De Que Es Dios Apolo?

De Que Es Dios Apolo

Apolo, Olimpia Mark Cartwright (CC BY-NC-SA) Apolo fue un importante dios griego asociado con el arco, la música y la adivinación. Epítome de la juventud y la belleza, fuente de vida y curación, mecenas de las artes y tan brillante y poderoso como el mismo sol, Apolo fue posiblemente, el más amado de todos los dioses. Se le adoraba en Delfos y Delos, lugares que albergaban algunos de los santuarios religiosos más famosos de Grecia.

Hijo de Zeus y Leto, y hermano gemelo de Artemisa, Apolo nació en la isla de Delos (en la Teogonía de Hesíodo empuña una espada de oro). Su madre, temerosa de la venganza de la esposa de Zeus, Hera , había elegido la estéril isla de Delos como el refugio más seguro que podía encontrar.

Se dice que al probar por primera vez la ambrosía, se transformó inmediatamente de bebé a hombre. A Apolo se le dio entonces su arco, hecho por el maestro artesano del monte Olimpo, Hefesto. Al igual que otras divinidades principales, Apolo tuvo muchos hijos; quizás los más famosos sean Orfeo (que heredó las habilidades musicales de su padre y se convirtió en un virtuoso de la lira o cítara ), Asclepio (a quien le dio sus conocimientos de curación y medicina) y, según el trágico del siglo V a.

¿Qué protege el dios Apolo?

Apolo Belvedere , Roma Museos Vaticanos. Copia en mármol hecha en tiempos de Adriano de un probable original en bronce de Leocares , documentada desde 1509 en el Vaticano, donde se describía como «famoso nel mondo». [ 1 ] ​ Patrón de la salud, la belleza, la música y las bellas artes, Apolo ha servido de fuente de inspiración para artistas y oráculos.

Apolo (en griego : Ἀπόλλων, transl. Apóllōn , o Ἀπέλλων, transl. Apellōn ) es una de las deidades principales de la mitología griega , y uno de los dioses olímpicos más significativos, motivo por el cual le dedicaron una gran cantidad de templos.

Hijo de Zeus y Leto , y gemelo de Artemisa , poseía muchos atributos y funciones, y posiblemente después de Zeus fue el dios masculino más influyente y venerado de todos los de la Antigüedad clásica. Es descrito como el dios de las artes, del arco y la flecha, que amenazaba o protegía desde lo alto de los cielos, siendo identificado con la luz de la verdad.

Era temido por los otros dioses y solamente su padre y su madre podían contenerlo. Es el dios de la muerte súbita , de las plagas y enfermedades , pero también el dios de la curación y de la protección contra las fuerzas malignas.

Además, es el dios de la belleza , de la perfección , de la armonía , del equilibrio y de la razón , el iniciador de los jóvenes en el mundo de los adultos, estaba conectado a la naturaleza , a las hierbas y a los rebaños, y es protector de los pastores , marineros y arqueros.

Los orígenes de su mito son oscuros, pero en el tiempo de Homero (siglo  VIII a. ) ya era de gran importancia, siendo uno de los más citados en la Ilíada. Posteriormente la mitología romana lo incluye en el siglo V a.

, época en que le dedican el primer templo. Hacía a las personas conscientes de sus pecados y era el agente de su purificación ; presidía las leyes de la religión y las constituciones de las ciudades. Era símbolo de inspiración profética y artística , siendo el patrono del más famoso oráculo de la Antigüedad, el oráculo de Delfos , y líder de las musas.

Como jefe de las Musas inspiradoras (con el epíteto Apolo Musageta ) y director de su coro actuaba como dios patrón de la música y la poesía. Su lira se convirtió en un atributo común. Los himnos cantados en su honor recibían el nombre de peanes (Peán era su nieto, hijo de Asclepio ).

Tuvo muchos amores, especialmente con sus musas, y producto de sus andanzas tuvo alrededor de veinte hijos, aunque en ese terreno tuvo algunas desgracias. Además, tuvo una serie de amantes hombres, entre ellos Cipariso y Jacinto. [ 2 ] ​ [ 3 ] ​ Fue representado innumerables veces desde la Antigüedad, generalmente como un hombre joven, desnudo y sin barba, en la plenitud de su vigor, a veces con un manto, un arco y un carcaj de flechas, y generalmente una lira, creada por su hermano Hermes para él, y con algunos de sus animales simbólicos como la serpiente (que se utiliza en la medicina), el cuervo o el grifo.

[ 4 ] ​ En la época helenística , especialmente durante el siglo  III  a. , pasó del epíteto Apollo Helios a ser identificado por los griegos con Helios , dios del sol , y de forma parecida su hermana se equiparó con Selene , diosa de la luna.

[ Nota 1 ] ​ Actualmente, y después de un prolongado silencio de siglos, su culto es llevado a cabo por los seguidores del helenismo de Europa y América, especialmente de Grecia. [ 5 ] ​ Su mito ha sido empleado durante siglos por filósofos, artistas y otros intelectuales para la interpretación e ilustración de una variedad de aspectos de la vida humana, de la sociedad y de fenómenos de la naturaleza, y su imagen está presente en una gran variedad de formas en nuestros días.

¿Cuál es el dios del sol?

En la mitología griega Helios, el sol, era personificado como un hermoso dios coronado por una brillante aureola, el cual conducía un carro que surcaba el cielo todos los días en dirección este-oeste hasta sumergirse en el océano, haciendo su viaje de regreso por la noche.

Hesíodo, en su Teogonía, dice que era hijo de los titanes Hiperión y Tea, y por tanto hermano de Selene, la luna, y Eos, la aurora. Píndaro, por su parte, dice que Helios “engendra rayos de luz penetrantes” y que los corceles que tiran de su carro respiran fuego.

Homero dice que Helios es panoptes, es decir, “que todo lo ve”. En el canto VIII de la Odisea cuenta que Afrodita, que estaba casada con Hefesto, se acostaba en secreto con Ares, el dios de la guerra. Fue Helios, “que todo lo ve”, quien los descubrió y se lo contó a Hefesto, quien a su vez tendió una trampa a los amantes: los atrapó in fraganti con una red muy fina que tejió y los mostró, desnudos como estaban, a los demás dioses, que no podían contener la risa.

En El banquete de los eruditos, Ateneo de Naucratis dice que, cuando llegaba la noche, Helios se subía a una gran copa dorada en la que se trasladaba hasta la tierra de los etíopes, donde permanecía hasta el otro día.

No es de extrañar que Helios terminara relacionado con Apolo, el dios de la luz. Apolo era también representado con una cabellera rubia y resplandeciente. Uno de sus apodos era precisamente Febo, “brillante”. La primera asociación entre ambos dioses aparece en la tragedia Faetón de Eurípides, cuando Clímene, la madre de Faetón, lamenta que Helios, “al que también los hombres llaman Apolo”, haya matado a su hijo.

En fragmentos de filósofos como Parménides y Empédocles, o escritores como Plutarco, también aparecen ambos dioses relacionados. En realidad, el culto a Helios-Apolo no es sino la expresión griega de otros cultos solares que proliferaron en el Asia y el Mediterráneo antiguos, como es el caso del de El-Gabal en Siria y Mitra entre los persas.

Entre los romanos, se rendía culto al Sol Invictus, el “Sol Invencible”, cuya fiesta se celebraba con motivo del solsticio de invierno el 25 de diciembre, cuando, se creía, era la noche más larga y, a partir de entonces, el sol comenzaba a renacer. Esta fiesta se llamaba Dies Natalis o Nativitas, origen de nuestra palabra “Navidad”.

La fiesta del Sol Invictus coincidía con las fiestas Brumales o las Brumalia. Su nombre proviene de la palabra bruma, que en latín significa “el día más corto”, pues terminaban, también, el día 25 de diciembre.

Las Brumalia fueron instituidas nada menos que por Rómulo, fundador y primer rey de Roma. Sin embargo la reina de las fiestas romanas eran las llamadas Saturnales, en honor a Saturno, dios de la agricultura. Según la mitología romana, Saturno había gobernado el mundo en una época feliz en la que no existía el hambre, las enfermedades ni la maldad, así que en una fiesta en su honor debía ser muy alegre.

El poeta Catulo dijo que las Saturnalia eran “los mejores días” y Plinio el Joven dijo que durante ellas “toda Roma se volvía loca”. Las fiestas comenzaban con un sacrificio en el templo de Saturno, en el foro romano, y después continuaban con un banquete público, un intercambio de regalos donde especialmente los niños recibían obsequios de los mayores y terminaban con una gran fiesta que duraba siete días y comenzaba al grito de ¡Io, Saturnalia! Durante las Saturnales se comía cochinillo y se bebía más vino de la cuenta, se organizaban juegos, bacanales y bailes de máscaras, se adornaban las casas con velas y se colgaban adornos de los árboles para celebrar el regreso del verdor y de la luz.

También se liberaba temporalmente a los esclavos y se jugaba al intercambio de roles en un ambiente carnavalesco. Para recordar la época de Saturno, cuando todos éramos iguales, los amos servían a los esclavos en banquetes y éstos podrían criticar los defectos de los amos.

  • Algunos historiadores dicen que la fiesta marcaba el fin de los trabajos del campo, los cuales se detenían por el invierno, pero también marcaba el comienzo de las vacaciones escolares y judiciales, se suspendían las guerras y los negocios;

Los romanos colgaban las togas y se vestían de modo más informal. Muchos hacían paseos campestres al monte Aventino. Era el final de la oscuridad y el comienzo de un nuevo año. Las Saturnales comenzaban el 17 de diciembre y se extendían hasta el día 25, el día de la bruma, cuando empalmaban con las fiestas del Sol Invicto.

No faltó el emperador romano que supo ver en estas celebraciones una estupenda herramienta de cohesión para el vasto imperio. Si bien el culto al Sol Invicto era ya popular entre los soldados romanos, en el siglo III el emperador Heliogábalo, de origen sirio y que había sido sacerdote de El-Gabal, quiso reemplazar en Roma el culto a Zeus por el de la divinidad solar, irrespetando las antiguas tradiciones romanas y fundando una nueva religión de la que era sumo sacerdote y en cuyos excéntricos rituales obligaba a participar a muchos nobles romanos.

Esto le costó la vida, aunque no acabó con el culto solar. Más tarde, Aureliano quiso asimismo fortalecer al Sol Invicto como centro del panteón romano. Para ello hizo construir en el año 271 un imponente templo en el Campus Agrippae de Roma. También durante el reinado de Constantino fueron frecuentes las monedas con la imagen del Sol.

  • Fue bajo su reinado, como se sabe, cuando se permitió el cristianismo mediante el Edicto de Milán del año 313;
  • Ahora bien, ¿cómo se llega del culto pagano al nacimiento de Jesús? No es posible saber si antes de esa fecha los cristianos celebraban el nacimiento de Jesús, y ante la falta de noticias en el Nuevo Testamento, se tomó una antigua tradición judía que decía que los profetas morían el mismo día en que habían sido concebidos;

Se creía que Jesús había muerto un 25 de marzo, para nosotros el día de la Anunciación. Si ese día fue concebido, la cuenta para su nacimiento da, exactamente, el 25 de diciembre, el Dies Natalis, la Nativitas, el día del Sol Invicto, el astro que muere y vuelve a nacer..

¿Cuál es el animal de Apolo?

Introducción Hijo de Zeus y Leto, y hermano de Artemisa. Es uno de los dioses más importantes del panteón. Era el dios de la profecía, tal como lo demuestra el culto que recibió en Delfos, donde una pitia pronunciaba sus oráculos. En la Ilíada es llamado “flechador”, y se encarga de matar con sus flechas a los hombres, como su hermana mata a las mujeres.

  1. También es el dios de la curación, de la música y, en general, de la armonía y lo sublime, en oposición a Dioniso;
  2. Se asocia frecuentemente con el sol (Febo Apolo);
  3. Nombre y epítetos Nombre griego : Apolo Nombre romano : Apolo Epítetos : Licio, Pítico, Cintio, Délfico, Febo (Brillante), Nomio (De los pastos), Arquero divino, Destructor, Sanador, El que dispara a lo lejos, Hiperbóreo, etc;

Linaje e identidad Hijo de Zeus y Leto (Latona). Hermano de Artemisa. Es el dios de la belleza masculina ya desarrollada, pero con vigor y agilidad juveniles. Dios de las artes. Encarna a menudo el sol y la luz. Figura y atributos Uno de los hijos favoritos de Zeus, siempre respetado y admirado, incluso entre los dioses.

  • Figura: Alto, notable por “los bucles de sus cabellos negros con reflejos azulados”;
  • Desnudo;
  • Representa el ideal masculino: encantador, fuerte, valiente, inteligente;
  • Atributos: Sus atributos son la lira, el arco, las flechas, el trípode;

el ónfalos, y el sol. Sus animales son el lobo, el cisne, el gallo, el cuervo, el halcón, el delfín, el ratón, el lagarto y la víbora. Sus plantas son el Laurel (por Dafne), el jacinto, la palmera y el mirto. Suele ir acompañado de las Musas, o las Cárites.

  1. Una representación artística conocida es El Apolo Belvedere;
  2. Campos de protección Es el dios de las bellas artes, la música, las profecías, la medicina, el arte de disparar con arco, de los rebaños y pastores,etc;

Lugares de Culto Toda Grecia, sobre todo Delfos y Delos. El lugar donde se desarrolló el culto más importante al dios Apolo fue en el templo de Delfos, famoso por su oráculo. Este templo era, además, considerado el centro del mundo. Las predicciones del oráculo se realizaban sólo un día al mes, el día siete, porque era la fecha del nacimiento de Apolo.

El poco tiempo disponible y la gran asiduidad de consultantes, desde pobres gentes a reyes y héroes, motivó la ampliación de las consultas a todo el día y la existencia de varios grupos de sacerdotes para llevar a cabo las ceremonias.

Actuaciones míticas relevantes Nacimiento Cuando Hera descubrió que Leto estaba embarazada y que su marido, Zeus, era el padre, prohibió que Leto diera a luz en tierra firme, ya fuera el continente o cualquier isla del mar. Leto encontró la isla flotante de Delos, que no era el continente ni una isla fija, y dio a luz allí.

You might be interested:  Cuál Es El Signo De Juan De Dios Pantoja?

La isla estaba rodeada de cisnes. Como gesto de gratitud, Delos estaba sujeta con cuatro pilares. Más tarde la isla fue santificada a Apolo. Alternativamente, Hera secuestró a Ilitía, la diosa de los partos, para evitar que Leto diese a luz.

Los demás dioses obligaron a Hera a dejarla ir. De cualquier forma, primero nació Artemisa y éste ayudó a nacer a Apolo. Otra versión afirma que Artemisa nació un día antes que Apolo, en la isla de Ortigia, y que ayudó a Leto a cruzar el mar hasta Delos el día siguiente para dar a luz a Apolo.

Actuaciones míticas relevantes Enfrentamiento con Pitón Pitón era una terrible serpiente que vivía junto a Delfos, al pie de una fuente, aterrorizando a hombre y ganados. Apolo la mató porque perseguía a su madre por orden de Hera.

Según otra versión, Apolo acabó con ella porque, como hija de la tierra, Pitón daba oráculos y Apolo quería poner el suyo en Delfos. Personificaba el torrente que al comenzar la primavera desciende del Parnaso y se precipita en una cascada entre las rocas Nauplia e Hiampleia, saltando después por las terrazas del anfiteatro de Delfos antes de discurrir por el valle de Peistos donde, crecido por las lluvias, arrastra cuanto encuentra.

El sol del verano (Apolo) es el único que puede reducir al monstruo. Níobe Níobe, una reina de Tebas y esposa de Anfión, alardeó de su superioridad sobre Leto porque había tenido catorce hijos (los Nióbides), siete varones y siete mujeres, mientras Leto había tenido sólo dos.

Apolo mató a sus hijos mientras éstos practicaban atletismo, a pesar de sus súplicas, y Artemisa a sus hijas. Apolo y Artemisa usaron flechas envenenadas para matarlos, aunque según algunas versiones parte de los Nióbides fueron perdonados (normalmente Cloris).

  • Anfión, al ver a sus hijos muertos, se suicidió o fue asesinado por Apolo tras jurar venganza;
  • Una desolada Níobe huyó al monte Sípilo en Asia Menor y se convirtió en piedra mientras lloraba, o se suicidió;

Sus lágrimas formaron el río Aqueloo. Zeus había convertido a todos los habitantes de Tebas en piedra, por lo que nadie enterró a los Nióbides hasta el noveno día tras su muerte, cuando los propios dioses les dieron sepultura. Nacimiento de Hermes Hermes nació en el monte Cileno en Arcadia.

Su madre, Maia, había quedado secretamente embarazada de una aventura amorosa con Zeus. Maia envolvió al infante en mantas pero Hermes escapó cuando ella dormía. Hermes corrió a Tesalia, donde Apolo estaba pastoreando su ganado.

El niño Hermes robó varias de sus vacas y las llevó a una cueva en los bosques cercanos a Pilos, borrando sus huellas. En la cueva encontró una tortuga y la mató, vaciando entonces sus entrañas. Usó los intestinos de una de las vacas y el caparazón de la tortuga para hacer la primera lira.

  • Apolo se quejó a Maia de que su hijo había robado su ganado, pero Hermes ya había vuelto a las mantas en las que ella le había dejado, por lo que Maia rehusó creer las afirmaciones de Apolo;
  • Zeus intervino y dijo haber visto los hechos, y secundó a Apolo;

Entonces Hermes empezó a tocar música en la lira que había inventado. Apolo, un dios de la música, se enamoró del instrumento y ofreció permitir el intercambio del ganado por la lira. Así, Apolo se convirtió en un maestro de la lira y Hermes inventó un tipo de instrumento.

Más tarde, Apolo cambió un caduceo por una siringa de Hermes. Apolo y Admeto Como castigo, Apolo fue desterrado nueve años del Olimpo. Durante este tiempo trabajó como pastor o vaquero para el rey Admeto de Feras en Tesalia.

Puesto que Admeto era bueno con Apolo, el dios le prometió que cuando le llegase la hora de morir, permitiría que otro tomase su lugar. Entonces Admeto se enamoró de Alcestis. Sin embargo el padre de ésta, el rey Pelías, sólo le daría su permiso para casarse si Admeto montaba un carro tirado por leones, jabalíes y otros animales salvajes.

Apolo ayudó Admeto a superar esta prueba, y la pareja se casó. Cuando a Admeto le llegó la hora de morir, Alcestis decidió morir en su lugar. Heracles intervino y se permitió que ambos siguieran viviendo. Cuando pasaron los nueve años, Apolo volvió disfrazado de delfín y llevó consigo a sacerdotes cretenses para ayudar a fundar su culto en Delfos.

También bendijo a las sacerdotisas del oráculo de Delfos, haciendo de éste uno de los más famosos y certeros de Grecia. Sibila de Cumas Apolo era el dios que inspiraba las profecías de las sibilas. A la sibila de Cumas le prometió concederle un gran deseo.

La sibila cogió un puñado de arena en su mano y pidió vivir tantos años como partículas de tierra había cogido; pero se le olvidó pedir la eterna juventud, así es que con los años empezó a consumirse tanto que tuvieron que encerrarla en una jaula que colgaron del templo de Apolo en Cumas.

Vivió 9 vidas humanas de 110 años cada una. Marpesa Marpesa era hija de Eveno, a su vez hijo de Ares y Demonice. Fue pretendida por Apolo y por el mortal Idas. Zeus le concedió a la muchacha la posibilidad de elegir y ella eligió a Idas. Ambos fueron padres de Cleopatra, esposa de Meleagro.

Jacinto Joven muy hermoso amado por Apolo. Murió golpeado por un disco que había lanzado el dios mientras ambos practicaban este deporte. Apolo, apenado, hizo que de la sangre del joven brotase el jacinto.

Casandra Hija de Hécuba y Príamo; hermana gemela de Héleno. Algunas tradiciones dicen que ella y su hermano habían recibido el don de la profecía de niños, cuando unas serpientes lamieron sus ojos. Otras afirman que Apolo se había enamorado de ella y le había concedido el don de la profecía; pero, como Casandra no le correspondió, la condenó a profetizar siempre sin que nadie la creyese.

Profetizó la caída de Troya y la muerte de Agamenón y la suya propia sin ser escuchada. Fue entregada como botín de guerra a Agamenón y asesinada junto a él por Clitemnestra y Egisto. Leucotoe Apolo tuvo una aventura con una princesa mortal llamada Leucotoe, hija de Orcamo y hermana de Clitia.

Leucotoe amó a Apolo, quien se había disfrazado como la madre de Leucotoe para lograr acceder a sus aposentos. Clitia, celosa de su hermana porque quería a Apolo para sí, contó a Orcamo la verdad, traicionando las confidencias y la confianza de su hermana.

Enfurecido, Orcamo ordenó que Leucotoe fuese enterrada viva. Apolo se negó a perdonar a Clitia por traicionar a su amada, y una afligida Clitia se marchitó y lentamente murió. Apolo la transformó en una planta de incienso, o bien en un heliotropo o girasol, que sigue al sol cada día.

Cirene Apolo tuvo con Cirene un hijo llamado Aristeo, que se convirtió en el dios patrón del ganado, los árboles frutales, la caza, la agricultura y la apicultura. También fue un héroe de la cultura que enseñó a la humanidad las técnicas de la ganadería lechera y el uso de redes y trampas en la caza, así como el cultivo de los olivos.

Cipariso Hijo del rey Télefo de Misia, fue amado por Apolo. Solía ir acompañado de un ciervo y, cuando lo mató por equivocación durante una cacería, los dioses lo transformaron en ciprés, árbol de la tristeza.

Castalia Castalia era una ninfa a quien Apolo amaba. Castalia huyó de él y se zambulló en la fuente que había en Delfos al pie de monte Parnaso, que desde entonces se llama fuente de Castalia. El agua de esta fuente era sagrada: se usaba para limpiar los tempos de Delfos y tambié inspiraba a los poetas.

Coronis Coronis, hija de Flegias, rey de los Lapitas, fue otra de las amantes de Apolo. Embarazada de Asclepio, Coronis se enamoró de Isquis, hijo de Élato. Un cuervo informó a Apolo de esta aventura, y éste decidió enviar a su hermana Artemisa a matar a Coronis.

Apolo rescató sin embargo al bebé y se lo dio al centauro Quirón para que lo criase. Flegias se enfureció e incendió el templo de Apolo en Delfos, por lo que Apolo le mató. Hécuba Con Hécuba, la esposa del rey Príamo de Troya, Apolo tuvo un hijo llamado Troilo.

Un oráculo proferizó que Troya no sería derrotada siempre que Troilo llegase a cumplir los veinte años de vida. Troilo y su hermana Polixena cayeron en una emboscada y fueron asesinados por Aquiles. Dafne Ninfa, hija del río Peneo.

Amada por Apolo, para escapar de él pidió ayuda a los dioses y éstos la transformaron en laurel. El laurel era en la Antigüedad una planta asociada al culto de Apolo. Acanto Uno de sus otros romances fue con Acanto, el espíritu del árbol de acanto. Tras su muerte, fue transformado por Apolo en una hierba amante del sol y su afligida hermana, Acanta, fue convertida en jilguero por los demás dioses.

Marsias Marsias es el más famoso de los sátiros. Su leyenda cuenta que Atenea inventó la flauta doble, pero al verse reflejada en la corriente de un río mientras la tocaba, decidió abandonarla porque tocarla le afeaba el rostro.

Marsias recogió la flauta y comenzó a tocarla. En una ocasión, entró en competición con Apolo, tañedor de lira. El dios venció la competición y desolló a Marsias colgado de un árbol. Pan En una ocasión Pan tuvo la audacia de comparar su música con la de Apolo, y de retar a éste, el dios de la lira, a una prueba de habilidad.

  1. Tmolo, el dios montaña, fue elegido árbitro;
  2. Pan sopló sus flautas, y con su rústica melodía dio gran satisfacción a él mismo y a su ferviente seguidor, Midas, que estaba presente;
  3. Entonces Apolo pulsó las cuerdas de su lira;

Tmolo inmediatamente declaró vencedor a Apolo, y todos salvo Midas estuvieron de acuerdo. Éste disintió, y cuestionó la justicia del fallo. Apolo no quiso volver a sufrir tan depravado par de oídos, e hizo que se le convirtieran en orejas de burro..

¿Quién mató al dios Apolo?

Aún vive feliz en el olimpo. Nadie mató a Apolo, el dios griego.

¿Qué tipo de dios eres según tu signo?

Qué dios griego te corresponde – Por otro lado, si eres del signo Géminis, tu dios griego correspondiente es Hermes, el cual es considerado el más inquieto y travieso, pues le gusta explorar nuevos lugares; si eres del signo Cáncer, tu dios griego es Artemis, el cual refiere a la protección de la naturaleza y los animales.

¿Por qué castigaron a Apolo?

– La mitología griega como invento de los hombres El monte Olimpo es la montaña más alta de Grecia, donde el pueblo griego de la antigüedad clásica pensaba  que en su cumbre moraban los dioses presididos por Zeus -el padre de los dioses-. Estos dioses se entremezclaban, con relativa frecuencia, con los humanos y compartían los defectos y las virtudes de éstos, por cierto, más los defectos que las virtudes.

De ahí, que, no nos deba de resultar extraño que estos dioses, a pesar de su condición divina, actuaran como humanos y cometieran los mismos delitos que cometían los hombres en el mundo terrenal, incluso en mayor número y gravedad, pues la condición divina les facilitaba, como tendremos ocasión de comprobar, dicha comisión, ya que su status de divinidad  les permitía adoptar las formas, que buenamente quisiesen y explotar esa habilidad para sus escarceos amorosos.

Así, se disfrazaban de caballo, de toro, de ave, de carnero o de delfín etc. , para seducir a sus múltiples e indefensas víctimas femeninas -para los dioses todo era posible-. Los dioses del Olimpo cometieron todo tipo de delitos: robos, violaciones, incestos, asesinatos, raptos, secuestros y así hasta un largo etcétera, algunos de los delitos bastante brutales y horrendos.

Sin embargo, en algunos casos, esta actividad delictiva se consideraba parte del status que proporcionaba la condición divina, pues tanto las relaciones entre las propias deidades de uno y otro sexo, como las que mantenían los dioses con los simples mortales solían incluir el incesto, la seducción y/o la violación de la mujer que deseaban poseer, como algo natural y cotidiano.

En este breve artículo quiero relatar aquellos delitos que la mitología griega atribuye a algunas de sus dioses más importantes y las consecuencias que tuvieran para algunos de ellos. II. – La actividad delictiva de las deidades del Olimpo Empezamos el relato de la actividad delictiva de los dioses griegos por el mismo padre de las deidades del Olimpo -el inefable Zeus-, que no por ser el rey de los dioses -el dios supremo- dio, precisamente, buen ejemplo a las demás deidades de decencia y honestidad en su comportamiento, antes al contrario, fue uno de los más facinerosos y crueles, que violó, raptó, torturó y asesinó.

Fue un adúltero irredento, aunque no es de extrañar, siendo hijo de un padre, que se comía a sus  retoños recién nacidos. El padre del dios Zeus -el titán Cronos- fue un criminal, que cometió el delito de asesinato  con sus propios hijos, además de actos de canibalismo.

Cronos, devoraba a sus hijos recién nacidos -Hestía, Deméter, Hera, Hades y Poseidón-  para evitar que se cumpliera el presagio de que uno de ellos le arrebataría el poder. Su hijo Zeus fue salvado de la muerte por su madre Rea, huyendo a la isla de Creta para tener el parto, regresando después para simular otro parto y darle a Cronos un envoltorio, aparentado entregarle a su hijo Zeus para que lo devorara, cuando en realidad se trataba de una piedra, que Cronos  engulló engañado.

  • Cuando Zeus se hizo adulto, su madre Rea dio un brebaje a Cronos para que vomitase a sus hijos -esto es cosa de dioses y nada es imposible-;
  • Zeus, ayudado por sus hermanos liberados, por los Cíclopes y por los Hecatónquiros o Centímanos, derrocó a su padre Cronos y con él al viejo orden representado por los Titanes;

El instinto devorador del Titán Cronos lo debió heredar Zeus, pues no dudó en comerse a su primera esposa Metis, justo antes de nacer el retoño que ambos esperaban; cuando el dios se enteró de que el hijo que esperaba de Metis sería un varón y que reinaría sobre todos sus hijos.

  1. El dios Zeus cometió otros muchos crímenes, como raptos, violaciones, delitos de incesto etc;
  2. , pues  fue un dios que se caracterizó, precisamente, por ser protagonista de múltiples aventuras y devaneos amorosos, tanto con diosas como con mujeres mortales y, no sólo con mujeres, sino también con hombres;

Para su unión con la deidad Hera, que por cierto era su hermana, Zeus se disfrazó de cuclillo asustado por el mal tiempo. La deidad Hera lo recoge y lo cubre con su ropa, momento en que Zeus aprovecha para recobrar su figura original e intentar forzar a la diosa.

  1. Ésta pide que la respete y Zeus le promete que la hará su esposa;
  2. Este matrimonio de Zeus con Hera perdurará para siempre, aunque los devaneos amorosos del dios promiscuo lo pondrán en peligro en reiteradas ocasiones;
You might be interested:  Quién Creó A Dios?

El dios Zeus aprovecha, con frecuencia, su capacidad para transformarse en cualquier cosa con el objetivo de seducir a sus “víctimas femeninas indefensas”; lo hace con la mortal Europa hija de los reyes de Sidón y Tiro. Zeus enamorado de la muchacha, se presentó ante ella transformado en un hermoso toro blanco, mientras Europa jugaba en la playa.

Cuando la muchacha se acerca a acariciarlo y lo monta, el animal emprende una veloz huida a través del mar hasta llegar a Creta. Zeus rapta a la joven Europa y la convierte en su esposa. No es este el único rapto que comente el dios Zeus para satisfacer sus instintos libidinosos, pues lo mismo hizo con Egina, hija del dios-rio Asopo,  que raptada por Zeus se la llevó a la isla de Enone.

La isla cambió su nombre y a partir de este momento fue llamada Egina. Hasta en lluvia dorada se transformó el dios Zeus para seducir a Dánae, hija de Acrisio y Eurídice, soberanos de Argos. La muchacha había sido encerrada por su padre para evitar que tuviese descendencia, pues un oráculo le había vaticinado que moriría a manos de su nieto.

Zeus se introdujo en los aposentos de la joven, en forma de lluvia dorada, y juntos engendraron a Perseo. Incluso, en una ocasión Zeus se hizo pasar por el novio de Alcmena, hija de Electrión, rey de Micenas, con el que iba a casarse, un tal Anfitrión; para poseer a ésta bajo este engaño.

Los amores del dios Zeus no fueron solamente con mujeres, también los tuvo con hombres, como es el caso del amor que el dios mantuvo con el joven Ganímedes. Un joven de extraordinaria belleza del que Zeus se enamoró y raptó convertido en águila. Se lo llevó al Olimpo, donde Ganimedes se convirtió en el escanciador del néctar de los dioses.

Zeus, además de sus múltiples delitos, también fue un dios cruel, sino que se lo digan a su propio hijo Tántalo, a quien engendró con la oceánide Pluto, hija de Cronos. Tántalo era el rey de Frígia, muy apreciado por los dioses, que hasta lo invitaban a participar de los festejos que celebraban en su morada del Olimpo, sin ser conscientes de que Tántalo aprovechaba esa confianza para chismorrear secretos de los dioses y hasta  para robarles su propia  comida y bebida: el néctar y la ambrosía -bebida y alimento de dioses- para repartirlos entre sus amigos.

Sin embargo, lo que agotó la paciencia de Zeus con su hijo Tántalo y motivó el castigo de éste, fue que siendo en una ocasión los dioses sus huéspedes en su Palacio real de Frígia , les invitó a un fastuoso banquete en el que pretendió engañar a sus divinos comensales ofreciéndoles carne humana de su propio hijo Pélope, al que descuartizó y tras  cocer sus miembros los sirvió a sus invitados presentándolo como un plato exótico.

  • Por este y otros delitos cometidos por Tántalo, el dios Zeus lo mató, aplastándolo con una roca que pendía del monte Sípilo;
  • Pero el castigo no terminó en eso, después de muerto, Tántalo fue eternamente torturado en el Tártaro -el infierno- con el castigo, que en la mitología griega se conoce como ” el suplicio de Tántalo “, que consistía en estar en un lago con el agua a la altura de la barbilla , bajo un árbol de ramas bajas repletas de frutas;

Cada vez que Tántalo, desesperado por el hambre o la sed, intenta tomar una fruta o sorber algo de agua, éstos se retiran inmediatamente de su alcance. Otra crueldad semejante fue la que cometió el dios Zeus contra Prometeo, hijo de Jápeto y de  la oeánide Asia, cuando éste con la complicidad de Atenea, entró en el Olimpo y robó el fuego a los dioses para entregárselo a la Humanidad; Zeus como castigo le encadenó en las montañas del Cáucaso, donde todos los días un águila le devorara el hígado, que por la noche le volvía a crecer, de tal forma que el castigo no tenía fin.

Los hermanos de Zeus no se quedaron atrás en su carrera delictiva, pues Poseidón, dios de los mares, al igual que su hermano Zeus sedujo y forzó a numerosas diosas, ninfas y mujeres mortales, con ellas tuvo incontables descendientes; el infame cíclope Polifemo era hijo suyo y además se le atribuye, también, la paternidad del gran héroe Teseo.

Entre los delitos cometidos por Poseidón, podemos referir, entre otros, los siguientes: violó a Céneo, que en su origen fue una doncella llamada Cene o Cenis y era hija de Élato. De joven fue secuestrada por Poseidón y posteriormente violada por este dios.

  • Como consuelo, éste le concedió un deseo, que no fue otro que convertirla en un hombre invulnerable;
  • Poseidón también violó a Medusa en un templo consagrado a Atenea y, también, violó a su propia hermana Deméter a quien persiguió, una vez que ésta rechazó sus pretensiones y huyó transformándose en una yegua para poder esconderse en un rebaño de caballos, pero Poseidón advirtió el engaño, se convirtió en un semental y la violó;

El incesto de Peseidón llegó incluso a su abuela  Gaya con la que  concibió al gigante Anteo. Otra víctima de la lujuria de Poseidón fue la bella princesa Córnix, que escapó del dios en el último momento cuando Atenea la trasformó en un cuervo. El otro  hermano de Zeus, el dios  Hades -dios de los infiernos- también hizo de las suyas con las mujeres, empezando por la que sería su esposa a la fuerza -Perséfone- de la que  enamoró, que por cierto, era su sobrina, y un día la raptó.

Se cuenta que la joven fue raptada con la complicidad de su propio padre, el dios Zeus, mientras se encontraba en los campos de Nisa, cogiendo flores en compañía de sus amigas, las ninfas Atenea y Artemisa, que eran sus hermanas de padre.

En ese momento, se abrió la tierra y por la grieta salió Hades que tomó a Perséfone y se la llevó (no nos puede extrañar que ninguna mujer quisiera acompañar, voluntariamente, al dios Hades a su infernal morada). Perséfone se convertiría, a la fuerza, en la reina de los infiernos y de los muertos.

  1. Según Ovidio, Hades persiguió y amó intensamente a la preciosa ninfa infernal Mente a la que transformó en una planta llamada menta para que su esposa Perséfone no tomara represalias contra la ninfa;
  2. De forma similar, la ninfa Leuce, a quien también había violado, fue metamorfoseada tras su muerte natural por Hades en un álamo blanco;

En cualquier caso, podemos afirmar que el dios Hares no era tan cruel como su hermano Zeus, aunque en una ocasión no dudó en secuestrar  a Teseo y Pirítoo, que fingiendo darles hospitalidad, les preparó un banquete. Cuando la pareja se sentó, unas serpientes se enroscaron en torno a sus pies, atrapándolos.

  • Teseo fue finalmente rescatado por Heracles;
  • Ahora bien, sí que Hades fue un dios despiadado, que no permitió a ninguno de sus súbditos volver a la tierra, entre los vivos;
  • Sólo mostró clemencia una vez, cuando permitió a Orfeo, un gran intérprete musical, que éste se llevase a su esposa Eurídice de vuelta al mundo de los vivos con la condición de que ella caminase tras él y él nunca intentase mirarla a la cara hasta que estuviesen en la superficie;

Orfeo accedió, pero, cediendo a la tentación de mirar atrás, fracasó y volvió a perder a Eurídice, con quien sólo se reuniría tras su muerte. Este mito tiene una tremenda similitud con la historia de la mujer de Lot que narra la biblia en el libro del Génesis (Gen 19: 26).

  1. Tampoco los múltiples hijos que el promiscuo dios Zeus engendró, estuvieron a la zaga de su padre en la carrera delictiva;
  2. Algunos de ellos destacaron como  contumaces delincuentes, tal es el caso del dios Apolo, hijo de Zeus y Leto y hermano gemelo de Artemisa, a los que parió su madre en la isla de Delos, donde se había refugiado de la ira de Hera, que descubrió que Leto estaba embarazada y que su marido, Zeus, era el padre;

El dios Apolo, que poseía múltiples atributos como ser el dios de la belleza, de la perfección, de la armonía, del equilibrio y de la razón, hasta tal punto que, posiblemente, después de Zeus fuera el dios más influyente y venerado de todos los de la antigüedad clásica; protector de la música y la poesía, del canto y de la danza; pues a pesar de sus muchos valores y virtudes, también cometió horrendos delitos.

El dios Apolo dio a Orestes, a través del oráculo de Delfos, la orden de matar a su madre, Clitemnestra, y al amante de ésta, Egisto, que reinaron en Micenas. Orestes fue ferozmente castigado por este crimen por las Erinias, quienes le persiguieron incansablemente hasta hacerle pedir la intercesión de Atenea, quien decretó que fuese juzgado por un jurado de sus iguales, con Apolo como defensor.

De esta manera se preservaba la tradición ateniense de administrar justicia a través de un jurado El dios Apolo violó a Dríope, que era pastora y cuidaba los rebaños de su padre cerca del monte Eta. Apolo la vio un día bailando en medio de los coros y se enamoró de ella, acercándose a la muchacha transformado en tortuga.

La joven se puso a jugar sobre sus rodillas con la tortuga como si fuera una pelota, momento que Apolo aprovechó para adoptar la figura de un serpiente y unirse a ella. Algo parecido hizo con una princesa mortal llamada Leucótoe, hija de Órcano y hermana de Clitia; el dios Apolo se disfrazó como la madre de Leucótoe para lograr acceder a sus aposentos.

Por cierto, pese a los atributos que hacían de Apolo un dios muy atractivo, le rechazaron muchas mujeres, como Casandra, hija de Hécuba y Príamo, también le rechazó la ninfa Dafne, que para escapar de él pidió ayuda a los dioses y éstos la transformaron en laurel y también la joven Castalia, que huyó del dios y se zambulló en la fuente que había en Delfos al pie del monte Parnaso.

  • Parece ser que el dios Apolo tuvo más fortuna con los hombres, pues tuvo como amante a Jacinto, un joven muy hermoso que murió golpeado por un disco que había lanzado el dios mientras ambos practicaban este deporte;

Apolo, apenado, hizo que de la sangre del joven brotase la flor del Jacinto. Otro amante masculino del dios Apolo fue Cipariso, hijo del rey Télefo de Misia, que solía ir acompañado de un ciervo, regalo del propio dios Apolo y, cuando Cipariso mató al ciervo accidentalmente durante una cacería, pidió a Apolo que hiciera que sus lágrimas rodasen eternamente.

  1. Apolo accedió a la petición, transformando a Cipariso en un ciprés, del que se dice que es un árbol representativo de la tristeza, porque su savia forma gotitas en el tronco que asemejan lágrimas;
  2. También Apolo cometió algún que otro asesinato, pues  mató uno a uno a los siete hijos de Níobe, esposa de Anfión, rey de Tebas, solamente porque Niobe presumía de ser más fértil que Leto, la madre de Apolo;

También mató a Coronea, que era su amada, pero que compartía lecho además con un apuesto joven de Tesalia. Esta aventura de Coronea era ocultada a los dioses y a los mortales excepto a los cuervos, que hasta ese momento eran tan blancos como la nieve. Cuando una de estas aves observó aquella situación de deslealtad hacia Apolo, voló tan rápido como pudo para contárselo.

  • Apolo en un arrebato de ira decidió matar a Coronea con una ráfaga de flechas;
  • Coronea antes de morir pudo decirle a Apolo que dentro de su vientre llevaba un hijo suyo;
  • Apolo desesperado y enfurecido con su actitud de arrebato y con el ave que le había transmitido la mala noticia, decidió cambiarle el plumaje a todos los cuervos y éstos se convirtieron en aves de color negro;

Apolo fue castigado por sus actos de violencia con el destierro durante nueve años del Olimpo. En este tiempo trabajó como pastor para el rey Admeto de Feras en Tesalia. También, estuvo sirviendo al rey Laomedonte en la construcción de las enormes murallas alrededor de la ciudad de Troya.

Pero la actividad delictiva de los dioses del Olimpo no estuvo sólo en manos del género masculino, también las diosas cometieron actos  criminales   -no iban a ser menos- así ocurrió con Artemisa, la hermana melliza de Apolo y diosa cazadora.

Como joven virgen, Artemisa despertó el interés de muchos dioses y hombres, pero ninguno de ellos logró ganar su corazón, a excepción de su compañero de caza Orión, quien murió accidentalmente a manos de la propia diosa. Artemisa era una diosa muy vengativa y propicia a la cólera, mató a las siete hijas de Níobe, la reina de Tebas y esposa de Anfión, porque ésta alardeó de su superioridad sobre Leto, porque había tenido catorce hijos (los Nióbides), siete varones y siete mujeres (a los varones los mató Apolo, como ya hemos dicho).

Artemisa mató también a Quione hija de Dedalión por su orgullo y vanidad atravesándole la lengua con una lanza, que le produjo una herida de la que moriría poco después, porque  Quíone, envanecida por su hermosura, tuvo la osadía de despreciar a Artemisa.

Otra de las víctimas importantes de Artemisa fue la ninfa Calisto, a la que mató por orden de Hera (esposa de Zeus), quien quería castigarla por haberse dejado seducir por Zeus, como si la culpable fuese la seducida y no quien la sedujo. También mató a Acteón, un célebre cazador iniciado en este arte por el centauro Quirón, tras transformarle en un ciervo, hizo que los propios perros de Acteón, lo hicieron pedazos y devoraran sus carnes y, ello, porque Acteón la vio desnuda mientras se bañaba en los bosques cercanos a la ciudad beocia de Orcómeno.

Se ve que las diosas eran muy celosas de su intimidad, pues hasta las dulces y gráciles ninfas mataron a flechazos y puñaladas a Leucipo, hijo de Enómao rey de Pisa, porque disfrazado de mujer se metió al río Ladón a bañarse con ellas y descubierta su condición de hombre, despertó la ira del grupo, cometiendo en su persona un asesinato.

Otra diosa que tampoco se quedó corta en su actividad delictiva fue Atenea la diosa de la guerra, civilización, sabiduría, estrategia, de las artes, de la justicia y de la habilidad, la hija favorita de Zeus, nacida de su frente completamente armada después de que éste se tragase a Metis.

Esta diosa mató a los Gigantes Palante y Encélado. Una vez desollado el primero, se hizo una coraza con su piel; respecto al segundo, lo persiguió hasta Sicilia, donde lo inmovilizó arrojándole encima toda la isla.

También castigó a Tiresias, quien la sorprendió bañándose desnuda, dejándolo ciego. La madre de éste, Cariclo, le suplicó que deshiciera la maldición, pero ello era imposible, por lo que Atenea concedió a Tiresias el don de la profecía y éste se convirtió en un famoso adivino.

You might be interested:  Que Llevaban Los Reyes Magos A Jesús?

Atenea era una diosa tremendamente vanidosa que no soportaba que nadie le hiciera sombra, como diosa de las artes y los oficios se la vinculaba al arte del hilado y el bordado. En una ocasión, una joven mortal originada de Lidia, llamada Arácnea, tuvo la osadía de desafiar a la diosa hilandera, y llegó a proponer un torneo con ella, la diosa herida en su amor propio por las pretensiones de Arácnea, hizo trizas su maravillosa labor y transformó a su rival en una vulgar araña.

Atenea también, injustamente, convirtió a la joven y hermosa Medusa hija del dios marino Forcis y el monstruo acuático Ceto (la única mortal de las tres gorgonas) en un monstruo con los cabellos de serpientes y con una mirada aterradora, que era capaz de convertir en piedra a cualquiera que se cruzara en su camino y, todo porque la joven tuvo la desgracia de ser violada en su tempo por el dios Poseidón, lo que Atenea consideró una profanación, como si la joven Medusa hubiera sido la culpable y no la víctima.

III. – Algunas valoraciones Sobre este pequeño repaso que hemos hecho por la carrera delictiva de algunas de las deidades más importantes del Olimpo, podemos hacer algunas valoraciones: La primera, como hemos podido comprobar, cometen delitos todas las deidades, tanto los dioses, como las diosas y, mientras más importante es la deidad más delitos comete ésta.

Bien es cierto, que la tipología delictiva es diferente, pues la lascivia de los dioses les llevan a cometer innumerables delitos relacionados con el sexo, lo que en nuestro actual Código Penal se correspondería con el Título VIII “Delitos contra la libertad e indemnidad sexuales “, delitos que no comenten las diosas.

  1. La segunda, los delitos que cometen las deidades, raramente conllevan castigo alguno, salvo honrosas excepciones, los crímenes de los dioses quedan impunes, particularmente, si ese dios tiene una jerarquía superior;

No así los delitos que cometen los mortales, sobre todo cuando la víctima del delito es un dios, esos delitos sí que reciben severos castigos, algunos de por vida. La tercera, es curioso observar que las diosas son más crueles que los dioses en sus reacciones contra los humanos cuando se sienten ofendidas por éstos, especialmente, contra las mujeres mortales a las que consideran culpables, cuando en realidad son víctimas, como hemos tenido ocasión de comprobar.

¿Cuál es el dios de la luna?

Selene y Endimión. Fresco antiguo de Pompeya. En la mitología griega , Selene (en griego antiguo , Σελήνη Selếnê ) era la titán que personificaba la luna, hija de los titanes Hiperión y Tea. Su equivalente en la mitología romana era la diosa Luna. Su principal papel es la de deidad lunar pero en esta función terminó siendo identificada con Artemisa , de forma que los escritores posteriores la describían como una hija de Zeus o de Palas. En el himno homérico a Helios , su hermano y dios griego del sol, la hace hija de Hiperión y Eurifaesa.

En otras historias Helios era el mismo Apolo, hermano gemelo de Artemisa lo cual hace gemelos a Selene ( Artemisa ) y Helios ( Apolo ). En la genealogía divina tradicional, Helios , el sol, es su hermano: después de que este termine su viaje a través del cielo, Selene comienza el suyo cuando la noche cae sobre la tierra.

Su hermana Eos es la diosa de la aurora, quien también tuvo un amante humano, Céfalo. [ 1 ] ​ Según Károly Kerényi , su nombre está relacionado con selas , «luz». [ 2 ] ​.

¿Quién es el dios del sol y de la luna?

En la mitología griega, Helio​ o Helios​ (en griego antiguo Ἥλιος Hếlios, ‘ sol ‘) es la personificación del Sol. ​ Es el Titán hijo de los titanes Hiperión y Tea (de acuerdo con Hesíodo) también conocida como Eurifaesa (en el himno homérico 31) y hermano de las diosas Selene, la luna, Eos, la aurora y el dios Titán.

¿Cómo se llama los dioses del sol y la luna?

Cuentan los nahuas que los dioses Tezcatlipoca, Quetzalcóatl y Citlalicue, ordenaron que se hiciera el Sol. Para ello se reunieron en Teotihuacan alrededor de una hoguera sagrada en la cual debía de sacrificarse el que quisiera convertirse en el Sol.

¿Quién es el dios de la luz?

Helios en un antiguo fresco de Pompeya. En la mitología griega , Helio [ 1 ] ​ o Helios [ 2 ] ​ (en griego antiguo Ἥλιος Hếlios , ‘sol’) es la personificación del Sol. [ 3 ] ​ Es el Titán hijo de los titanes Hiperión y Tea (de acuerdo con Hesíodo ) también conocida como Eurifaesa (en el himno homérico 31) y hermano de las diosas Selene , la luna, Eos , la aurora y el dios Titán.

  • Sin embargo, Homero lo llama a menudo simplemente Titán o Hiperión;
  • Helios era imaginado como un hermoso dios coronado con la brillante aureola del sol, que conducía un carro por el cielo cada día hasta el Océano que circundaba la tierra y regresaba por este hacia el este por la noche;

Homero describe el carro de Helios como tirado por toros solares ; [ 4 ] ​ más tarde Píndaro lo escribió que por «corceles que arrojaban fuego». [ 5 ] ​ Posteriormente, los caballos recibieron fogosos nombres: Flegonte (‘ardiente’), Aetón (‘resplandeciente’), Pirois (‘ígneo’) y Éoo (‘amanecer’).

¿Dónde vive el dios Apolo?

Delos, fue un importante centro sagrado de la Grecia antigua y según la mitología, albergó el nacimiento de los dioses Apolo y Artemisa, hijos gemelos de Zeus y su amante Leto. Hoy deshabitada, un puñado de inusuales inquilinos espera devolverla a la vida.

¿Cuál es el papel del dios Apolo en Edipo Rey?

El escritor griego Takis Theodoropoulos ha escrito un artículo para The New York Times, en el cual advierte que Grecia podría perder su identidad griega y europea y convertirse en un estado fallido. El escritor griego Takis Theodoropoulos ha escrito un artículo para The New York Times, en el cual advierte que Grecia podría perder su identidad griega y europea y convertirse en un estado fallido.

Según Theodoropoulos, si el gobierno de Syriza —el partido populista de izquierda que acaba de tomar el poder en Grecia— cumple las políticas que ofreció a sus electores, el conflicto con la Unión Europea sería inevitable y la medicina resultaría peor que la enfermedad.

En ese caso, dice el autor griego, a Syriza y al primer ministro Alexis Tsipras les podría ocurrir lo que al mítico rey Edipo, quien por intentar salvar a Tebas, su ciudad, de la maldición de Apolo, causó la extinción de su familia y su estirpe. Apolo es el dios más importante de la mitología griega, después de Zeus.

Representa la luz del sol y por eso es ardiente enemigo de crímenes tenebrosos como el parricidio, el incesto y la pedofilia, a los que castiga duramente. Su poder lo hace sentir por medio de su oráculo que sentencia el futuro, lo mismo que mediante su maldición que castiga a quienes cometen los crímenes que más le repugnan.

A quien cae la maldición de Apolo está condenado a que su familia y estirpe desaparezcan de manera violenta. Eso fue lo que le ocurrió Edipo y la historia es así: Por ser menor de edad, Layo, el padre de Edipo, es despojado del trono de Tebas por sus primos.

  1. Layo huye a Olimpia donde es acogido por el rey Pélope, quien le confía a su hijo menor, Crisipo, para que lo entrene en el arte ecuestre;
  2. Pero Layo viola a Crisipo y por la vergüenza el niño se quita la vida;

Y entonces Pélope lanza contra Layo la maldición de Apolo. Layo regresa a Tebas, recupera el trono y se casa con Yocasta. Pero no pueden tener hijos. Consulta al oráculo de Apolo y este le dice que tendrá un hijo que matará a su padre y se casará con su madre.

  1. Layo oculta a Yocasta el vaticinio del oráculo y decide no tener más relaciones sexuales con ella;
  2. Pero una noche, estando ebrio yace con su mujer quien queda embarazada;
  3. Nace un varoncito a quien Layo perfora los pies y ordena que lo lleven al monte Citerón y lo dejen abandonado allí para que lo devoren las fieras;

Pero el bebé es rescatado por unos pastores de Corinto que lo llevan a la ciudad, donde el rey Pólibo y lo acoge, lo llama Edipo (que significa “pies hinchados”) y lo cría como si fuera su hijo. Pasa el tiempo. Edipo duda de su origen y consulta al oráculo que solo le dice: “matarás a tu padre y te casarás con tu madre”.

  • Aterrorizado, Edipo decide no regresar a Corinto a fin de que no se cumpla el terrible vaticinio;
  • Va sin rumbo y en el camino encuentra un carruaje que casi lo atropella;
  • Furioso, pelea con los tres hombres que van en el vehículo, mata a dos de ellos y el tercero se escapa;

Cerca de la ciudad de Tebas, Edipo topa con la Esfinge, un monstruo que está al acecho sobre una gran roca y hace una pregunta enigmática a los viajeros, que si no la descifran los devora. Pregunta la Esfinge a Edipo qué animal camina al amanecer en cuatro patas, en el día en dos y por la noche en tres, pero, a diferencia de los demás animales entre menos patas usa para caminar más rápido lo hace.

  • Es el hombre, responde Edipo, que al nacer gatea, siendo adulto camina normalmente y al envejecer se ayuda con un bastón;
  • Furiosa por haber sido vencida, la Esfinge se arroja de la roca y muere;
  • Al desaparecer el monstruo que aterrorizaba a la ciudad y sabiendo los tebanos que su rey ha muerto, coronan a su salvador y lo casan con Yocasta, la reina, quien no sabe que Edipo es su hijo ni este que ella es su madre;

Pasa el tiempo, una peste arrasa la ciudad. Un adivino dice a Edipo que es una maldición divina porque el asesino de Layo está en Tebas y mientras no se haga justicia la plaga no cesará. Edipo quiere salvar su ciudad, investiga, encuentra al sobreviviente del pleito en el cual murió Layo y descubre la verdad.

  • Enloquecido, Edipo se saca los ojos con un alfiler, Yocasta se ahorca, y sus dos hijos varones, Etéocles y Polinice, se matan entre ellos luchando por el poder;
  • Antígona, una de las hijas mujeres de Edipo y Yocasta es enterrada viva porque desafía una orden del rey sucesor, Creonte, y la otra hija, Ismene, también muere de manera violenta;

Ninguno de ellos tuvo hijos. La estirpe de Edipo desaparece. La maldición de Apolo se ha cumplido. Ver en la versión impresa las páginas: 10 A.

¿Quién es el dios griego de la medicina?

[column col=”1/4″]De Que Es Dios Apolo[/column] Febo, dios del sol, tomó como amante a Coronis, la hija del rey de los lapitas. Ella quedó encinta, y Apolo la dejó bajo la vigilancia de un cuervo de plumaje blanco. Pero en un descuido del ave, Coronis recibió en su lecho a Isquis, a quien deseaba. Febo lo supo, y castigó al cuervo por su fracaso tornando su plumaje de color negro, como persiste hasta hoy.

Artemisa, diosa de la caza y hermana de Febo redondeó la venganza, y con sus flechas mató a Coronis. Y cuando el cuerpo de la princesa estaba por ser quemado en la pira mortuoria Febo sintió remordimiento, y arrancó de su matriz el cuerpo de su hijo, todavía vivo, en lo que es la primer cesárea que menciona la historia.

Ese hijo recibió el nombre de Asclepios (que significa “incesantemente benévolo”), y fue entregado al centauro Quirón, que ya en la infancia lo inició en las artes médicas, así como Febo le enseñó el arte de la caza. En los años que pasaron, Asclepios ejerció la medicina sin conocer límite alguno.

Contaba con la sangre de la Medusa, que la diosa Atenea le había entregado en dos redomas o vasijas, una que contenía la proveniente de las venas izquierdas y otra de las derechas; una servía para curar y rescatar de la muerte, la otra para matar.

En su tarea empleó a veces hierbas que tenían también la capacidad de devolver la vida. Y Asclepios resucitó varios muertos ilustres, entre ellos Orión, Glauco, Hipólito, el hijo de Teseo, y Licurgo. Zeus no podía tolerar que se violaran así sus leyes, y que los hombres no se distinguieran de los dioses, y mató a Asclepios con un rayo.

  • Febo a su vez se vengó matando a los cíclopes, que fabricaban los rayos divinos;
  • Pero así como el arrepentimiento de Febo había permitido a Asclepios nacer, el de Zeus le permitió resucitar;
  • Y Asclepios quedó fijo en el cielo como la constelación de Ofiuco, o el serpentario;

No solo él, también sus hijos se vincularon con las artes curativas. Podalirio y Macaón fueron médicos en la guerra de Troya, Hygeia fue la diosa de la prevención y Panacea la de la curación. Y, si queremos, podemos recordar que Hipócrates presumía de descender de Asclepios.

Y que el juramento hipocrático comienza diciendo “Juro por Apolo médico, por Asclepio, Hygeia y Panacea…” El culto a Asclepios creció, y varios fueron los santuarios que se le erigieron en toda Grecia y allende sus límites, el más grande y famoso el de Epidauro, cuya imagen cierra esta nota.

Cada templo se llamaba Asclepeion, y allí se llevaban a cabo las primitivas prácticas médicas, de fuerte contenido ritual. Las serpientes se movían con libertad, se interpretaban los sueños y se creía en el poder curativo de las lameduras de los perros.

Los romanos latinizaron el nombre de Asclepios, que se convirtió en Esculapio, y su culto creció en todo el mundo occidental. Hay ruinas de templos a él dedicados desde España hasta el Asia Menor. En el Asclepeion de Pérgamo inició sus estudios de medicina Galeno.

Las estatuas de Esculapio suelen representarlo sentado, una mano sosteniendo una vara de ciprés, en torno a la cual se enredaba una serpiente, expresión de la mutabilidad y la capacidad de rejuvenecer, mientras la otra estaba libre, o apoyada en la cabeza de otra serpiente, o un dragón.

  • La vara de Esculapio es mucha veces confundida con el caduceo de Hermes, dios del comercio, una vara en la que se enredan dos serpientes y es coronada por dos alas;
  • ¿Qué expresa el mito de Asclepios? Algunos ven en la muerte de Coronis uno de tantos reflejos de la transición de una civilización matrilineal, en la que se adoraba a la luna por otra en la que predominan lo masculino y el sol;

En lo que a nosotros y nuestra profesión respecta, podemos entender que desde el fondo de la historia llega el mandato de no violar las leyes sagradas de la naturaleza, pero también la visión del médico como alguien capaz de perder la vida en su afán desesperado de vencer a la muerte. De Que Es Dios Apolo Jorge Thierer.