A Donde Huire De Tu Presencia Biblia?

A Donde Huire De Tu Presencia Biblia
¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? Si subiere a los cielos, allí estás tú; Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás. ¿A dónde podría alejarme de tu Espíritu? ¿A dónde podría huir de tu presencia? Si subiera al cielo, allí estás tú; si tendiera mi lecho en el fondo del abismo, también estás allí. ¿A dónde me iré de tu espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? Si subiera a los cielos, allí estás tú; y si en el seol hiciera mi estrado, allí tú estás. Aceptar Este sitio utiliza cookies.

¿Dónde Huire de tu presencia versiculo biblico?

Salmo 139 Salmo 139 David dice que Jehová conoce todos los pensamientos y los hechos de los hombres — David pregunta: ¿Adónde irá el hombre para huir del Espíritu y de la presencia de Jehová? — El hombre ha sido hecho asombrosa y maravillosamente. Al músico principal.

Salmo de David. 1 Oh Jehová, tú me has escudriñado y a conocido. 2 Tú has conocido mi sentar y mi levantar; a desde lejos has entendido mis pensamientos. 3 Has escudriñado mi andar y mi reposo, y todos mis caminos te son conocidos.

4 Pues aún no está la palabra en mi lengua, y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda. 5 Detrás y delante me rodeaste y sobre mí pusiste tu mano. 6 Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; elevado es, no puedo comprenderlo. 7 ¿Adónde me iré de tu a espíritu ? ¿Y adónde huiré de tu presencia? 8 Si subo a los cielos, allí estás tú; y si en el a Seol hago mi lecho, he aquí, allí estás tú.

9 Si tomo las alas del alba y habito en el extremo del mar, 10 aun allí me guiará tu mano y me asirá tu diestra. 11 Si digo: Ciertamente las tinieblas me encubrirán, aun la noche resplandecerá alrededor de mí.

12 Aun las tinieblas no encubren de ti, y la noche resplandece como el día; lo mismo te son las tinieblas que la luz. 13 Porque tú creaste mis entrañas; me formaste en el vientre de mi madre. 14 Te alabaré, porque asombrosa y maravillosamente he sido hecho; maravillosas son tus obras, y mi alma lo sabe muy bien.

15 No fueron encubiertos de ti mis huesos, cuando en oculto fui formado y entretejido en lo más profundo de la tierra. 16 Tus ojos vieron mi embrión, y en tu a libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, cuando no existía ninguna de ellas.

17 Y, ¡cuán preciosos me son, oh Dios, tus a pensamientos ! ¡Cuán grande es la suma de ellos! 18 Si los contara, serían más numerosos que la arena. Despierto y aún estoy contigo. 19 De cierto, oh Dios, a harás morir al malvado. ¡Apartaos, pues, de mí, hombres sanguinarios! 20 Porque ellos a hablan maliciosamente contra ti; tus enemigos toman en vano tu nombre.

  1. 21 ¿No odio, oh Jehová, a los que te aborrecen, y no me repugnan tus enemigos? 22 Los aborrezco con intenso odio; los tengo por enemigos;
  2. 23 Escudríñame, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos;

24 Y ve si hay camino de perversidad en mí y guíame por el camino eterno..

¿Quién reconoció que no se puede huir de Dios y dijo a donde huiré de tu presencia?

(9-9) Jonás 2. Jonás oró al Señor y fue salvado – Jonás, en este caso de desesperación, finalmente se dirigió al Señor y su oración mostró un arrepentimiento sincero. El uso que hace del vocablo “Seol”, que en hebreo significa “mundo de los espíritus” y a veces es traducido como “tumba”, es otra analogía con lo que aconteció con Cristo en su entierro.

  1. El lenguaje de la oración de Jonás (véase Jonás 2:3-5) y el lenguaje empleado por el Señor al hablarle a José Smith cuando éste estuvo encarcelado en Liberty (véase D;
  2. y C;
  3. 122:7) son semejantes, ya que ambas citas se refieren a las “puertas del infierno” que se abren;

También se puede comparar Jonás 2:9 con el lenguaje empleado en Alma 36:18. El voto de Jonás de pagar lo que había prometido fue su manera de expresar que cumpliría la misión que le fue encomendada y así “mandó Jehová al pez, y vomitó a Jonás en tierra” (véase Jonás 2:9-10).

¿Qué quiere decir el Salmo 139?

Meditemos en la grandeza de Dios porque como inmensa y grande es la naturaleza de Dios así son los atributos divinos. El Salmo 139 de David es un Salmo que muestra la grandeza de Dios, ya que nos habla de su Omnisciencia, Omnipresencia, y Omnipotencia, veamos lo que nos revela la Palabra de Dios al respecto.

2ª Crónicas 2:5  “Y la casa que tengo que edificar, ha de ser grande; porque el Dios nuestro es grande sobre todos los dioses”. Veamos lo que nos dice la Palabra de Dios con respecto a las características de nuestro Dios grande: 1.

LA OMNISCIENCIA DE DIOS Esto significa que Dios nos conoce, Él lo sabe todo. Un especialista humano no le llegará a conocer totalmente, incluso después de que usted crea haberle contado todo. Leamos ahora los versículos de este Salmo 139: 2-4 “Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme.

Has entendido desde lejos mis pensamientos. Has escudriñado mi andar y mi reposo, y todos mis caminos te son conocidos, pues aún no está la palabra en mi lengua y ya tú, Señor, la sabes toda”. Dios nos ve y conoce totalmente, tanto en lo externo como en lo más íntimo.

Por ello el salmista pudo decir, «Señor, tú me has examinado y conocido». Y los versículos 5 y 6 dicen: “Detrás y delante me rodeaste, y sobre mí pusiste tu mano. Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; ¡alto es, no lo puedo comprender!” Ahora, alguien quizás pregunte: ¿Cómo puede saber Dios esto? Bueno, yo no lo sé y David dijo que él tampoco lo sabía.

  • Dijo «Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí»;
  • Y debemos decir aquí que la omnisciencia de Dios no es algo de lo cual deberíamos tener temor, sino que en realidad tendría que ser un motivo de consuelo;

Realmente es hermoso comprobar la grandeza de su amor. Dios conocía a David, a Simón Pedro, también a Judas y estas personas le fallaron. El Señor sabía lo que Pedro iba a hacer, e incluso sabía que Judas le traicionaría. Él lo sabe todo. Por eso una buena oración sería “líbrame de toda tentación y líbrame del mal”, además recordar lo que decía Pablo: “el que crea estar firme mire que no caiga”.

  • Con la omnisciencia de Dios nadie le puede engañar a Él, no podemos mentirle, porque conoce nuestros pensamientos e intenciones;
  • De vez en cuando Dios, a pesar de saber lo que hay en nuestro corazón, nos pide acción;

Cuando a Abraham le pidió que sacrifique a su amado hijo Isaac, esperó que los pensamientos se conviertan en acción. Tal vez porque hay muchos que tienen buenos pensamientos pero nunca se trasforman en acción. Cuando nos bautizamos es acción de lo que ya pasó pero acción de lo que va a pasar! Es algo profético! También esto nos consuela y hace que podamos tener fe para orar.

  • Dios entiende y sabe todo y sin embargo nos pide que oremos;
  • También nos dice que no hagamos alarde de palabrerías inútiles, sino que con fe sepamos que antes que pidamos Él sabe todas las cosas! Mateo 6:7-8;

LA OMNIPRESENCIA DE DIOS. Y ahora pensemos esto, no importa donde vayamos, no podemos huir de Dios. Leamos los versículos que hablan de la omnipresencia de Dios: Salmo 139: 7 y 8, “¿A dónde me iré de tu espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? Si subiera a los cielos, allí estás tú; y si en el Seol hiciera mi estrado, allí tú estás”.

  1. Aquí el término Seol se refiere al reino y lo invisible y desconocido, al lugar de los muertos;
  2. Y aun allí se encuentra Dios;
  3. Y el versículo 9, dice: «Si tomara las alas del alba y habitara en el extremo del mar»;

Siempre, desde el pecado el ser humano tiene una fantasía: escaparse de Dios, huir de su presencia, pero ni siquiera viajando al espacio podría escaparse de Dios. No lo puede lograr, no puede alejarse de Él. Leamos en Salmos 139, versículos 10 al 12: “Aun allí me guiará tu mano y me asirá tu diestra.

Si dijera: Ciertamente las tinieblas me encubrirán, aun la noche resplandecerá alrededor de mí. Aun las tinieblas no encubren de ti, y la noche resplandece como el día; ¡lo mismo te son las tinieblas que la luz!” También  dice en Salmos 139: 13 “Tú formaste mis entrañas; me hiciste en el vientre de mi madre”.

Es decir que desde el momento en que somos concebidos en el vientre, en esta vida, nunca nos apartamos de la presencia de Dios. Desde la concepción hasta la muerte Él nos ha conocido y nos conocerá. Dios se encuentra en todas partes, y el ser humano es una criatura extraordinaria que goza de la atención de Dios constantemente.

Leamos ahora los versículos 15 y 16; “No fue encubierto de ti mi cuerpo, aunque en oculto fui formado y entretejido en lo más profundo de la tierra. Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar ni una de ellas”.

David dijo que antes de su cuerpo fuese formado, él era una persona. Era una persona, en el proceso de su formación en el vientre de su madre. Incluso antes de que los miembros de su cuerpo fueran formados, él era una persona. Aquí se declara que la personalidad existe en el mismo momento de la concepción.

  1. Y hay que decirlo directamente, el aborto para librarse del ser que aún no ha sido formado para encubrir un pecado o para evadir una responsabilidad constituye un crimen terrible;
  2. Muchas personas defienden muchos derechos, como los derechos de los animales por ejemplo, que está bien defenderlos, pero dicen sí al aborto! Y eso no está bien, porque en definitiva están llamando a la muerte! Éxodo 21:22-23;

Hay que valorar lo que Dios valora y es bueno dar gracias a Dios por todo, aún las posibles carencias, “Señor soy tartamudo!” dijo Moisés, y Dios le dijo: ya lo sé querido, pero anda y obedece!” 3. LA OMNIPOTENCIA DE DIOS Vamos ahora a leer los versículos 17 y 18 para considerar: «¡Cuán preciosos, Dios, me son tus pensamientos! ¡Cuán grande es la suma de ellos! Si los enumero, se multiplican más que la arena.

  1. Yo despierto y aún estoy contigo»;
  2. Dios nos ama;
  3. Y ese Dios que nos ama es omnipotente, es decir, que todo lo puede, es todopoderoso;
  4. Y dice el versículo 19: «De cierto, Dios, harás morir al impío;
  5. ¡Apartaos, pues, de mí, hombres sanguinarios!» En este Salmo se habla de los malvados y de la gente fiel, piadosa;
You might be interested:  Que Significa La Red En La Biblia?

Dios dijo que Él juzgaría a los malvados. Esto debería traernos paz y sosiego, a los malos dice la Biblia no les irá bien, y Dios se encargará de todos y de todo: Es por ello que debemos dejar todo en las manos del Señor y recordar lo que dice Deuteronomio32:35 y  Romanos 12:19.

O también Romanos 13:4, donde habla del oficial de justicia como vengador al que hace el mal. Dios tiene todo poder para hacer verdadera justicia. Pastor Guillermo Decena, Centro Familiar Cristiano Eldorado.

Prédicas en vivo los miércoles y domingos 20 horas, a través de  http://cfceldorado. org/.

¿Qué dice en Isaías 6 3?

1 El año en que murió el rey Uzías, vi yo al a Señor sentado sobre un b trono alto y exaltado, y las faldas de su manto llenaban el templo. 2 Encima de él había a serafines ; cada uno tenía seis alas: con dos cubrían sus rostros, y con dos cubrían sus pies y con dos volaban.

  1. 3 Y el uno al otro daba voces, diciendo: ¡Santo, santo, santo es Jehová de los ejércitos! ¡Toda la tierra está llena de su a gloria ! 4 Y los umbrales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se llenó de a humo;

5 Entonces dije: ¡Ay de mí que a muerto soy!, porque siendo hombre b inmundo de labios y habitando en medio de un pueblo que tiene labios inmundos, han c visto mis ojos al d Rey , a Jehová de los ejércitos. 6 Entonces voló hacia mí uno de los serafines, teniendo en su mano un a carbón encendido, tomado del altar con unas tenazas.

7 Y tocó con él sobre mi boca y dijo: He aquí que esto ha tocado tus labios, y tu iniquidad es a quitada y borrado tu pecado. 8 Después oí la voz del Señor, diciendo: ¿A quién a enviaré y quién irá por nosotros? Entonces dije: Heme aquí, envíame a mí.

9 Y él dijo: Anda y di a este pueblo: a Oíd bien, pero no b entendáis ; ved bien, pero no c comprendáis. 10 Engruesa el corazón de este pueblo, y agrava sus oídos y ciega sus ojos, no sea que vea con sus ojos, y oiga con sus oídos, y entienda con su corazón, y se convierta y sea sanado.

11 Y yo dije: ¿ a Hasta cuándo, Señor? Y respondió él: Hasta que las ciudades estén asoladas y sin habitantes, y no haya hombre en las casas, y la tierra quede desierta; 12 hasta que Jehová haya echado lejos a los hombres y haya multiplicado los lugares abandonados en medio de la tierra.

13 Pues aún quedará en ella una décima parte, y a volverá , aunque será consumida como el terebinto y como la encina, de los cuales en la tala queda el tronco; así el tronco de ella será la b simiente santa ..

¿Qué dice Proverbios 15 3?

3 Los a ojos de Jehová están en todo lugar,mirando a los malos y a los buenos. 4 La sana lengua es árbol de vida,pero la perversidad de ella es quebrantamiento de espíritu. 5 El necio menosprecia la disciplina de su padre,pero el que acepta la corrección es prudente.

¿Qué dice en Efesios 2 10?

1 Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais a muertos en vuestros delitos y pecados, 2 en los que anduvisteis en otro tiempo conforme a la corriente de este a mundo , conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de b desobediencia , 3 entre los cuales todos nosotros también vivimos en otro tiempo, andando según nuestros a deseos carnales, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos; y éramos por b naturaleza hijos de ira, también como los demás.

  • 4 Pero Dios, que es rico en a misericordia , por el gran amor con que nos amó, 5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos a dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos);
  • 6 Y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, 7 para mostrar en los siglos venideros las abundantes a riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús;

8 Porque por a gracia sois b salvos por medio de la c fe ; y esto no de vosotros, pues es d don de Dios; 9 no por obras, para que nadie a se gloríe. 10 Porque somos a hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que b anduviésemos en ellas.

  1. 11 Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión, hecha con mano en la carne; 12 y de que en aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel, y ajenos a los a convenios de la promesa, sin b esperanza y c sin Dios en el mundo;

13 Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. 14 Porque él es nuestra a paz , que de ambos pueblos hizo uno, derribando la b pared intermedia de separación, 15 a aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en b ordenanzas , para crear en sí mismo de los dos un solo y c nuevo hombre , haciendo la paz, 16 y mediante la cruz a reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades.

¿Qué es huir de la presencia de Dios?

Sin importar cuál sea la razón, huir de la presencia de Dios es: número uno, un acto de desobediencia y, dos, una salida cobarde a una situación incómoda. El Salmista lo sabía perfectamente al preguntarse: ‘¿adónde me iré de Tu Espíritu?, o ¿adónde huiré de Tu presencia?’ (Salmos 139:7 NBLH).

¿Qué dice Jeremías 23 24?

1 ¡Ay de los a pastores que destruyen y dispersan las ovejas de mi redil!, dice Jehová. 2 Por tanto, así ha dicho Jehová Dios de Israel a los pastores que apacientan mi pueblo: Vosotros habéis dispersado mis ovejas, y las espantasteis y no las habéis cuidado; he aquí, yo os castigo por la maldad de vuestras obras, dice Jehová.

  1. 3 Y yo a recogeré al b resto de mis ovejas de todas las tierras adonde las eché, y las haré volver a su redil; y crecerán y se multiplicarán;
  2. 4 Y pondré sobre ellas a pastores que las apacienten; y no temerán más, ni se espantarán, ni faltará ninguna, dice Jehová;

5 He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David un a renuevo justo, y b reinará como c Rey , el cual será prudente y hará d juicio y e justicia en la tierra. 6 En sus días será salvo Judá, e Israel habitará seguro; y este será el nombre con el cual le llamarán: Jehová , a justicia nuestra.

7 Por tanto, he aquí que vienen días, dice Jehová, en que no dirán más: Vive Jehová, que hizo subir a los hijos de Israel de la tierra de Egipto, 8 sino: Vive Jehová, que hizo subir y trajo la descendencia de la casa de Israel de la tierra del norte y de todas las tierras adonde yo los había echado; y habitarán en su propia tierra.

9 A causa de los profetas mi a corazón está quebrantado dentro de mí; todos mis huesos tiemblan; estoy como un hombre ebrio, y como un hombre a quien dominó el vino, a causa de Jehová y a causa de sus santas palabras. 10 Porque la tierra está llena de a adúlteros ; porque a causa de la maldición la tierra está de duelo; los pastizales del desierto se secaron; la senda de ellos es mala y su poderío no es recto.

  1. 11 Porque tanto el a profeta como el b sacerdote son profanos; aun en mi c casa he hallado su maldad, dice Jehová;
  2. 12 Por tanto, su camino les será como resbaladero en la oscuridad; serán empujados y caerán en él; porque yo traeré el mal sobre ellos en el año de su castigo, dice Jehová;

13 Y en los profetas de Samaria he visto desatinos; profetizaban en nombre de Baal y hacían errar a mi pueblo Israel. 14 Y en los profetas de Jerusalén he visto horrores; cometían adulterio, y andaban en mentiras y fortalecían las manos de los malvados, para que ninguno se volviese de su maldad; todos ellos son para mí como Sodoma, y sus moradores como Gomorra.

  • 15 Por tanto, así ha dicho Jehová de los ejércitos contra aquellos profetas: He aquí que yo les hago comer ajenjo y les haré beber aguas envenenadas, porque de los profetas de Jerusalén salió la a hipocresía sobre toda la tierra;

16 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: No escuchéis las palabras de los profetas que os profetizan; os conducen a lo vano; hablan a visión de su propio corazón, no de la boca de Jehová. 17 Dicen continuamente a los que me desprecian: Jehová ha dicho: Paz tendréis; y a cualquiera que anda tras la terquedad de su corazón, dicen: No vendrá mal sobre vosotros.

  1. 18 Pero, ¿quién ha estado en el consejo de Jehová, y vio y oyó su palabra? ¿Quién ha estado atento a su palabra y ha escuchado? 19 He aquí que la a tempestad de Jehová saldrá con furor; y el torbellino caerá sobre la cabeza de los malvados;

20 No se apartará el furor de Jehová hasta que lo haya hecho y hasta que haya cumplido los pensamientos de su corazón; en los postreros días lo entenderéis cabalmente. 21 Yo no a envié aquellos b profetas , pero ellos corrían; yo no les hablé, pero ellos profetizaban.

  • 22 Y si ellos hubieran estado en mi consejo, habrían hecho oír mis palabras a mi pueblo, y les habrían hecho volver de su mal camino y de la maldad de sus obras;
  • 23 ¿Soy acaso Dios solo de cerca, y no Dios de lejos?, dice Jehová;

24 ¿Se ocultará alguno, dice Jehová, en escondrijos donde yo no lo vea? ¿Acaso no a lleno yo, dice Jehová, el cielo y la tierra? 25 Yo he oído lo que aquellos profetas dijeron, profetizando mentira en mi nombre, diciendo: ¡He soñado, he soñado! 26 ¿Hasta cuándo estará esto en el corazón de los profetas que profetizan mentira, y que profetizan el engaño de su propio corazón, 27 que piensan hacer a mi pueblo olvidarse de mi nombre con sus sueños que cada uno cuenta a su compañero, como sus padres se olvidaron de mi nombre por Baal? 28 El profeta que tenga un a sueño , que cuente el sueño; y el que tenga mi palabra, que hable fielmente mi palabra.

¿Qué tiene que ver la paja con el trigo?, dice Jehová. 29 ¿No es acaso mi palabra como el fuego, dice Jehová, y como martillo que despedaza la piedra? 30 Por tanto, he aquí, yo estoy contra los profetas, dice Jehová, que hurtan mis palabras, cada uno de su prójimo.

You might be interested:  Qué Hizo Dios El Tercer Día?

31 He aquí, yo estoy contra los profetas, dice Jehová, que usan sus lenguas y dicen: Él ha dicho. 32 He aquí, yo estoy contra los que profetizan sueños mentirosos, dice Jehová, y los cuentan y hacen errar a mi pueblo con sus mentiras y con sus lisonjas, pero yo no los envié ni los mandé; y ningún provecho traerán a este pueblo, dice Jehová.

  1. 33 Y cuando te pregunte este pueblo, o el profeta o el sacerdote, diciendo: ¿Cuál es la a profecía de Jehová?, les dirás: ¿Cuál profecía? Os abandonaré, ha dicho Jehová;
  2. 34 Y al profeta, y al sacerdote o al pueblo que diga: Profecía de Jehová, yo enviaré castigo sobre tal hombre y sobre su casa;

35 Así diréis cada cual a su prójimo y cada cual a su hermano: ¿Qué ha respondido Jehová?, y, ¿qué ha hablado Jehová? 36 Y nunca más os vendrá a la memoria decir: Profecía de Jehová, porque la palabra de cada uno será su propia profecía, pues pervertisteis las a palabras del Dios viviente, de Jehová de los ejércitos, Dios nuestro.

¿Quién huia de la presencia de Dios?

Lectura Complementaria – ¿Cuánto mejor serían nuestras vidas si simplemente decidiéramos centrarnos en reunirnos con el Dios de amor eterno, vivo y activo? ¿Cómo sería buscar su consejo a lo largo de nuestros días? ¿Cómo sería vivir siendo totalmente amado, querido, liberado y lleno de su presencia? A través de Jesús se nos ha puesto a disposición más de lo que sabemos.

  • Se nos ha garantizado el acceso a la plenitud de la vida, el amor y la libertad;
  • Todo lo que se requiere de nosotros es hacer espacio en nuestros días y buscar encontrarnos con Dios más que cualquier otra cosa;

Que nosotros, como la novia de Cristo, elijamos amarlo por encima de todo. Lectura Complementaria: Salmo 16 o ve el video de el Proyecto La Biblia en Salmos ..

¿Qué dice en Salmos 22 10?

10 A ti fui encomendado desde la matriz;desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios. 11 No te alejes de mí, porque la angustia está cerca,y no hay quien ayude.

¿Quién escribió el Salmo 139 y porqué?

Los 366 nombres de DIOS – 1305 palabras | 6 páginas Este salmo nace en el corazón atribulado de David y lo compuso cuando andaba huyendo por la persecución de Saúl. El joven pastor estaba siendo humillado y perseguido, pero confío en las manos paternales del Señor.

  • .

    ¿Qué significa la palabra examinar en la Biblia?

    La etimología de examinar nos lleva al vocablo latino examināre. El término refiere a investigar o analizar algo con detenimiento. Por ejemplo: “Antes de permitir el reingreso de la gente al edificio, los ingenieros se encargarán de examinar la estructura para determinar si es segura o no” , “Voy a examinar todos los documentos y luego tomaré una decisión” , “El gobierno se comprometió a examinar el pedido de los trabajadores rurales”.

    La acción de examinar se lleva a cabo para conocer detalles o para saber con precisión características o cualidades. No es lo mismo ver un automóvil que examinarlo: una persona ve un vehículo cuando lo detecta con su visión.

    Examinar el coche en cuestión, en cambio, requiere observarlo de manera atenta, fijarse en su motor, estudiar la carrocería, etc. Si alguien se propone comprar un auto, antes de decidir la adquisición probablemente lo examine. Un examen es una herramienta que permite examinar los conocimientos o la condición de alguien.

    • Un docente le toma examen a un alumno para evaluar si estudió y asimiló determinados contenidos;
    • Un médico , por su parte, puede examinar a un paciente que dice sentirse mal para tratar de descubrir cuál es la causa de ese malestar;

    En muchos contextos, examinar es un acto que resulta imprescindible. Un investigador que pretende resolver un asesinato debe examinar la escena del crimen para recoger las pruebas que le permitan hallar al responsable, por citar un caso. Asimismo, un abogado tiene que examinar la documentación que le acerca la víctima de una estafa para determinar cuál es la mejor estrategia a seguir. Existen varios matices que diferencian la acción examinar de mirar u observar , entre otras que pueden estar relacionadas según el contexto. Como se menciona anteriormente, todo comienza con el verbo ver , que realizamos de forma involuntaria con nuestros ojos siempre que los tengamos abiertos y que haya una fuente de luz suficiente: captamos imágenes constantemente, independientemente de que las entendamos o nos interesen.

    • Por otro lado, si deseamos usar nuestra vista de manera voluntaria, entran en juego las otras dos acciones;
    • Mirar es la primera que surge luego de ver , si las agrupamos según el grado de conocimiento o comprensión necesario para realizarlas; por ejemplo: vemos un objeto que no conocemos o un texto que no podemos leer y decidimos mirarlo durante unos segundos porque nos llama la atención;

    Sin embargo, si ya contamos con algunas herramientas para entenderlo, entonces es probable que lo observemos , es decir que lo sigamos con la vista durante más tiempo y con un mayor detenimiento. En el punto más alto de esta escala llega examinar , una acción que llevamos a cabo si nos creemos capaces de hacer algo con sus resultados, para lo cual es necesario un conocimiento previo.

    En los ejemplos anteriores se habla de profesionales que examinan casos o propuestas para decidir su plan de acción, de maestros que ponen a prueba a sus alumnos para saber si han incorporado los conocimientos que les han impartido, de empresarios que evalúan las aptitudes de los postulantes a un puesto determinado y de detectives que estudian detenidamente las pistas de un caso para dar con una explicación lógica.

    Esta acción también se utiliza en el ámbito de los videojuegos de aventuras, un género en el cual es muy importante conocer en detalle los escenarios y los objetos que nos vamos encontrando a lo largo de la historia. En estos títulos, es común que el personaje principal pueda realizar una serie de acciones propias de la vida real, y «examinar» es una de las más comunes, ya que es a partir de ellas que el jugador puede decidir su siguiente paso..

    ¿Qué dice 1 de Juan 4 8?

    1 Amados, no creáis a todo a espíritu , sino b discernid entre los espíritus para saber si son de Dios; porque muchos c falsos profetas han salido al mundo. 2 En esto a conoced el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en b carne es de Dios; 3 y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, a no es de Dios ; y este es el espíritu del b anticristo , del cual vosotros habéis oído que había de venir, y que ahora ya está en el mundo.

    4 Hijitos, vosotros sois de Dios y los habéis vencido, porque el que está en vosotros es mayor que el que está en el mundo. 5 Ellos son del a mundo ; por eso hablan de lo del mundo, y el mundo los oye. 6 Nosotros somos de Dios; el que conoce a Dios, a nos oye; el que no es de Dios, no nos oye.

    En esto conocemos el b espíritu de verdad y el espíritu de c error. 7 Amados, a amémonos unos a otros, porque el b amor es de Dios. Todo aquel que ama ha c nacido de Dios y conoce a Dios. 8 El que no ama, no a conoce a Dios, porque Dios es amor. 9 En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros: en que Dios envió a su Hijo Unigénito al mundo para que a vivamos por medio de él.

    • 10 En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo en a propiciación por nuestros pecados;
    • 11 Amados, si Dios así nos ha amado, también nosotros debemos amarnos unos a otros;

    12 a Ninguno b ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros. 13 En esto conocemos que a permanecemos en él, y él en nosotros, en que nos ha dado de su Espíritu. 14 Y nosotros hemos visto y a testificamos que el Padre b ha enviado al Hijo para ser el c Salvador del mundo.

    • 15 Todo aquel que a confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios;
    • 16 Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros;
    • Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él;

    17 En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio, pues como él a es , así somos nosotros en este mundo. 18 En el a amor no hay b temor , sino que el perfecto c amor echa fuera el temor, porque el temor conlleva castigo, y el que teme, no se ha perfeccionado en el amor.

    ¿Qué dice Deuteronomio 32 4?

    1 a Escuchad , cielos, y hablaré; y oiga la tierra las palabras de mi boca. 2 Goteará como la lluvia mi doctrina; destilará como el a rocío mi b palabra , como la llovizna sobre la grama, y como las gotas sobre la hierba. 3 Porque el nombre de Jehová proclamaré.

    Engrandeced a nuestro Dios. 4 Él es la a Roca , cuya obra es b perfecta , porque todos sus caminos son justos; Es un Dios de verdad y no hay maldad en él. Es c justo y recto. 5 La corrupción no es suya; a de sus hijos es la mancha, generación torcida y perversa.

    6 ¿Así pagáis a Jehová, pueblo necio e ignorante? ¿No es él tu a padre que te creó? Él te b hizo y te estableció. 7 Acuérdate de los tiempos antiguos; considera los años de muchas generaciones; a pregunta a tu padre, y él te lo declarará; a tus ancianos, y ellos te lo dirán.

    8 Cuando el Altísimo hizo a heredar a las b naciones , cuando hizo dividir a los hijos de Adán, estableció los c límites de los pueblos según el número de los hijos de Israel. 9 Porque la porción de Jehová es su pueblo; Jacob, la parte de su heredad.

    10 Lo halló en tierra de desierto, y en yermo horrible y rugiente; lo protegió, lo cuidó, y lo guardó como a a la niña de sus ojos. 11 Como el a águila despierta su nidada, revolotea sobre sus polluelos, extiende sus alas, los toma, y los lleva sobre sus plumas.

    12 Jehová solo le guio, y no hubo con él dios extraño. 13 Lo hizo cabalgar sobre a las alturas de la tierra, y comió los frutos del campo; e hizo que sorbiese miel de la peña y aceite del duro pedernal; 14 mantequilla de vacas y leche de ovejas, con grosura de corderos y carneros de Basán; también machos cabríos, con lo mejor del trigo, y de la sangre de la a uva bebiste vino puro.

    15 Pero engordó a Jesurún , y dio coces ( b engordaste , te hiciste grueso y te cubriste de gordura); entonces dejó al Dios que lo hizo y menospreció a la c Roca de su salvación. 16 Le provocaron a celos con a dioses ajenos, y le provocaron a ira con abominaciones.

    1. 17 a Ofrecieron sacrificios a demonios, y b no a Dios ; a dioses que no habían conocido, a nuevos c dioses que hacía poco habían surgido, que no habían temido vuestros padres;
    2. 18 De la Roca que te creó te olvidaste; te has olvidado de Dios, tu a creador;
    You might be interested:  Quien Es Nicodemo En La Biblia Catolica?

    19 Y lo vio Jehová, y los desdeñó por la provocación de sus hijos y de sus hijas. 20 Y dijo: a Esconderé de ellos mi rostro; veré cuál será su fin, porque son una generación perversa, hijos b sin fe. 21 Ellos me provocaron a a celos con lo que no es Dios; me provocaron a b ira con sus vanidades; yo también los provocaré a celos con los que no son un pueblo, con nación insensata los provocaré a ira.

    • 22 Porque se ha encendido el a fuego de mi furor, y arderá hasta las profundidades del Seol; y devorará la tierra y sus frutos, y abrasará los fundamentos de los montes;
    • 23 Yo amontonaré males sobre ellos; emplearé en ellos mis saetas;

    24 Consumidos serán de hambre, y devorados de fiebre ardiente y de amarga pestilencia; diente de bestias enviaré también sobre ellos, con veneno de serpientes de la tierra. 25 Afuera desolará la a espada , y dentro de las casas el terror; tanto al joven como a la doncella, al niño de pecho como al hombre cano.

    • 26 Dije que los a esparciría , que haría cesar de entre los hombres el recuerdo de ellos, 27 si no hubiera temido la provocación del enemigo, y que entendiesen mal sus adversarios, y que dijesen: Nuestra mano a alta ha hecho todo esto y no Jehová;

    28 Porque son nación que carece de consejo, y no hay en ellos entendimiento. 29 ¡Ojalá fueran a sabios , que comprendieran esto, que entendieran su final! 30 ¿Cómo podría perseguir uno a mil, y dos hacer a huir a diez mil, si su Roca no los hubiese vendido, y Jehová no los hubiera entregado? 31 Porque la roca de ellos no es como nuestra a Roca , y aun nuestros enemigos son de ello jueces.

    32 Porque de la vid de Sodoma es la vid de ellos, y de los campos de Gomorra; las uvas de ellos son uvas ponzoñosas, racimos muy amargos tienen. 33 Veneno de serpientes es su vino, y ponzoña cruel de áspides.

    34 ¿No tengo yo esto guardado conmigo, sellado en mis tesoros? 35 Mía es la a venganza y la retribución, a su tiempo su pie resbalará, porque el día de su aflicción está cercano, y lo que les está preparado se apresura. 36 Porque Jehová a juzgará a su pueblo y por amor de sus siervos b tendrá compasión, cuando vea que la fuerza de ellos se agota y que no queda nadie, ni esclavo ni libre.

    37 Y él dirá: ¿Dónde están sus a dioses , la roca en que se refugiaban; 38 los que comían la grasa de sus sacrificios y bebían el vino de sus libaciones? ¡Que se levanten y os ayuden! Sean para vosotros refugio.

    39 Ved ahora que yo, yo a soy , y no hay dioses b conmigo ; yo c hago morir y yo hago vivir; yo hiero y yo d sano , y no hay quien pueda librar de mi mano. 40 Porque yo alzaré a los cielos mi mano y diré: a Vivo yo para siempre. 41 Si afilo mi reluciente a espada , y mi mano empuña el juicio, yo tomaré venganza de mis enemigos, y daré el pago a los que me aborrecen.

    • 42 Embriagaré de sangre mis saetas, y mi espada devorará carne: la sangre de los muertos y de los cautivos, las cabezas de los jefes del enemigo;
    • 43 Alabad, naciones, a su pueblo, porque él vengará la sangre de sus siervos, y tomará venganza de sus enemigos, y hará expiación por su tierra y por su pueblo;

    44 Y vino Moisés y recitó todas las palabras de este a cántico a oídos del pueblo, él y Josué hijo de Nun. 45 Y acabó Moisés de recitar todas estas palabras a a todo Israel , 46 y les dijo: Aplicad vuestro a corazón a todas las palabras con las que yo os amonesto hoy, para que las encomendéis a vuestros hijos, para que cuiden de poner por obra todas las palabras de esta ley.

    47 Porque no os son cosa vana, pues son vuestra vida; y por ellas prolongaréis vuestros días sobre la tierra que vais a poseer cuando paséis el Jordán. 48 Y habló Jehová a Moisés aquel mismo día, diciendo: 49 Sube a estos montes de Abarim, al monte Nebo, que está en la tierra de Moab, que está frente a Jericó, y mira la tierra de Canaán, que yo doy por heredad a los hijos de Israel.

    50 Y a morirás en el monte al cual subes y serás reunido con tu pueblo, así como murió b Aarón , tu hermano, en el monte Hor y fue reunido con su pueblo; 51 por cuanto a fuisteis infieles contra mí en medio de los hijos de Israel en las aguas de Meriba, en Cades, en el desierto de Zin, porque no me santificasteis en medio de los hijos de Israel.

    ¿Qué dice San Juan 4 24?

    24 a Dios es b Espíritu; y los que le adoran, es necesario que le adoren en espíritu y en verdad.

    ¿Qué dice Jeremías 23 24?

    1 ¡Ay de los a pastores que destruyen y dispersan las ovejas de mi redil!, dice Jehová. 2 Por tanto, así ha dicho Jehová Dios de Israel a los pastores que apacientan mi pueblo: Vosotros habéis dispersado mis ovejas, y las espantasteis y no las habéis cuidado; he aquí, yo os castigo por la maldad de vuestras obras, dice Jehová.

    1. 3 Y yo a recogeré al b resto de mis ovejas de todas las tierras adonde las eché, y las haré volver a su redil; y crecerán y se multiplicarán;
    2. 4 Y pondré sobre ellas a pastores que las apacienten; y no temerán más, ni se espantarán, ni faltará ninguna, dice Jehová;

    5 He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David un a renuevo justo, y b reinará como c Rey , el cual será prudente y hará d juicio y e justicia en la tierra. 6 En sus días será salvo Judá, e Israel habitará seguro; y este será el nombre con el cual le llamarán: Jehová , a justicia nuestra.

    7 Por tanto, he aquí que vienen días, dice Jehová, en que no dirán más: Vive Jehová, que hizo subir a los hijos de Israel de la tierra de Egipto, 8 sino: Vive Jehová, que hizo subir y trajo la descendencia de la casa de Israel de la tierra del norte y de todas las tierras adonde yo los había echado; y habitarán en su propia tierra.

    9 A causa de los profetas mi a corazón está quebrantado dentro de mí; todos mis huesos tiemblan; estoy como un hombre ebrio, y como un hombre a quien dominó el vino, a causa de Jehová y a causa de sus santas palabras. 10 Porque la tierra está llena de a adúlteros ; porque a causa de la maldición la tierra está de duelo; los pastizales del desierto se secaron; la senda de ellos es mala y su poderío no es recto.

    1. 11 Porque tanto el a profeta como el b sacerdote son profanos; aun en mi c casa he hallado su maldad, dice Jehová;
    2. 12 Por tanto, su camino les será como resbaladero en la oscuridad; serán empujados y caerán en él; porque yo traeré el mal sobre ellos en el año de su castigo, dice Jehová;

    13 Y en los profetas de Samaria he visto desatinos; profetizaban en nombre de Baal y hacían errar a mi pueblo Israel. 14 Y en los profetas de Jerusalén he visto horrores; cometían adulterio, y andaban en mentiras y fortalecían las manos de los malvados, para que ninguno se volviese de su maldad; todos ellos son para mí como Sodoma, y sus moradores como Gomorra.

    15 Por tanto, así ha dicho Jehová de los ejércitos contra aquellos profetas: He aquí que yo les hago comer ajenjo y les haré beber aguas envenenadas, porque de los profetas de Jerusalén salió la a hipocresía sobre toda la tierra.

    16 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: No escuchéis las palabras de los profetas que os profetizan; os conducen a lo vano; hablan a visión de su propio corazón, no de la boca de Jehová. 17 Dicen continuamente a los que me desprecian: Jehová ha dicho: Paz tendréis; y a cualquiera que anda tras la terquedad de su corazón, dicen: No vendrá mal sobre vosotros.

    • 18 Pero, ¿quién ha estado en el consejo de Jehová, y vio y oyó su palabra? ¿Quién ha estado atento a su palabra y ha escuchado? 19 He aquí que la a tempestad de Jehová saldrá con furor; y el torbellino caerá sobre la cabeza de los malvados;

    20 No se apartará el furor de Jehová hasta que lo haya hecho y hasta que haya cumplido los pensamientos de su corazón; en los postreros días lo entenderéis cabalmente. 21 Yo no a envié aquellos b profetas , pero ellos corrían; yo no les hablé, pero ellos profetizaban.

    • 22 Y si ellos hubieran estado en mi consejo, habrían hecho oír mis palabras a mi pueblo, y les habrían hecho volver de su mal camino y de la maldad de sus obras;
    • 23 ¿Soy acaso Dios solo de cerca, y no Dios de lejos?, dice Jehová;

    24 ¿Se ocultará alguno, dice Jehová, en escondrijos donde yo no lo vea? ¿Acaso no a lleno yo, dice Jehová, el cielo y la tierra? 25 Yo he oído lo que aquellos profetas dijeron, profetizando mentira en mi nombre, diciendo: ¡He soñado, he soñado! 26 ¿Hasta cuándo estará esto en el corazón de los profetas que profetizan mentira, y que profetizan el engaño de su propio corazón, 27 que piensan hacer a mi pueblo olvidarse de mi nombre con sus sueños que cada uno cuenta a su compañero, como sus padres se olvidaron de mi nombre por Baal? 28 El profeta que tenga un a sueño , que cuente el sueño; y el que tenga mi palabra, que hable fielmente mi palabra.

    • ¿Qué tiene que ver la paja con el trigo?, dice Jehová;
    • 29 ¿No es acaso mi palabra como el fuego, dice Jehová, y como martillo que despedaza la piedra? 30 Por tanto, he aquí, yo estoy contra los profetas, dice Jehová, que hurtan mis palabras, cada uno de su prójimo;

    31 He aquí, yo estoy contra los profetas, dice Jehová, que usan sus lenguas y dicen: Él ha dicho. 32 He aquí, yo estoy contra los que profetizan sueños mentirosos, dice Jehová, y los cuentan y hacen errar a mi pueblo con sus mentiras y con sus lisonjas, pero yo no los envié ni los mandé; y ningún provecho traerán a este pueblo, dice Jehová.

    1. 33 Y cuando te pregunte este pueblo, o el profeta o el sacerdote, diciendo: ¿Cuál es la a profecía de Jehová?, les dirás: ¿Cuál profecía? Os abandonaré, ha dicho Jehová;
    2. 34 Y al profeta, y al sacerdote o al pueblo que diga: Profecía de Jehová, yo enviaré castigo sobre tal hombre y sobre su casa;

    35 Así diréis cada cual a su prójimo y cada cual a su hermano: ¿Qué ha respondido Jehová?, y, ¿qué ha hablado Jehová? 36 Y nunca más os vendrá a la memoria decir: Profecía de Jehová, porque la palabra de cada uno será su propia profecía, pues pervertisteis las a palabras del Dios viviente, de Jehová de los ejércitos, Dios nuestro.