Qué Es El Alma Según La Biblia?

Qué Es El Alma Según La Biblia

En la Biblia [ editar ] – En la Biblia, el vocablo alma se da como traducción de la palabra hebrea (ne’•phesch [נפׁש]) y la palabra griega (psy•khe’). Por el uso que se da al vocablo en la Biblia, queda claro que el alma es la persona o el animal mismo al que se hace referencia con el término, o la vida de que disfruta la persona o el animal.

  • La ruaj , que es ‘viento’, ‘espíritu’ en hebreo, en relación a la antropología es el ‘hálito [de vida]’, aliento de la divinidad misma: cuando Yahveh inspiró sobre el hombre su soplo de vida (Génesis 2:7), este se convirtió en ser viviente. El hombre vive mientras Yahveh no retira su ruaj (Job 27,3). El término marca fuertemente la relación entre criatura y creador, la dependencia absoluta de ella hacia Él. La Ruaj recibe otros sentidos en la Biblia según los contextos.
  • La néfesch (נפש) significa “garganta”, “fauces” (2 Samuel 16:14), “el que respira” (Job 41:13, 20, 21). Néfesch viene de una raíz que significa ‘respirar’, y en un sentido literal se podría traducir como ‘un respirador ‘. Exactamente la misma expresión hebrea que se usa para la creación animal, a saber, néfesch jaiyáh (‘alma viviente’), se aplica a Adán cuando se dice que después de que Dios formó al hombre del polvo del suelo y sopló en sus narices el aliento de vida, “el hombre vino a ser alma viviente” (Gé 2:7).

    En las instrucciones que Dios dio al hombre después de crearlo, utilizó de nuevo el término néfesch para referirse a la creación animal: “Todo lo que se mueve sobre la tierra en que hay vida como alma [literalmente, en lo que hay alma viviente ( néfesch )]” (Génesis 1:30).

    A veces la palabra né•fesch se utiliza para expresar el deseo del individuo, que le llena y luego le empuja a lograr su meta. Proverbios 13:2 dice sobre los que tratan traidoramente que ‘su mismísima alma es violencia ‘, es decir, que son partidarios acérrimos de la violencia, y llegan a ser en realidad la violencia personificada -de modo que tiene que ver también con la interacción entre la mente y personalidad activa de un individuo, a saber: “la vida” (1 Samuel 26:21).

    • Además, el registro de Génesis 9:4 dice que la sangre es Alma , y en Levítico 17:11 dice que en la sangre está el alma, a causa de que cada célula viva que compone la sangre está capacitada para moverse en sí , diferenciando a los seres animales de los vegetales, que no tienen sangre ni células relacionables con ella; la sangre, cuyo movimiento celular permite la circunvolución de la respiración , muestra su característica distintiva de la Vida Animal;

    La palabra néfesch (נפש) aparece un total de 754 veces en las Escrituras Hebreas (Génesis a Malaquías) y su equivalente griego psykhḗ (ψυχή) 105 veces en las Escrituras Griegas (Mateo a Revelación) y nunca está asociada a la inmortalidad que le dan algunas corrientes religiosas, filosóficas o de otra índole.

    Pero muy notablemente, hay cientos de textos bíblicos que la asocian con la muerte; de hecho, hay 13 textos donde se menciona como “néfesch muerta” ( alma muerta ). [ 3 ] ​ Y no tienen que ver psykhḗ (ψυχή) y la palabra en latín ánima (palabras que se relacionan con el término español “animal”, [ 4 ] ​ haciendo lógica la expresión ” animal racional” para el ser humano) con la palabra espíritu (gr.

    pnéuma ). Así que el alma se define por la interacción inseparable de tres movimientos en la materia viva que lo integran: La Mente/Corazón (principio psicológico consciente-inconsciente del Yo mismo [movimiento pneumático]), la Sangre (principio del cuerpo animal o carnal [movimiento linfático]) y la Vida (principio de la actividad-hábito [movimiento dinámico]). [ 10 ] ​

  • El basar (‘carne’) es un concepto que no se opone a ruaj (‘soplo’), pero se juxtaponen. Una traducción aceptable sería ‘mi persona’, que se puede tocar, experimentar. Cuando Pablo dice “Vuestros cuerpos son templo del Espíritu (en gr. pnéuma )” (1 Cor 6,19) o bien “Ustedes son el templo” (1 Cor, 3-17), resalta el aspecto experimentable del concepto.

¿Qué es el alma de una persona?

El alma del ser humano se considera como la parte intangible que habita en el cuerpo que nos da la capacidad de pensar y de sentir, es capaz de dar vida al organismo y es la esencia inmaterial que define al individuo y a la humanidad. La doctora en Historia y Teoría del Arte Maria Konta habló sobre este tema en “Bótica Filosófica: Remedios para aliviar el alma”, una actividad virtual organizada por el Palacio de la Escuela de Medicina, a través de dos cápsulas.

La primera, dirigida a los adultos, se transmitió por Facebook Live del Palacio el 17 de septiembre, donde la experta reflexionó sobre “El alma: antes y después de su nacimiento y muerte”, y la segunda, dedicada al público infantil, transmitida el 20 de septiembre, con el tema “Resurrección y reencarnación”.

“Un cuerpo es una cárcel para el alma donde se paga por un crimen muy grave, por eso el cuerpo es pesado, tiene que dormir, digerir, excretar, contaminarse, lastimarse, enfermarse”, explicó la doctora Konta , incluso los dientes son representados como los barrotes de una ventana de esta cárcel, y el alma escapa por la boca por medio de palabras, las cuales son expresiones de lo que el alma siente.

Es por eso que el alma y el cuerpo están unidos y lo primero que detecta el alma es cada parte del cuerpo que lo contiene: “Si el cuerpo no la detuviera, el alma se escaparía por medio de palabras gastadas y primigenias, y se desvanecería en el cielo” , aseguró la doctora Konta.

En este sentido, una persona paralítica no podrá mover sus piernas, pero su alma estará intacta. Respecto a la muerte, la experta señaló que “es aquello que pasa cuando alguien no va a ningún lugar y no tiene representación”. Las religiones y diversas culturas han tratado de dar una explicación, los indios de América han hablado sobre la reencarnación, una creencia que supone que al morir, el alma de las personas empieza una nueva vida en otro cuerpo o en otro ser vivo, mientras que las religiones monoteístas expresan la idea de la resurrección, que hace referencia a la idea de que una persona puede recobrar la vida después de la muerte, la religión cristiana ocupa el término del cuerpo glorioso, pero no hace referencia al cuerpo, sino al alma.

“Nadie puede representar el más allá de la muerte, ya que ninguna persona ha podido estar ahí en realidad; en todas las representaciones religiosas sobre esto, se busca demostrar alguna cosa que nos dé seguridad, esto lo hacen inclusive las personas que no creen en ninguna religión, proyectan su futuro en alguna cosa que les haga sentir seguros”, consideró la doctora Konta.

Entra a Museo Palacio de la Escuela de Medicina – UNAM en Facebook para seguir disfrutando de más contenido cultural. Axel Torres.

¿Dónde está el alma en el cuerpo humano?

Reseña El alma está en el cerebro; radiografía de la máquina de pensar * David A. Quebradas A. ** Grupo de Filosofía de la Mente y Ciencias Cognitivas. Universidad del Valle. Cali, Colombia “…Desgraciadamente, cuando se conoce mejor el mundo, también se conoce mejor a uno mismo; y cuando uno se conoce a sí mismo, es posible que no se guste mucho…” (p.

360) Introducción El alma está en el cerebro, Radiografía de la máquina de pensar, es la materialización del magnífico trabajo periodístico realizado por Eduardo Punset con prestigiosos científicos. Este libro es producto de las diversas conversaciones que de manera exitosa presenta el autor en el escenario de Redes, su programa de televisión, donde lleva acabo la laboriosa tarea de divulgar los avances científicos, en este caso los que gravitan alrededor de la relación que existe entre el alma (mente) y el cerebro.

Ahora bien, sabiendo cuál es el eje de gravedad del libro, se debe decir que se ha de recorrer un laberinto donde la razón y, como veremos, las emociones buscan descifrar lo que en un momento fue un misterio, pero ahora es un excitante problema. De este modo el libro se compone de dos partes, la primera PERDIDOS EN EL LABERINTO y la segunda SECRETOS DEL LABERINTO, en las que el lector neófito, avanzado y demás curiosos pueden enriquecerse con las conversaciones acerca de las diversas maneras como se pensó la relación mente-cerebro, la conciencia, lo inconsciente, la función de las emociones, las alegría y desgracias de las que estas son vehículo, y muchos otros problemas que hoy hacen que distintas disciplinas converjan para logar una hipótesis a modo de solución.

Todo esto con la necesidad de no dejar por fuera ninguna ficha de este enorme rompecabezas (puzle) que constituye la naturaleza humana. Así los genes, el ambiente, el aprendizaje, la realidad, la razón, las emociones, los sentimientos, el cuerpo y la mente serán protagonistas de este laberinto que guarda al final de su recorrido, el motivo real que ha inducido por siglos al hombre a conocerse así mismo.

Perdidos en el Laberinto En esta primera parte del laberinto el autor expone como el alma (mente) se ha desplazado por el cuerpo hasta volver a su asiento, a saber, del cerebro al corazón, del corazón al hígado, al corazón y a otro parte o quizá ninguna (puesto que de las tres almas que se concibieron en la edad media, se contaba con un alma racional, cristiana, que era inmaterial), y de estos o de ningún lugar de nuevo al cerebro.

Actualmente se asume, al menos en el escenario de la neurociencia, que el cerebro es el asiento de la mente, por lo que el “dónde” ya no es una cuestión en la que haya mayor discrepancia, contrario al “Cómo”.

Sí, el ¿Cómo se encuentra organizada? ¿Cómo se desarrolla? etc. De ahí que no basta con saber qué paso desde Alcmeon de Crotona (S. V a. ), Hipócrates de Cos (470-375 a. ), René Descartes (1596-1650), Thomas Willis (1621-1675), Emanuel Kant (1724-1804), Franz Joseph Gall (1758-1828), Pierre Paul Broca (1824- 1880), Karl Wernicke (1848-1904) y otros más hasta nuestra época, sino ¿Cómo paso? y ¿Qué significo? (Para profundizar en esto ver, Polanco- Carrasco, 2009).

A principio del siglo XVII, a nadie se le hubiese ocurrido que el alma inmaterial pudiera estar situada en el cerebro. En esta medida el paso del cardiocentrismo al neurocentrismo actual se debe, en buena parte, a Thomas Willis, quien y junto a otros sabios acuñó el termino neurología, además de ser pionero en la idea de curar todas las enfermedades mentales por medio de procedimientos químicos.

Willis consideraba al cerebro y la mente como una unidad indivisible, viendo al primero como el mejor asiento para la mente y no como una glándula inútil y sin forma definida, por consiguiente su idea, en palabras de Carl Zimmer, era: “…que se podían curar todas las enfermedades mentales mediante la alteración química de la actividad cerebral.

Por ejemplo, él explicaba que un ataque epiléptico podía estar causado por un descontrol químico, como la pólvora que explota si no se mantiene ciertas condiciones en el entorno. […] una manera de razonar muy distinta a la que imperaba entonces, cuando la gente decía que los epilépticos estaban poseídos por el demonio…” (p.

23) Es por esto que Carl Zimmer, ensayista en el campo de la neuroanatomía y reconocido divulgador científico, subraya en repetidas ocasiones el trabajo pionero de Willis, a pesar de que este trabajo estuviera más cercano a la alquimia que a la ciencia formal si se le viera con los lentes del presente.

Así pues, Thomas Willis tuvo gran responsabilidad en la posterior aparición de drogas para dormir y hasta para estar despierto, y el que se haya comenzado a suponer que el mismo yo era un proceso cerebral.

Considerando lo anterior, el retorno al cerebro y el establecimiento de una posición neurocéntrica no sólo significó una reconceptualización de la relación mente-cerebro, sino también una reconceptualización de lo que cabe esperar del ser humano (naturaleza del comportamiento) y de la realidad.

En vista de que aceptar que el alma está en el cerebro, hizo que un factor tan importante en el ser humano como los es el libre albedrio, se viera altamente amenazado por el fantasma del determinismo, que severamente señala que la conciencia de la que se estaba seguro que correspondía a todo lo mental y otorgaba tanto poder a la razón para dirigir el comportamiento, no es más que una pequeña pieza de un rompecabezas que yace oculto, inconsciente.

Haciendo posible que a diferencia de los animales que sólo pueden ser fieles o infieles, los hombres puedan guardar contradicciones, ser fieles e infieles, amar a la vez que odian o viceversa. Por otro lado con respecto a la realidad las cosas son más satisfactorias, pero igualmente complejas, puesto que no es fácil comprender que el cerebro adultera y falsifica la realidad con el objetivo de la supervivencia, supliendo la información que falta por fantasías y fabulaciones, dándole un sentido coherente a una realidad que aparenta ser manipulada por los sentidos, donde la memoria almacena una historia consistente en vez de una verdadera.

  • El cerebro construye así, una realidad que se presta fiable, en tanto que vivir en un mundo donde la duda permanece constante no permitiría que el hombre se sintiera seguro;
  • De ahí, que basta una lesión en algún lugar de la corteza cerebral para afectar buena parte del sistema y perder el color (Parte Occipital), los recuerdos (Parte Temporal), el habla (Especialmente Parte Parietal y Frontal Izquierda) etc;

y hacer de la realidad un lugar incierto que amenaza la supervivencia. De este modo el desarrollo de la neurociencia, la biología evolutiva y la psicología cognitiva en las últimas tres décadas hace que se vuelva a lo que se había aprendido y es necesario cuestionar.

La psicología evolutiva surge integrando estas disciplinas y rompiendo con la tradición que asumía la mente como una tabula rasa (Tabla en Blanco), donde la función del cerebro se reducía a aprender y adquirir una cultura.

Contrario a esto enseña que el cerebro: “…es un conjunto de máquinas procesadoras de información que fueron diseñadas por selección natural para solucionar los problemas adaptativos a los que se enfrentaron nuestros ancestros cazadores-recolectores. Este sistema de maquinaria computacional es la base de nuestras aptitudes naturales: en ella radica nuestra habilidad para ver, para hablar, para enamorarnos, para temer las enfermedades, para orientarnos, entre muchos otros rasgos instintivos que solemos obviar o que, simplemente, asociamos a conceptos como la razón o la cultura…” (p.

112) Señalando, que a pesar de que “…a mucha gente le molesta la idea que la mente humana sea un producto de la evolución, porque ésta es una visión cínica que requiere que los humanos sean violentos y competitivos…” (p.

113), es necesario aprender concebir la misma mente como producto de la evolución. So pena de que “…la cultura no siempre es la causa de nuestro comportamiento, sino un reflejo del mismo…” (p. 118), en palabras de Steven Pinker: “…La cultura es el producto de la mente humana.

Las personas tienen que inventar palabras y construcciones gramaticales para que existan las lenguas, hay que inventar formas artísticas… Y, para adquirir la cultura, el ser humano tiene que interpretar constantemente lo que hacen los demás cuando están hablando, o creando arte, o cuando está dando ejemplo.

Los seres humanos no son fotocopiadoras o grabadoras de vídeo: deben interpretarlo…” (p. 119) Así hay cosas que se tienen que olvidar y que no se debían haber aprendido como la manera en que aún se entiende la naturaleza humana y la cultura. Pero antes de seguir a la segunda parte de este intrincado recorrido, huelga señalar que aún falta mucho por descubrir acerca de la estructura y funcionamiento del cerebro y la manera como los procesos cognitivos que constituyen la mente se organizan en este y con la cultura.

  • Secretos del Laberinto Esta segunda parte, en el laberinto, las conversaciones bridan las posibles claves para la construcción del puzle, que a la misma vez que es el problema que se quiere resolver, es el mapa donde esta representada la ruta para salir del laberinto;

Así, se presenta la función de las emociones y los sentimientos en la toma de decisiones, en la convivencia, pero ante todo en la supervivencia, la relación entre el lenguaje y el cerebro, y la relación existente entre los genes y el medio ambiente y el problema de la determinación o no de las enfermedades mentales.

Desde Descartes y Kant y hasta no hace mucho, la razón fría y neutra, lejos de las pasiones, era la luz que iluminaba al hombre en sus decisiones, de modo que la mente (racional) aparecía indiferente a las pasiones que tenían un carácter mecánico y entorpecían el razonamiento.

No obstante como lo demuestra el trabajo realizado con pacientes prefrontales por Antonio Damasio director del Instituto Cerebro y Creatividad y su grupo de investigadores, tal razón propia de los prefrontales que no pueden integrar la evaluación cognitiva con la información afectiva, no es nada ventajosa, en tanto que la razón fría y neutra a pesar de poder elaborar múltiples hipótesis no puede establecer una preferencia por alguna de ellas y así tomar una decisión.

  1. El no poder marcar con una emoción las hipótesis que se elaboran, hace difícil dar el punto final a la elaboración de hipótesis y que sea más que un dilema decidir por alguna de las hipótesis como lo demuestra fide-dignamente el paciente de Damasio, Elliot, quien luego de tener múltiples hipótesis para solucionar un problema decía: > (Damasio, 2003) Pero ¿Qué son las emociones y los sentimientos? ¿Cuál es el proceso? ¿Cómo se controlan? Etc;

Son preguntas que siempre habían evadido las ciencias de la mente, como la neurociencia y la ciencia cognitiva que gastaban todas sus energías en el intento de comprender los procesos cognitivos, tales como la atención, la planificación, la precepción, el lenguaje, el movimiento voluntario entre otros.

  1. Sin embargo actualmente una nueva ola de investigaciones en neurociencia cognitiva han dirigido su atención hacia las emociones y los sentimientos, y gracias a esto hoy se puede decir, de acuerdo a Damasio, que las emociones son ese conjunto de cambios fisiológicos automáticos que se desencadenan después de que un estímulo que tiene el poder de desencadenar esta reacción aparece en el medio o en la mente (i;

un recuerdo), y que los sentimiento se configura a partir del “…conjunto de estímulo/ reacción corporal/ ideas…” (p. 198), es decir los sentimientos vendrían a ser la percepción de las emociones. Y ahora bien, respondiendo a la tercera pregunta Damasio sugiere, soportándose en Spinoza, que una emoción negativa no se controla con la mera razón, que “…la mejor manera de contrarrestar una emoción negativa es tener una emoción positiva aún más fuerte…” (p.

196). Sobra resaltar que las emociones y los sentimientos son las bases para el establecimiento de vínculos afectivos como la empatía, y que estos soportan la capacidad de constituir una experiencia que permita “colocarse en los zapatos del otro”.

La desintegración de lo intelectual y lo afectivo, es una de las características principales del psicópata, que como indica Robert Hare: “…puede entrar en tu cerebro e intentar imaginar qué piensas; sin embargo, jamás podrá comprender cómo te sientes.

Es como intentar explicarle los colores aun daltónico. […] puede llegar a relacionarse social e intelectualmente, pero ven y tratan a las personas como objetos…” (p. 216) Al presente, la psicopatía es una de las enfermedades mentales que más llama la atención, en tanto que no es una enfermedad exclusivamente genética o adquirida, es una enfermedad donde es necesario ambos factores, puesto que no basta una predisposición genética que configure un hombre que no puede situarse en lugar del otro y que no pueda establecer ningún lazo afectivo, se necesita de un ambiente, un estímulo que tenga el poder de dar lugar a una función donde las emociones no subirán al escenario para evaluar el delito.

Pero sin quedarse atrás y cortando las venas de los científicos y muchos hombres más, está la depresión; si por desgracia en la lotería genética le tocara un gen denominado 5-HTT, y en la ambiental se ganara determinado ambiente, es muy probable que se deprima.

Por esto, Robert Sapolsky “…menciona que los genes determinan ciertas cosas en entornos concretos…” (p. 284), y esto vale tanto para las enfermedades mentales (depresión, psicopatía, psicosis entre otras) como para el caso de la creatividad o genialidad, sin olvidar que se es loco o genio en la medida que la sociedad lo reconozca como tal.

A fin de cuentas la depresión, la psicosis y otras enfermedades mentales, son el precio que muchos han de pagar por tener un cerebro que posee la capacidad extraordinaria para duplicar el mundo a través del lenguaje, puesto que es lenguaje, el sistema de símbolos, signos y significados que posee una estructura y unas reglas (sintaxis) que son vehículo de diversos contenidos (semántica), el que le da la capacidad al hombre de contarse una historia coherente aunque no sea verdadera.

  1. Se necesita estar más que despierto para sentir terror, para soñar, para delirar y agregarle al mundo más personajes, nuevos colores y emociones extravagantes, se necesita de una historia y ser conciente de ella, ser narrador y narratario (persona a quien se le cuenta), se necesita el lenguaje que se inscribe en la cultura, y de un cerebro que pueda ser capaz de esto;

Después de todo este recorrido, basta decir que las emociones, la razón, el lenguaje, el cuerpo, el cerebro, la mente, los genes, el medio ambiente, la cultura y saber cómo encajan todas estas fichas, son las claves para llegar al final del laberinto y encontrar el motivo por el que el hombre ha querido descifrar el problema de su naturaleza, un estado transitorio, una emoción que se desvanece en el tiempo, pero que tiene la oportunidad de aparecer una y otra vez con distintos tonos, la Felicidad.

Sí, la búsqueda de la felicidad, la ausencia de miedo, fue en todo momento el objetivo por el cual se entró en el laberinto y se ha tratado de comprender las claves para salir de este. Resta decir que El alma está en el cerebro es un apasionante recorrido, en el que el autor junto con los especialistas de la neurociencia, la psicología cognitiva y del comportamiento, logra descifrar el enmarañado laberinto que se ha atravesar para encontrar la felicidad, desde luego a partir de una radiografía de la máquina de pensar, que además de servir como mapa para salir del laberinto, es un conjunto de discusiones muy didácticas, un ejemplo para los profesionales de cómo hacer inteligible para el hombre de la calle y el aprendiz estos problemas que aparentan ser inasequibles y que evidencian que: “…Los seres humanos, en fin, somos un puzle completo en el que el significado del sistema global no se puede deducir de cada uno de sus componentes, por muy bien que los conozcamos.

Es relativamente fácil saber cuáles son las piezas; lo difícil es conseguir que encajen…” (p. 283) Referências Damasio, A. (2003). El error de Descartes. La emoción, la razón y el cerebro humano. Edit. ROMANYA/VALLS, S. Barcelona. [ Links ] Polanco-Carrasco, R.

  • (2009);
  • “Una historia artificial de la mente; en busca de su objeto”;
  • Cuad;
  • Neuropsicol;
  • 2009; 3 (1); 24 – 64 Punset, E;
  • (2008);
  • El alma está en el cerebro;
  • Radiografía de la máquina de pensar;
  • 2da;
  • Edición;
  • Punto de Lectura, S;

Madrid, España. [ Links ] Recibido: 27 Octubre 2009. Revisado: 16 Noviembre 2009. Aceptado: 1 Diciembre 2009 Agradecimientos Agradecemos de manera especial al Ph. Oscar Sierra por la lectura, corrección, sugerencias y aportes al presente trabajo. * Punset, E.

(2008). El alma está en el cerebro. Radiografía de la máquina de pensar. 2da. Edición. Punto de Lectura, S. Madrid, España. 425 Págs. ** Co-Investigador de Mentis, Grupo de Filosofía de la Mente y Ciencias Cognitivas.

Universidad del Valle. Cali, Colombia Contacto: queto87@hotmail. com ¥ Psicóloga Practicante de la Corporación Juan Bosco, Secretaria General del Grupo Estudiantil y Profesional de Psicología Univalle y miembro del comité editorial de la Revista de Psicología GEPU.

¿Qué es el alma y el espíritu?

Diferencia entre alma y espíritu –

  • El alma es inmortal, el espíritu no lo es.
  • El alma representa lo que la persona es en verdad, va más allá del cuerpo, en tanto que el espíritu es un mediador entre el cuerpo y alma.
  • El alama se relacionado con las emociones y con la vida de las demás creaturas, pero el espíritu es aquella fuerza que permite que el cuerpo funcione completamente.

¿Qué es lo que hay en el alma?

Los tres componentes del alma son la voluntad, mente, y las emociones, vamos a analizar hoy la voluntad y cómo influye este componente en todas las reacciones de mi alma.

¿Que tiene el alma?

Qué es el Alma: – Alma es la esencia inmaterial que define la individualidad y su humanidad. El alma es considerada el principio que da vida. Alma proviene del latín ánima y del griego psyché , que significa ‘alma humana’, y, en ese sentido, alma es sinónimo de psique, ‘soplo vital’ y self (el sí-mismo), pero también es sinónimo de individuo, persona o habitante. Alma es usada también para referirse a:

  • la fuerza vital de algo, como el alma del proyecto;
  • la energía o pasión con que se hace algo, como, por ejemplo, metió el gol con alma; o
  • una persona que impulsa e inspira a algo o a alguien, como, por ejemplo, Pablo fue el alma del grupo.
  • latinismos como alma mater para referirse a la Universidad.

Vea también:

  • Alma mater
  • ​Psique

El alma también se usa como sinónimo de fantasma o espíritu, por ejemplo, cuando se refiere a una alma en pena indica a un alma sin cuerpo que ronda perdida y sin descanso.

¿Cuándo nace el alma de una persona?

El magisterio católico [ editar ] – Las definiciones dogmáticas del Magisterio de la Iglesia Católica tratan principalmente de las relaciones entre alma y cuerpo. Las principales son las siguientes:

  • El hombre tiene una sola alma (ψυχή) [ 11 ] ​
  • El alma ( anima intellectiva ) existe en cada hombre como individualmente distinta y es inmortal en esta diversidad individual. [ 12 ] ​
  • El alma ( anima intellectiva ) es forma corporis por sí misma. [ 13 ] ​
  • Del papa Juan XXII : El alma puede tener la visión plena de Dios , sólo después de la muerte. [ 14 ] ​
  • El alma es creada e infundida inmediatamente por Dios en el momento de la concepción. [ 15 ] ​
  • El alma no pertenece a la substancia divina. [ 16 ] ​
  • El alma no lleva una existencia pre-corporal. [ 17 ] ​
  • El alma no tiene un origen material. [ 18 ] ​
  • Ella constituye el principio vital del hombre. [ 19 ] ​
  • Es superior al cuerpo. [ 20 ] ​
  • Su espiritualidad puede ser demostrada. [ 21 ] ​

El Concilio Vaticano II supera el esquema alma-cuerpo y habla de persona. “El hombre es uno en cuerpo y alma y transciende en su interioridad la totalidad de las cosas. ” [ 22 ] ​ El papa Juan Pablo II en alocución dominical, publicada en L’Osservatore Romano (14/01/1990), dijo que “los animales poseen un soplo vital recibido de Dios”, citando los Salmos 103 y 104, siéndoles reconocida, por tanto, el «alma sensitiva» (griego pneuma ‘soplo’, ‘aire’), sin olvidar que el vocablo «animal» proviene del latín anima (‘alma’).

¿Qué pasa con el alma después de la muerte?

Cielo e Infierno [ editar ] – El cielo , los cielos, los siete cielos, las tierras puras, Tian , Yanna , Valhalla o Tierra de Summer, son lugares religiosos, cosmológicos o trascendentes comunes donde se dice que se originan, se entronizan o viven seres como dioses , ángeles , genios , santos o ancestros venerados.

De acuerdo con las creencias de algunas religiones, los seres celestiales pueden descender a la tierra o encarnarse, y los seres terrenales pueden ascender al cielo en la vida después de la muerte, o en casos excepcionales, entrar al cielo en vida.

El cielo a menudo es descrito como el ‘lugar más alto’, el lugar más sagrado o un paraíso , en contraste con el infierno o el inframundo o ‘lugares bajos’. Es accesible universal o condicionalmente por los seres terrenales de acuerdo con diversos estándares de divinidad, bondad, piedad , fe u otras rectas virtudes o creencias o, simplemente, por la voluntad de Dios.

  1. Otros creen en la posibilidad de un cielo en la Tierra en un mundo por venir;
  2. En las religiones indias, el cielo se considera como Svarga loka;
  3. Hay siete regiones positivas a las que el alma puede ir después de la muerte y siete regiones negativas;

[ 20 ] ​ Después de completar su estancia en la región respectiva, el alma se somete al renacimiento en diferentes formas de vida de acuerdo con su karma. Este ciclo puede romperse después de que al alma alcance Moksha o Nirvana. Cualquier lugar de existencia, ya sea de humanos, almas o deidades, fuera del mundo tangible (cielo, infierno u otros) se conoce como Otro mundo.

  • El infierno, en muchas tradiciones religiosas y folclóricas , es un lugar de tormento y castigo en la vida después de la muerte;
  • Las religiones con una historia divina lineal a menudo representan al infierno como un destino eterno , mientras que las religiones con una historia cíclica a menudo representan el infierno como un período intermedio entre encarnaciones;

Típicamente, estas tradiciones ubican el infierno en otra dimensión o debajo de la superficie de la tierra y a menudo incluyen entradas al infierno desde la tierra de los vivos. Otros destinos después de la vida incluyen el purgatorio y el limbo. Las tradiciones que no conciben la vida después de la muerte como un lugar de castigo o recompensa simplemente describen el infierno como una morada de los muertos , una tumba o un lugar neutral (por ejemplo, sheol o el hades ) ubicado debajo de la superficie de la tierra.

¿Qué dice la Biblia sobre el alma después de la muerte?

Información adicional – La muerte es una parte esencial del plan de salvación del Padre Celestial (véase 2 Nefi 9:6). Para llegar a ser como nuestro Padre Eterno, tenemos que experimentar la muerte para después obtener un cuerpo perfecto y resucitado. Cuando el cuerpo físico muere, el espíritu sigue viviendo.

En el mundo de los espíritus, los espíritus de los justos son “recibidos en un estado de felicidad que se llama paraíso: un estado de descanso, un estado de paz, donde descansarán de todas sus aflicciones, y de todo cuidado y pena” (Alma 40:12).

Un lugar denominado prisión de los espíritus está reservado para “los que [han] muerto en sus pecados, sin el conocimiento de la verdad, o en transgresión por haber rechazado a los profetas” (D. y C. 138:32). A los espíritus que se encuentran en la prisión se les enseña “la fe en Dios, el arrepentimiento del pecado, el bautismo vicario para la remisión de los pecados, el don del Espíritu Santo por la imposición de las manos y todos los demás principios del evangelio que les [son] menester conocer” (D.

  1. y C;
  2. 138:33–34);
  3. Si aceptan los principios del Evangelio, se arrepienten de sus pecados y aceptan las ordenanzas efectuadas a su favor en los templos, se les permitirá entrar en el paraíso;
  4. Gracias a la expiación y a la resurrección de Jesucristo, la muerte física es sólo temporal: “Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados” (1 Corintios 15:22);

Todos resucitaremos, lo cual significa que los espíritus de todas las personas se reunirán con su cuerpo y serán “restablecido[s] a su propia y perfecta forma” y nunca más estarán sujetos a la muerte (Alma 40:23; véase también Alma 11:44–45). Véase también Expiación de Jesucristo; Paraíso; Plan de Salvación; Resurrección —Véase Leales a la fe, 2004, págs.

¿Qué diferencia hay entre el alma y el espíritu?

Espíritu, alma y cuerpo – El espíritu se diferencia del alma porque el espíritu es considerado universal , en contraste con el alma, que es individual. Según la teorización cristiana, el hombre se compone de tres elementos: el cuerpo, el alma y el espíritu.

  • En este sentido, el cuerpo es el soma o lo carnal; el alma es lo que nos imprime de personalidad individual, donde reside la imaginación, los sentimientos, la razón (mente, emoción y voluntad), y, finalmente el espíritu es la herencia divina de nuestro ser, donde reside la fe, la esperanza, la reverencia y nuestro mundo espiritual;

La introducción del Espíritu Santo representa justamente el espíritu divino y sagrado de Dios. Vea también

  • Alma
  • Espíritu Santo

¿Qué diferencia hay entre el alma y espíritu según la Biblia?

Las funciones diferentes de nuestra alma y nuestro espíritu – Ahora que hemos visto que el alma y el espíritu son diferentes, necesitamos ver que sus funciones también son diferentes. La función de nuestro espíritu , la parte más profunda de nuestro ser, está relacionada con la esfera espiritual: nos permite contactar y recibir a Dios mismo.

  1. Juan 4:24 nos muestra que nuestro espíritu puede contactar a Dios: “Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y con veracidad es necesario que adoren “;
  2. Que Dios sea Espíritu significa que Su sustancia es Espíritu;

Nuestro espíritu es la parte de nuestro ser que corresponde a Dios y tiene la capacidad de contactarlo, tener comunión con Él y adorarlo. Juan 3:6 nos muestra que nuestro espíritu tiene la capacidad de recibir a Dios: “Lo que es nacido del Espíritu, espíritu es”.

Cuando nacimos de nuevo , nacimos del Espíritu en nuestro espíritu humano, no en nuestra alma. Recibimos al Señor y Él vino a vivir en nuestro espíritu. Entonces, ¿qué de nuestra alma? Nuestra alma es quienes somos, nuestra personalidad, y está compuesta por nuestra mente, nuestra parte emotiva y nuestra voluntad.

Dios nos creó con estas facultades para que podamos expresarlo. El propósito de Dios al crear seres humanos con un espíritu y un alma era que lo recibieran en su espíritu y lo expresaran a través de su alma. Lucas 1:46-47 muestra las diferentes funciones del alma y el espíritu en la alabanza de María al Señor: “Entonces María dijo: Mi alma magnifica al Señor; y mi espíritu ha exultado en Dios mi Salvador”.

  • Magnificar significa agrandar, o expresar, algo oculto para que todos lo puedan ver;
  • La nota 1 del versículo 47 en el Nuevo Testamento Versión Recobro explica:  “Primero el espíritu de María exultó en Dios; luego su alma magnificó al Señor;

La alabanza que ofreció a Dios se inició en su espíritu y se expresó a través de su alma. Su espíritu fue lleno de gozo en Dios su Salvador, y su alma lo manifestó magnificando al Señor. Ella vivía y actuaba en su espíritu, el cual dirigía a su alma”. Así que la función de nuestro espíritu es contactar a Dios y recibir a Dios, y la función de nuestra alma es expresar a Dios.

¿Cuántos tipos de alma hay?

Según tal teoría el cuerpo humano estaría habitado por tres clases de almas : el alma concupiscible, el alma irascible y el alma racional, ubicadas respectivamente en el vientre y bajo vientre, en el pecho y en la cabeza.

¿Cómo salvar el alma según la Biblia?

Puntos destacados del artículo –

  • Los puntos claves para rescatar a almas descarriadas incluyen la santificación personal, seguir el modelo de rescate del Señor y utilizar los poderes salvadores del sacerdocio.

“No importa cuán lejos se ha apartado el ser querido, él o ella puede regresar”. —Larry W. Barkdull, escritor PROVO, UTAH Tal como el paciente padre del hijo pródigo, casi todo el mundo tiene un ser querido (un hijo, un cónyuge, un amigo o incluso uno de los padres) que se ha apartado del camino seguro del Evangelio. “Ocurre en todos lados y afecta a todos en la Iglesia”, dijo el hermano Larry W.

  • Barkdull, escritor de Utah y hombre de negocios que enseñó cómo rescatar a almas descarriadas en una serie de cuatro días durante la Semana de la Educación de la Universidad Brigham Young;
  • Los puntos claves para rescatar a almas descarriadas incluyen la importancia de la santificación personal, seguir los modelos de rescate del Señor y utilizar los poderes salvadores del sacerdocio, enseñó;

Quienes sufren por un ser querido que se ha apartado necesitan saber, primero, que siempre hay esperanza; y segundo, que hay muchas cosas que una persona puede hacer para ayudar a un alma descarriada al seguir el modelo del Señor de la santificación personal.

“No se puede quitar el albedrío a los demás, pero se puede alinear con un plan de santificación personal que ya está establecido”, dijo. El hermano Barkdull dijo que Jesucristo estableció ese modelo de santificación personal a través de Sus acciones previas al jardín de Getsemaní y la Expiación.

El Salvador fue obediente a los mandamientos. Él había demostrado caridad y prestó servicio a los demás. Tenía el espíritu de oración y observó la ley del ayuno. Había renovado Sus propios convenios al participar de la Santa Cena. Quienes sufren por un alma descarriada pueden invocar las bendiciones, para sí mismos y para otras personas, al seguir el modelo de Cristo de santificación. Quienes sufren por un alma descarriada pueden invocar las bendiciones, para sí mismos y para otras personas, al seguir el modelo de Cristo de santificación. Alma amaba a su hijo incondicionalmente sin dar apoyo incondicional a sus acciones pecaminosas. No podía quitarle el albedrío a Alma hijo, pero podía pedir a Dios que brindara a su hijo las oportunidades para que cambie. Al final, el Señor intercedió y Alma hijo cambió para siempre.

El hermano Barkdull dijo que se podía aprender mucho de Alma padre, quien siguió fielmente el modelo divino del Señor de santificación personal al ayunar y orar por su hijo descarriado, al servir a los demás y seguir los mandamientos.

“El Señor tuvo la capacidad de tender una mano y rescatar a Alma y en [aproximadamente] ocho años fue el presidente de la Iglesia”, dijo el hermano Barkdull. Las parábolas de Cristo registradas en Lucas 15 revelan otras verdades claves en el rescate de almas descarriadas.

A veces podemos tener una función activa, como se demuestra en las parábolas de la oveja perdida y la moneda de plata. Otras veces, debemos seguir el ejemplo del padre paciente y que con espíritu de oración esperó a que su hijo pródigo “vuelva en sí” y regresara a la rectitud.

No importa cuán lejos se ha apartado el ser querido, él o ella puede regresar, aseguró el hermano Barkdull. Ellos permanecen espiritualmente conectados a Dios, a los padres y a los convenios que han hecho. “Siempre existe esa influencia delicada que los hace regresar”, dijo..

¿Qué pasa con el alma después de la muerte?

Información adicional – La muerte es una parte esencial del plan de salvación del Padre Celestial (véase 2 Nefi 9:6). Para llegar a ser como nuestro Padre Eterno, tenemos que experimentar la muerte para después obtener un cuerpo perfecto y resucitado. Cuando el cuerpo físico muere, el espíritu sigue viviendo.

  1. En el mundo de los espíritus, los espíritus de los justos son “recibidos en un estado de felicidad que se llama paraíso: un estado de descanso, un estado de paz, donde descansarán de todas sus aflicciones, y de todo cuidado y pena” (Alma 40:12);

Un lugar denominado prisión de los espíritus está reservado para “los que [han] muerto en sus pecados, sin el conocimiento de la verdad, o en transgresión por haber rechazado a los profetas” (D. y C. 138:32). A los espíritus que se encuentran en la prisión se les enseña “la fe en Dios, el arrepentimiento del pecado, el bautismo vicario para la remisión de los pecados, el don del Espíritu Santo por la imposición de las manos y todos los demás principios del evangelio que les [son] menester conocer” (D.

  • y C;
  • 138:33–34);
  • Si aceptan los principios del Evangelio, se arrepienten de sus pecados y aceptan las ordenanzas efectuadas a su favor en los templos, se les permitirá entrar en el paraíso;
  • Gracias a la expiación y a la resurrección de Jesucristo, la muerte física es sólo temporal: “Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados” (1 Corintios 15:22);

Todos resucitaremos, lo cual significa que los espíritus de todas las personas se reunirán con su cuerpo y serán “restablecido[s] a su propia y perfecta forma” y nunca más estarán sujetos a la muerte (Alma 40:23; véase también Alma 11:44–45). Véase también Expiación de Jesucristo; Paraíso; Plan de Salvación; Resurrección —Véase Leales a la fe, 2004, págs.

¿Cuántos tipos de alma hay?

Según tal teoría el cuerpo humano estaría habitado por tres clases de almas : el alma concupiscible, el alma irascible y el alma racional, ubicadas respectivamente en el vientre y bajo vientre, en el pecho y en la cabeza.

¿Cómo se expresa el alma?

Gestos, figura, forma, color, todo alude a ella. Es algo así iomo el lenguaje del alma. Desde este punto de vista, la relación entre lo corporal y lo anímico podría ser señalada como la relación que existe entre un sentido y su apariencia.

¿Cuándo entra el alma en el cuerpo?

Is soul present since conception in humans? – S r. Editor : Alma es la sustancia espiritual e inmortal que informa al cuerpo y constituye la esencia del ser humano. El momento en que el alma informa al cuerpo se denomina “animación”. El debate filosófico y teológico sobre el momento de la animación ha sido uno de los temas más recurrentes en la historia de la Filosofía y de la Iglesia Católica.

Los filósofos y teólogos consideran que este debate es independiente de los conocimientos científicos de la biología y de la reproducción humana. Desde la antigüedad, en las obras de Hipócrates no se aborda este problema.

Por tanto no correspondería a la ciencia o a la medicina dilucidar el instante de la animación. Un breve recuerdo de la historia antigua nos informa que, de acuerdo con la teoría del preexistencialismo, Platón sostenía que las almas existen antes de ser infundidas en el cuerpo.

Siglos más tarde, San Agustín propuso que el alma es engendrada por el padre al mismo tiempo que el cuerpo. La teoría de la animación simultánea con el cuerpo fue propuesta formalmente por San Alberto Magno.

Otro siglo pasó antes que Santo Tomás de Aquino concluyera que la animación es sucesiva y tardía a la formación del cuerpo de cada ser humano. Estos conceptos, expuestos en su Summa teologica , predominaron en los siglos posteriores. Hasta el siglo XX los documentos pontificios consensuaron estas discrepancias estatuyendo que el alma de cada ser humano es creada por Dios e infundida en su cuerpo, ya sea en la misma concepción o en el estado embrionario.

  • Sin embargo, este debate no tenía importancia práctica en la ética de la reproducción humana que condenaba el aborto como un crimen, desde la aparición de los documentos paleocristianos del siglo I, tales como el Didaché y la Carta de Bernabé;

En efecto, aun suponiendo que la animación es tardía, ya tiene una vida humana biológicamente constatable que prepara y reclama el alma para completar la naturaleza recibida de sus padres. En el siglo II Tertuliano afirmaba: “Ya es un hombre aquel que está en camino de serlo”.

  • Este debate intelectual y platónico terminó a mediados del siglo XX con la aparición práctica de doctrinas materialistas que violaron todas las normas de protección de la vida humana prenatal;
  • Fue tarea del Papa Pío XII plantear ante los médicos y los científicos la necesidad de defender los derechos del niño antes de nacer;

En 1949, en el IV Congreso Internacional de Médicos Católicos, en Roma, se abordó a fondo el tema de la animación para aclarar la posición de la filosofía cristiana sobre la defensa de la vida desde el momento de la concepción. A pesar que el debate filosófico no debe basarse en conocimientos científicos, los médicos católicos discutieron los argumentos de los nuevos descubrimientos de la genética ante las alternativas del momento de la animación.

  1. Así mismo, se abordó el tema de la reproducción artificial de seres humanos;
  2. Las dudas sobre el momento de la animación se presentan ante la existencia de los gemelos monozigóticos, ante la partenogénesis, ante los abortos espontáneos y sus enfermedades embrionarias, ante la mola hidatiforme, y ante los casos de hemafroditismo;

Hay argumentos favorables para una u otra posición de animación simultánea o animación tardía o sucesiva. En este Congreso hubo dudas sobre si la fecundación es el sine qua non de la animación. Después de la Segunda Guerra Mundial, las organizaciones internacionales comenzaron a tomar acuerdos sobre los derechos del hombre.

  1. En 1948, la Declaración de Ginebra, de las Naciones Unidas sobre la Promesa del Médico, recobró los ideales hipocráticos, y estatuyó que el médico debía velar por el máximo respeto por la vida humana desde el momento de la concepción;

Pese a esta Declaración, veinte años después, los países europeos comenzaron a aprobar leyes de despenalización del aborto, para facilitar la introducción de nuevas técnicas para manipular la vida prenatal, violando los códigos clásicos de la ética médica.

  • La reacción médica a estas leyes del aborto legal fue encabezada por el genetista francés Jerome Lejeune, quien en 1959 había descubierto que la enfermedad de la trisomía 21, el síndrome de Down, se originaba en el momento de la concepción, cuando se redistribuían los cromosomas maternos y paternos para formar un zigoto con un nuevo ser humano, genéticamente independiente de sus progenitores;

Este ser ya era un enfermo en el momento de la fecundación. Se demostraba así que la individualidad o enfermedad de un ser humano se originaba en los primeros momentos de su vida. Era un nuevo ser, que desde el momento de ser concebido tenía grabado el mensaje completo de su genoma y la potencialidad individual para desarrollarse por su cuenta y comenzar la maravillosa aventura de su vida humana.

Basándose en este descubrimiento, Lejeune impulsó en 1973 la Declaración de los Médicos de Francia contra el aborto legal, que defendía el respeto a la vida humana desde el momento de la concepción. “En todo momento de su desarrollo el fruto de la concepción es un ser viviente, esencialmente distinto del organismo que lo acoge y lo nutre”.

“Desde la fecundación a la senectud, es el mismo ser viviente que se desarrolla, madura y muere. Sus características individuales lo hacen único, por lo tanto, irreemplazable”. Al revisar el problema del momento de la animación, Lejeune demostró que las hipótesis de San Agustín y de Alberto Magno, que el alma se inserta en el nuevo cuerpo viviente en el momento de la concepción tenían una base científica.

  1. En efecto, si un embrión está enfermo en el momento de su concepción debe ya tener una alma;
  2. Por tanto la animación debe ser instantánea, conjuntamente con la formación del cuerpo;
  3. Estas ideas de Lejeune contra el aborto fueron captadas por el Vaticano en su Declaración de 1974 sobre el aborto provocado;

Sin embargo, en esa fecha Roma no se pronunció sobre el momento de la animación y dejó la controversia secular sin respuesta. Aún más, en la Encíclica ” Evangelium Vitae ” de 25 de marzo de 1995, Juan Pablo II tampoco se pronunció sobre esta controversia.

Solamente dos años después de la muerte de Lejeune, acaecida en 1994, el Papa aceptó la idea de la animación instantánea, como un apoyo científico a su lucha contra la generalización del aborto legal en la civilización europea.

A pesar que el problema del momento de la animación es un tema de orden filosófico, uno de los argumentos esgrimidos por los teólogos para defender el derecho natural a la vida, está basado en el “dogma” de la teología genética mendeliana que estatuye que todo ser humano estructura su genoma en el período de la fecundación, cuando se unen los núcleos de los progenitores para formar un embrión con un genoma distinto.

Como la transmisión genética es semiconservadora, el nuevo ser es único en la historia de esta especie. Es en este momento que nacen los derechos humanos a la vida. De este modo, un dogma científico ha entregado a la teología un argumento básico para introducirlo en el verbo.

Se ha logrado así una conjugación vital entre la teología y la ciencia experimental para defender los derechos humanos. Después de dos mil años de controversias podemos dar respuesta fundada a la pregunta formulada al iniciar esta carta. Sí, el alma se infunde en el cuerpo humano en forma instantánea en la fecundación.