetivista o puramente emocional. Ya que en la base está la convicción de que Dios habla a través de sus deseos más profundos, a través del deseo esencial dirá Javier Melloni 24 , y que hay una sintonía entre esa llamada de Dios a la alegría del evangelio y aquello hacia lo cual tiende el propio deseo.

Pero no siempre esa sintonía es tan clara. El texto reconoce que muchas veces es difícil descubrir cómo debe concretarse esa llamada. Además, plantea que el ser humano, fruto de su debilidad y pecado –personal y colectivo– está las más de las veces tironeado, percibiendo en su interior distintas voces, “reclamos diferentes” e incluso opuestos.

  • Es decir, el ser humano y el joven en especial vive un mundo de deseos, donde muchas veces lo quisiera todo y simultáneamente;
  • Es la omnipotencia del deseo;
  • Por eso se requiere educación, valoración de los límites, tolerancia a la frustración y sobre todo una buena capacidad de renuncia y elección;

En este sentido, el Documento Preparatorio es enfático cuando dice que no se puede no elegir 25. O sea, que al ser humano se le impone la necesidad de hacer opciones, porque no puede vivir permanentemente en la indefinición. Comparto esa afirmación, ya que una vida humana solo se realiza cuando la persona ama y esto a su vez solo cabe en un camino donde se hacen opciones que implican compromisos, dejando atrás otras posibilidades de ser.

  1. Ello va configurando una identidad, definiendo límites, donde no cabe todo, no obstante lo cual, la persona va siendo cada vez más libre y ella misma;
  2. No es algo que quite vida sino que le permite una vida cada vez más entregada y por lo mismo más plena;

Por ello se requiere escuchar el deseo interior en un proceso de aprendizaje lento e ir tomando decisiones coherentes y responsables, realizando así la libertad que Dios mismo nos ha regalado y que se funda en su amor. El Documento Preparatorio propone dos dinámicas vinculadas al deseo.

Una tiene que ver con el discernimiento de los deseos y la otra tiene que ver con el despertar de los deseos. En relación a lo primero, propone un esquema básico, de tres pasos que son: el reconocimiento, la interpretación y la elección 26.

El reconocimiento se refiere a la toma de conciencia, de lo que provocan en la persona, los acontecimientos, los encuentros, las palabras, los demás, donde el registro emocional puede ser variadísimo, desde la alegría y el entusiasmo hasta la angustia y el vacío, pasando por la tristeza, la rabia y la serenidad.

Son las emociones y los deseos, el mundo de los deseos y pasiones que va surgiendo a lo largo del camino y que es fundamental reconocer sin temor a fin de conocerse y descubrir hacia dónde orientar el timón.

Es aprender a leer la vida. En la certeza de que Dios habla en ella y a través de ella. Somos experiencia de Dios y si no miramos con atención nuestra historia y lo que se produce en nuestro interior nos haremos ciegos y sordos a la voz de Dios y nos desconectaremos completamente de nosotros mismos.

Pero no basta el reconocimiento, es necesaria la interpretación. No basta saber qué sentí, sino preguntarse si eso que sentí viene de Dios y me orienta a Él o no. Aquí adquiere un rol fundamental la Palabra de Dios que nos permite confrontarnos con las experiencias de otros y dejar que el Espíritu Santo ilumine eso que hemos vivido.

La sabiduría acumulada de la Iglesia y las personas que en su vida han hecho camino en el espíritu pueden ser buenos acompañantes para este proceso. Este paso es indispensable, porque no todo lo que deseamos nos conduce a la vida, no todos nuestros gustos pueden ser satisfechos, porque eso simplemente nos constituye en seres caprichosos, sometidos al totalitarismo del “ello”.

Esos deseos, para ser humanos y humanizadores, deben pasar por el filtro de nuestros valores y convicciones –aquí es donde la lectura evangélica de los deseos es fundamental– y a la vez, debe haber una pregunta por los otros, es decir, cuestionarse si esos deseos me llevan o no a un bien que me incluye a mí mismo y a los otros, a la vez.

Saliendo del puro individualismo. El tercer paso es la elección, elegir es necesario, luego de haber reconocido e interpretado. No basta quedarse en las puras reflexiones, porque eso no produce vida, es necesario pasar a la acción, lo cual implica arriesgar, superando los temores y las incertidumbres.

Lo cual siempre comporta un acto de fe, de abandono, de confianza, de locura incluso, pero en este caso, si ha sido un discernimiento creyente, es la locura del amor, que se funda en el amor loco de Dios.

Por otro lado, el Documento Preparatorio habla del modo como despertar en los jóvenes el deseo de la alegría del evangelio 27. Para ello propone la pedagogía de Jesús, también con tres verbos, que son tres actitudes básicas, muy simples y a la vez esenciales: salir, ver y llamar.

“Como ha recordado el Papa Francisco, «la pastoral vocacional es aprender el estilo de Jesús, que pasa por los lugares de la vida cotidiana, se detiene sin prisa y, mirando a los hermanos con misericordia, les lleva a encontrarse con Dios Padre» (Discurso a los participantes en el Congreso de pastoral vocacional, 21 de octubre de 2016).

Caminando con los jóvenes se edifica la entera comunidad cristiana” 28. Este aspecto es esencial, porque junto con leer la vida y reconocer en ella el paso de Dios, es necesario que la Iglesia ofrezca a los jóvenes las condiciones para vivir una verdadera experiencia de Dios, del Dios de Jesús, que sean liberadoras y a la vez despierten en ellos el deseo del encuentro con él, que despierten el deseo de Dios.

  1. Para ello, no hay pedagogía mejor que la de Jesús;
  2. En ese proceso es necesario invitar a los jóvenes a un encuentro con Jesús, que sigue siendo fuente de vida y de sentido pleno para sus vidas;
  3. Todo lo que ofrezca la pastoral vocacional y la comunidad en general debe ayudar a los jóvenes a percibir la presencia de Dios en sus vidas, que siendo una experiencia del Dios de Jesús, no puede sino gatillar la alegría del amor, la alegría del Evangelio;

Para este camino el Documento Preparatorio propone estas tres actitudes a todos los pastores y a todos los agentes de pastoral, salir, ver y llamar. El salir , está en sintonía con el planteamiento del Papa Francisco, de ser una Iglesia en salida, pero no solo eso, es el modo de Jesús, que va por los caminos haciéndose accesible a todos.

Es la capacidad de movimiento que implica la misión, salir de las comodidades, del encierro y del espacio propio para ir al encuentro de los jóvenes y de nuestro mundo contemporáneo. Implica saber soltar las tareas administrativas o las exigencias de la gestión de las estructuras para darles verdadero tiempo a las personas, para gastar el tiempo con el otro.

Es saber perder el tiempo en el encuentro con el otro, en la calle, en el café, en la plaza, en medio de la naturaleza, en todos los caminos. Y habiendo salido, ver , conocer, amar, mirar con ternura, con cariño. “Cuando los Evangelios narran los encuentros de Jesús con los hombres y las mujeres de su tiempo, destacan precisamente su capacidad de detenerse con ellos y el atractivo que percibe quien cruza su mirada.

  • Esta es la mirada de todo auténtico pastor, capaz de ver en la profundidad del corazón sin resultar intruso o amenazador; es la verdadera mirada del discernimiento, que no quiere apoderarse de la conciencia ajena ni predeterminar el camino de la gracia de Dios a partir de los propios esquemas” 29;

Este ver , donde se unen el conocimiento y el amor, es fundamental, porque solo habiendo conocido la vida de nuestras hermanas y hermanos podremos ofrecerles el evangelio en un lenguaje que sea accesible y significativo, que se contacte realmente con sus vidas y sus búsquedas de sentido.

  • Para luego llamar , como Jesús llama, a una inconmensurable novedad –verás cosas mayores le dice Jesús a Natanael– que implica abrirse de verdad al querer de Dios y a la vida según el evangelio;
  • Esa llamada es lo que implica despertar en los jóvenes de hoy el deseo de vivir según la alegría del evangelio;

Para esto es indispensable que lo hayan vislumbrado, saboreado, vivenciado, experimentado, al menos de manera intuitiva e inicial. “¿Cuál es el Jesús que provoca la fe? Un Jesús que siempre recibe y deja que se acerquen a él, «porque el que me recibe, recibe al que me envió»; recibe a todos y a todos les cambia la vida.

  1. Quien se encuentra con Jesús –en el camino, en la casa o en el brocal del pozo, en el lago, en el monte o donde sea– se siente comprendido/a, querido/a, esperado/a, abrazado/a, perdonado/a, contenido/a, curado/a, salvado/a;

Si los/las jóvenes pasan por algunas de estas experiencias –a partir de los planes, programas y proyectos pastorales– seguramente tendrán memoria de lo experimentado, sentirán deseo de experimentarlo nuevamente e intentarán hacerlo realidad en el camino de fe cotidiano” 30.

Para ello es necesario ser lúcidos y creativos, desplegando el conjunto de iniciativas que pueden simultáneamente transmitir el evangelio y conectarse con el corazón de los jóvenes. Será necesario educar en el valor de la interioridad 31 , del silencio, de la escucha de la Palabra, de la liturgia, de la contemplación.

Pero también, estimular al compromiso misionero y de construcción de una sociedad más justa, porque todo ello, y en especial el encuentro personal con los más pobres son las instancias en que los jóvenes descubren con más fuerza la presencia de Dios y el rostro de Jesús.

  • “De esa manera se cuida el mundo y la calidad de vida de los más pobres, con un sentido solidario que es al mismo tiempo conciencia de habitar una casa común que Dios nos ha prestado;
  • Estas acciones comunitarias, cuando expresan un amor que se entrega, pueden convertirse en intensas experiencias espirituales” 32;

“Dios, el nuestro, este Dios de Jesús es el que está activo y trabajando, comprometido, el que se mueve. Lo que Dios hace es lo importante, más allá de lo que yo siento. Está activamente presente, cuando siento y cuando no siento. Los agentes más eficaces de la intimidad no son los que más nos hacen sentir, sino los que impregnan de modo decisivo nuestro interior ¿Y qué trabajo está haciendo Dios conmigo? Dios está dándome el ser, la vida con sus posibilidades […] Va modelando nuestro corazón de forma muy sencilla, respetando los ritmos, los modos.

El Dios del Evangelio casi pasa desapercibido. Sin grandes alardes o protagonismos, por los mismos cauces de la vida, por los signos de crecimiento o de crisis, día a día va iluminando, restaurando, completando, inspirando de una manera muy humilde, callada, cotidiana.

Con gran paciencia” 33. “Pero hay ocasiones en la vida en que sentimos con una fuerza inmensa la presencia de Dios, una presencia de Dios que nos hace cambiar el registro de la vida, que nos hace comprender aspectos nuevos de nosotros, de la vida, del mismo Dios, que no habíamos percibido antes […] Son ocasiones en las que Dios toca el corazón […] La experiencia del amor de Dios es una experiencia única y excepcional en referencia a todas las demás experiencias humanas.

La iniciativa es de Dios: es un don y por tanto de una inmediatez única respecto al sujeto que la «sufre». No es una obra de conocimiento, sino una experiencia de amor” 34. No sabemos, cómo, ni cuándo, Dios toca la puerta del corazón de cada persona y lo invita a sentarse a la mesa para comer juntos 35 , de algún modo Dios está llamando todo el tiempo, pero Él desde su libertad se hace presente con una intensidad mayor en determinados momentos de nuestra vida y esos momentos constituyen una llamada y muy probablemente una elección para una misión.

Escucharlos, acogerlos y responder a ellos desde la libertad de cada uno –que debe ser cuidada y fortalecida– es también una gracia, porque hacerlo significará mucha vida para esa persona y para muchos. La Iglesia está llamada a facilitar las condiciones para que ello ocurra en la vida de cada persona y sobre todo de los jóvenes, para lo cual es fundamental atender a cada uno, a su proceso, a sus búsquedas y, a la vez, a la comunidad en la cual esa persona está llamada a sentirse en casa, en un lugar donde su vida es amada y valorada, para que desde ahí, con otros, en fraternidad y compañeridad , pueda descubrir y desplegar todo lo que está llamada a ser, conectándose con los deseos más profundos de su corazón, que el mismo Dios de Jesús ha derramado por el Espíritu Santo que nos ha sido dado 36.

Me asiste la convicción de que el evangelio es una Buena Noticia que cambia la vida. Es transformador. No es lo mismo vivir habiendo conocido a Jesús y seguirlo, que no hacerlo. Por lo mismo, estamos llamados a acercarnos con esta Palabra a todos y todas.

Testimoniando esta Vida de Dios entre los hombres con nuestras propias vidas, en especial a aquellos que puedan estar más heridos y afectados por la injusticia y el pecado que provoca muertes. Porque es ahí y desde ahí que el evangelio puede iluminar las vidas y convocar a una nueva humanidad y a un mundo nuevo.

Para esto es necesario hablar con las palabras de Jesús que al borde del pozo le dice a la mujer de Samaría: “si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice dame de beber, tú le habrías pedido a él, y él te habría dado agua viva” 37.

“Si conocieras el don de Dios”, si supieras lo que es dejarse amar por Él no podrías sino abrir las puertas de tu vida para dejarte llenar de su presencia y caminar hacia Él. El deseo se despierta al vislumbrar la anchura y profundidad de un amor que es más grande que todo lo demás y que al mismo tiempo está en lo más pequeño de cada cosa, porque se ha querido acercar abrazando toda la humanidad.

  1. “El que beba del agua que yo le dé, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le dé se convertirá en él en fuente de agua que brota para la vida eterna” 38;
  2. La unión con Jesús, dejarse inundar por la fuerza del Espíritu, vivir cada día según la voluntad del Padre, es alimento de vida eterna y calma toda sed, es fuente de libertad, de vida en plenitud, de alegría y colma todo el deseo que el ser humano tiene de vida y de sentido;

Jesús es exceso de sentido. Por ello, el camino principal para despertar el deseo de la alegría del Evangelio, el deseo de Dios, el deseo del Dios de Jesús, será el testimonio de nuestra propia vocación, vivida en plenitud. El testimonio del amor que nos ha seducido, que arde en nuestros corazones y que necesitamos compartir.

Conclusión En este trabajo hemos ahondado en lo que se entiende por experiencia de Dios y particularmente la experiencia cristiana de Dios mostrando la centralidad que adquiere el deseo, que orienta y dispone a la persona para dejarse tocar por la gracia de Dios.

La experiencia de Dios toca al ser humano desde lo más profundo y podríamos decir que pasa por su piel, es decir, por su vivencia de las cosas, por sus sentidos, por ello el deseo, que se conecta con el campo emocional –las mociones– pasa a ser un núcleo articulador y movilizador de la experiencia.

  • Hemos constatado que existe una relación entre el deseo y la experiencia;
  • Una relación entre el deseo de Dios y la experiencia de Dios;
  • La experiencia de Dios está emparentada con la dinámica del deseo, porque el deseo nos coloca en situación de búsqueda, nos dispone y nos ofrece una cierta intencionalidad;

El deseo tiene que ver con la intencionalidad que posibilita la experiencia. Además, las experiencias y particularmente la experiencia de Dios hacen despertar el deseo y por lo mismo se vinculan con la dinámica vocacional, que se ve alimentada por el mundo de los deseos.

  • En el cristianismo la experiencia de Dios debería ser una experiencia de encuentro con Jesús despertando así el deseo que Jesús tiene de Dios;
  • Dicho de otra manera, el deseo que despierta la experiencia cristiana de Dios debería ser un anhelo del Reino de Dios y por lo mismo, del Dios del Reino 39;

A partir de lo reflexionado sobre el tema de la experiencia y conectándolo con la realidad de los jóvenes me parece necesario afirmar que en la transmisión de la fe no basta la enseñanza de doctrinas, principios morales o dogmas. La transmisión de la fe es una invitación al seguimiento y al compromiso cristiano que deben ir mucho más a fondo, a través del mundo de los afectos y de la voluntad.

De lo contrario el anuncio permanece extrínseco a la vida, perdiendo su fuerza convocante y transformadora del corazón humano. Esto es muy relevante en el mundo juvenil que se mueve fuertemente desde la subjetividad y los afectos.

Por ello el acompañamiento de sus procesos de búsqueda debe abarcar el conjunto de la vida, conectándose con sus vivencias más profundas y ahí ayudando a descubrir el paso de Dios. El mayor servicio que hoy la Iglesia puede prestar a los jóvenes es mostrarles el rostro de Jesús encendiendo en ellos el anhelo de dar vida en su seguimiento.

  1. Esto lo hemos visto corroborado en el análisis efectuado del Documento Preparatorio del Sínodo para la juventud, ya que al abordar la temática vocacional, que es a su vez un modo muy fundamental de experimentar a Dios, en clave de llamado, nos pudimos dar cuenta que la categoría del deseo está muy presente, tanto en relación al discernimiento como en relación al despertar de la vocación;

Proponiendo, particularmente, despertar el deseo de la alegría del evangelio. Por lo mismo, es indispensable seguir profundizando en el área de investigación que conecta la subjetividad de las personas con la presencia de Dios, en diálogo con la Escritura y la Tradición, ya que es a la luz de ellas que el deseo debe ser interpretado y orientado, todo lo cual permitirá vivenciar y reflexionar cada vez más profundamente la experiencia de Dios que viva cada persona, así como cada comunidad.

  • Todo ello tiene incidencia en el desarrollo de la teología espiritual, ya que nos ofrece un ángulo de investigación en el que es posible continuar trabajando a fin de aportar tanto a la reflexión teológica como al quehacer pastoral, buscando mostrar la acción de Dios en el mundo, a través de los signos de los tiempos, y ofrecer al hombre y a la mujer contemporáneos pistas para su propio encuentro con Dios y para el desafío de dejarse transformar y trascender por su gracia;

Por último, volviendo al título, El deseo de Dios y de los jóvenes , que une dos polos, el de Dios y el de los jóvenes, admitimos que es una proposición muy abierta, llena de posibles interpretaciones. Porque puede referirse tanto al querer de Dios como a la búsqueda que el hombre está llamado a hacer de Dios.

  • A la vez, puede referirse a los deseos de los jóvenes, sus intereses y anhelos, como a la atracción que otros, incluido Dios, pueden sentir hacia el mundo de los jóvenes y que lleva a formular la opción preferencial por los jóvenes;

Esta conjunción de elementos, que son disímiles, se realiza en la expresión del deseo, que es el elemento transversal, unificador, porque pienso que el deseo de Dios es que los jóvenes tengan vida y vida abundante y ello se posibilita invitando a los jóvenes a abrir sus vidas al encuentro con la presencia vivificante de Dios.

¿Cómo nos llama Dios a nosotros?

ENTRE LAS DIFERENCIAS que podemos establecer entre creyentes y no creyentes, está el considerar o no que Dios le habla al hombre. El creyente piensa que puede dirigirse a Dios en cualquier momento; y que Dios hace otro tanto con él. A veces el Señor nos llama, para encomendarnos una misión.

A esa llamada le llamamos vocación. La primera vocación que el hombre recibe de parte de Dios es la llamada a la vida. Pero el Señor continúa llamándonos a lo largo de nuestra existencia, para dirigir nuestros pasos por el camino del bien.

La 1ª lectura de la Misa de este 2º Domingo de Cuaresma trata de la vocación de Abraham. Este hombre, natural de Ur de los Caldeos, escucha la voz de un ser superior que le llama a salir de su tierra, indicándole que le protegerá y bendecirá por medio de él a todas las familias del mundo.

  1. Abraham escucha a Dios y se pone en camino;
  2. La gracia divina, transmitida por las bendiciones que Dios dio a Abraham, la acogió Jesucristo, el Hijo de Dios hecho hombre, descendiente de Abraham según la carne, e imitador de Abraham por la fe que tenía en Dios, su Padre y nuestro Padre;

El Señor intimó con Jesús a lo largo de toda su vida, confortándole y dándole ánimos. Hoy la liturgia recuerda, en la 2ª lectura de la Misa, la transfiguración de Jesucristo en el monte Tabor: Jesús aparece radiante, ante sus discípulos y ante Moisés y Elías.

  1. En aquella altura se desarrolla un cuadro sublime, celestial;
  2. El Padre manda escuchar a Cristo, como Moisés había pedido: el Señor suscitará un profeta semejante a mí: a él habréis de escuchar;
  3. La 2ª lectura muestra los consejos de S;

Pablo a Timoteo: “¡Anuncia el Evangelio con las fuerzas que Dios te dé!”. Él nos da la gracia por medio de Jesucristo, nuestro salvador. ¡Sigámosle! CANÓNIGO LECTORAL.

¿Qué debo hacer para seguir a Cristo?

¿Cuál es el propósito de la vida en la Biblia?

Jesucristo fue escogido para ser nuestro Salvador. Su Expiación hace posible que resucitemos, nos arrepintamos y seamos perdonados para poder regresar a la presencia de nuestro Padre Celestial.

¿Qué dijo Dios de los niños?

«Pero Jesús dijo: Dejad que los niños vengan a mi,y no se lo impidáis; porque de los tales  es el reino de los cielos» Cita la Biblia en Mateo 19:14. En el día de ayer el mundo fue participe de ver esta frase en practica durante la homilía pronunciada por el Papa Francisco en la Plaza San Pedro, un niño se acerco, abrazo y jugueteo un  poco por el área y hasta se sentó en la silla.

El Papa con toda la calma acaricio al niño y lo dejo sin inmutarse practicando su labor de representante de Jesús en la tierra. La celebración  del día de ayer trataba de la familia y de la importante  función de  los abuelos.

Tendrá este niño algún rol importante en la iglesia o sociedad en el futuro? Debajo les dejo el link para que los vea! http://www. youtube. com/watch?v=BMsHosrz_ck No hay comentarios / 31 Oct 2013 por royssyinmaculadapimentel mintecon / Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies , pinche el enlace para mayor información. plugin cookies ACEPTAR Aviso de cookies.

¿Por qué Dios quiere que lo adoremos?

Adorar a Dios es brindarle nuestro amor, reverencia, servicio y devoción. El Señor mandó a Moisés: “Adora a Dios, porque a él sólo servirás” (Moisés 1:15). Él también ha mandado: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, alma, mente y fuerza; y en el nombre de Jesucristo lo servirás” (D.

y C. 59:5). Además de demostrar nuestro amor por Dios y compromiso hacia Él, el adorar nos da fortaleza para obedecer Sus mandamientos. A través de la adoración crecemos en conocimiento y fidelidad. Si ponemos a alguna persona o alguna cosa por encima del amor de Dios, estamos adorando a esa cosa o persona.

Esto se llama idolatría (véase Éxodo 20:3–6).

¿Quién soy yo para ti Jesús?

Palabras antes del Ángelus – Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! En la parte central del Evangelio de la liturgia de hoy ( Mt 16, 13-19), el Señor hace una pregunta decisiva a sus discípulos: “Y vosotros, ¿Quién decís que soy yo?” (v. 15). Es la pregunta crucial que Jesús nos repite hoy también a nosotros: “¿Quién soy yo para ti?”. ¿Quién soy yo para  ti, que has abrazado la fe pero todavía tienes miedo de remar   mar adentro en mi Palabra? ¿ Quién soy yo para ti , que eres cristiano desde hace mucho tiempo pero, cansado por la costumbre, has perdido tu primer amor? ¿Quién soy yo para ti, que estás pasando por un momento difícil y necesitas sacudirte para continuar? Jesús pregunta:  ¿Quién soy yo para ti?  Démosle hoy una respuesta, pero una respuesta que salga del corazón.

Todos, démosle una respuesta que salga del corazón. Antes de esta pregunta, Jesús les hizo otra a sus discípulos: “¿Quién dice la gente que soy yo?” (cf. 13). Era una encuesta para registrar las opiniones sobre él y la fama que gozaba, pero la fama no le interesa a Jesús, no era una encuesta de ese tipo.

Entonces, ¿por qué hizo esa pregunta? Para subrayar una diferencia, que es  la diferencia fundamental de la vida cristiana. Hay quienes se quedan en la primera pregunta, en las opiniones, y hablan  de Jesús ; y hay quienes, en cambio,  le hablan a Jesús , ofreciéndole la vida, entrando en relación con él, dando el paso decisivo.

Esto le interesa al Señor: estar en el centro de nuestros pensamientos, ser el punto de referencia de nuestros afectos; ser, en definitiva, el amor de nuestra vida. No las opiniones que tenemos de él: no le interesan.

Le interesa nuestro amor, si él está en nuestro corazón. Los santos que celebramos hoy dieron este paso y se convirtieron en  testigos. El paso de la opinión a tener a Jesús en el corazón: testigos. No eran  admiradores , sino  imitadores  de Jesús. No eran espectadores, sino protagonistas del Evangelio.

No creyeron de boquilla, sino con obras. Pedro no habló de misión, vivió la misión, era pescador de hombres; Pablo no escribió libros cultos, sino cartas vividas, mientras viajaba y daba testimonio. Ambos gastaron su vida por el Señor y por sus hermanos.

Y nos provocan. Porque corremos el riesgo de quedarnos en la primera pregunta: dar pareceres y opiniones, tener grandes ideas y decir bonitas palabras, pero nunca jugándonosla. Y Jesús quiere que nos la juguemos. ¡Cuántas veces, por ejemplo, decimos que nos gustaría una Iglesia más fiel al Evangelio, más cercana a la gente, más profética y misionera, pero luego, en la práctica, no hacemos nada! Es triste ver que muchos hablan, comentan y debaten, pero pocos dan testimonio.

  • Los testigos no se pierden en palabras, sino que dan frutos;
  • Los testigos no se quejan de los demás ni del mundo, empiezan por sí mismos;
  • Nos recuerdan que  Dios no ha de ser demostrado ,  sino mostrado , con el proprio testimonio; no anunciado con proclamas, sino testimoniado con el ejemplo;

Esto se llama “poner la vida en juego”. Sin embargo, al mirar la vida de Pedro y Pablo, puede surgir una objeción: ambos fueron testigos, pero no siempre ejemplares: ¡eran pecadores! Pedro negó a Jesús y Pablo persiguió a los cristianos. Pero, aquí está el punto, también testimoniaron sus caídas.

San Pedro, por ejemplo, podría haber dicho a los evangelistas: “No escriban los errores que he cometido”, hagan un Evangelio  for sport. Pero no, su historia sale sin ambages de los Evangelios, con todas sus miserias.

Lo mismo dígase de san Pablo, que en sus cartas habla de errores y debilidades. Aquí es donde comienza el testigo: desde la verdad sobre sí mismo, desde la lucha contra su propia doblez y falsedad. El Señor puede hacer grandes cosas a través de nosotros cuando nos tiene sin cuidado defender nuestra imagen, pero somos transparentes con él y con los demás.

  1. Hoy, queridos hermanos y hermanas, el Señor nos interpela;
  2. Y su pregunta es la misma:  ¿Quién soy yo para ti?  Nos excava dentro;
  3. A través de sus testigos Pedro y Pablo nos estimula a quitarnos las máscaras, a renunciar a las medias tintas, a las excusas que nos vuelven tibios y mediocres;

Que Nuestra Señora, Reina de los Apóstoles, nos ayude en esto y encienda en nosotros el deseo de dar testimonio de Jesús..

¿Quién soy según la Palabra de Dios?

Interpretación [ editar ] – Yo Soy el que Soy ( אֶהְיֶה אֲשֶׁר אֶהְיֶה , Ehyeh Asher Ehyeh , [ ehˈje aˈʃer ehˈje ]) es la más común traducción en español de la respuesta que Dios usó en la Biblia hebrea , cuando Moisés le preguntó por su nombre. [ 1 ] ​ Es uno de los versos más famosos de la Torá.

Lhiyot , לִהיוֹת significa «ser» o «estar» en hebreo; «Ehyeh» es la forma imperfecta singular de la primera persona en tiempo futuro, porque el tiempo presente en hebreo, está implícito. Por ejemplo: si digo “yo soy un buen hombre”, en hebreo literalmente digo: “yo buen hombre”, אני איש טוב.

Por lo tanto se traduce como «seré» (o «estaré»), por ejemplo, en Éxodo 3:14. Ehyeh Asher Ehyeh literalmente se traduce como «Yo Seré El Que Seré», con las consiguientes implicaciones teológicas y místicas de la tradición judía. Sin embargo, en la mayoría de las Biblias en español, en particular, la versión Reina-Valera , la frase se traduce como «Yo Soy el que Soy».

Ehyeh-Asher-Ehyeh (a menudo contraído como YO SOY ) es uno de los Siete Nombres de Dios que tuvieron un cuidado especial por la tradición judía medieval. [ 2 ] ​ La frase también se encuentra en otra literatura religiosa del mundo, que se utiliza para describir el Ser Supremo, en general, refiriéndose de nuevo a su uso en el Éxodo.

La palabra Ehyeh es considerada por muchos estudiosos rabínicos como una derivación en primera persona del Tetragrámaton.