Cuál Es La Importancia De La Resurrección De Jesús?

Cuál Es La Importancia De La Resurrección De Jesús
Los Evangelios y Hechos de los Apóstoles [ editar ] – Los cuatro evangelios contienen pasajes en los que se describe a Jesús como el que predice la resurrección venidera, o contienen alusiones que «el que lee, entienda» (p. ej. , Marcos 2:20 , Juan 2:19–22 y otros lugares); y tres clímax con sus apariciones póstumas después de haber sido crucificado (excepto en el final corto original de Marcos ).

El momento de la resurrección en sí no se describe en ninguno de los evangelios. Jesús es descrito como «el primogénito de entre los muertos», prototokos , el primero en resucitar de entre los muertos y, por lo tanto, adquiere el «estatus especial del primogénito como hijo y heredero preeminente».

Su resurrección es también la garantía de que todos los cristianos muertos serán resucitados en la parusía de Cristo. Después de la resurrección, se describe a Jesús proclamando «salvación eterna» a través de los discípulos ( Marcos 16:8 ), y posteriormente llamó a los apóstoles a la Gran Comisión ( Mateo 28:16-20 , Marcos 16:14–18 , Lucas 24:44-49 , Hechos 1:4-8 y Juan 20:19–23 ), en el que los discípulos recibieron el llamado «para que el mundo conozca las buenas nuevas de un Salvador victorioso y la misma presencia de Dios en el mundo por el espíritu».

Según estos textos, Jesús dice a los discípulos que «recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo» ( Hechos 1:8 ), que «se predicase en su nombre (del Mesías) el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén» ( Lucas 24:46-47 ) y que «[a] quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos» ( Juan 20:12–23 ).

El Evangelio de Marcos termina con el descubrimiento de la tumba vacía por María Magdalena, Salomé y «María la madre de Jacobo». Un ángel en el sitio de la tumba les anunció que Jesús había resucitado, y les ordenó «decid a sus discípulos, y a Pedro, que él va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis, como os dijo» ( Marcos 16:7 ).

  • Además, señala que Jesús se apareció primero a María Magdalena, luego a dos seguidores fuera de Jerusalén, y luego a los once apóstoles restantes, comisionándolos a difundir «las buenas nuevas» (evento a menudo referido como la «Gran Comisión»), diciendo: «El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado» ( Marcos 16:16 ) En Mateo, Lucas y Juan, el anuncio de la resurrección es seguido por las apariciones de Jesús primero a María Magdalena y luego a otros seguidores;

Mateo describe una sola aparición en Galilea, Lucas describe varias apariciones en Jerusalén, Juan menciona apariciones tanto en Jerusalén como en Galilea. En algún momento, estas apariciones cesaron en la comunidad cristiana primitiva, como se refleja en las narraciones del Evangelio: Hechos de los Apóstoles señala que Jesús siguió «apareciéndoseles durante cuarenta días» ( Hechos 1:3 ).

  1. Lucas describe a Jesús ascendiendo al cielo en un lugar cerca de Betania ( Lucas 24:50-51 );
  2. En el Evangelio de Mateo , un ángel se le apareció a María Magdalena en la tumba vacía, diciéndole que Jesús no está allí porque ha sido resucitado de entre los muertos, e instruyéndola a decirle a los otros seguidores que vayan a Galilea para encontrarse con Jesús;

Jesús se le apareció a María Magdalena y «la otra María» en la tumba; y luego, siguiendo a Marcos 16:7 , Jesús se apareció a todos los discípulos en una montaña en Galilea, donde proclamó que «[t]oda potestad me es dada en el cielo y en la tierra», y comisionó a los discípulos a predicar el evangelio a todo el mundo.

  1. Mateo presenta la segunda aparición de Jesús como una deificación, comisionando a sus seguidores a «haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado» ( Mateo 28:16-20 );

En este mensaje, los tiempos finales se retrasan, «para llevar al mundo al discipulado». En el Evangelio de Lucas , «las mujeres que habían venido con él desde Galilea» ( Lucas 23:55 ) llegaron a su tumba, que encontraron vacía. Dos seres angelicales aparecieron para anunciar que Jesús «[n]o está aquí, sino que ha resucitado» ( Lucas 24:1-5 ).

  • Jesús se apareció a dos seguidores en su camino hacia Emaús, quienes notifican a los once apóstoles restantes, quienes responden que Jesús se le apareció a Pedro ( Lucas 24:13-35 );
  • Mientras describían esto, Jesús apareció de nuevo, explicando que él es el Mesías que resucitó de entre los muertos según las Escrituras y que «se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén» ( Lucas 24:47 );

En Lucas-Hechos (dos obras del mismo autor), Jesús luego ascendió al cielo, su hogar legítimo. En el Evangelio de Juan , María Magdalena encontró la tumba vacía e informó a Pedro. Luego vio a dos ángeles, después de lo cual Jesús mismo se le apareció. Por la noche, Jesús se apareció a los otros seguidores, seguido de otra aparición una semana después ( Juan 20:1-29 ).

¿Cuál es el significado de la resurrección de Jesús?

Es decir, el perdón, la resurrección de Jesús significa que, por brutal, por criminal, por maldito que sea este mundo, Dios no lo abandona, está reconciliado con él y quiere reconquistarlo como sea.

¿Que ganamos con la resurrección de Jesús?

Pérdidas y ganancias – Durante su estancia en prisión, el apóstol Pablo reflexionó sobre cómo lo había perdido «todo», incluida su reputación, su poder y su libertad (Filipenses 3:4–8), pero también concluyó que todo lo que había perdido no era nada comparado con lo que había ganado en Cristo.

En el versículo 10, Pablo dice: «Anhelo conocerlo a él y el poder de su resurrección». Pablo se refiere a conocer a Cristo en el poder de la resurrección o a través de él. La resurrección de Jesús no fue como la experiencia de resurrección de Lázaro (Juan 11:43–44).

Lázaro salió del sepulcro, pero, luego, volvió a morir. Jesús se levantó de entre los muertos y volvió a vivir. Su victoria ante la muerte y su cuerpo glorificado nos dan la seguridad de que no solo está con nosotros hoy, sino que un día todas las cosas serán renovadas.

¿Cuál es la enseñanza más importante que nos dejó Jesús?

La Luz del mundo – Jesús también enseñó: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas” ( Juan 8:12 ). Además declaró: “Yo soy el camino, y la verdad y la vida” ( Juan 14:6 ). Él es el camino y Él es la luz porque Sus enseñanzas iluminan nuestro camino en la vida mortal y nos muestran el camino de regreso a nuestro Padre.

¿Que proposito y promesa nos dio Jesús con su resurrección?

Tenemos esperanza en Jesucristo – Imagen Las tres Marías EN EL SEPULCRO, por William-Adolphe Bouguereau, Superstock. com Desde el momento en que se vio el sepulcro vacío, la resurrección de Jesucristo ha brindado esperanza, ya que reconocemos en Su resurrección la esperanza de la nuestra, en la cual “todas [nuestras] pérdidas se [nos] compensarán… si [continuamos] siendo fieles” 14.

  1. Los primeros apóstoles del Salvador pudieron testificar osadamente de Su resurrección, puesto que habían visto y palpado Su cuerpo; sin embargo, se trataba de mucho más que eso;
  2. Del mismo modo en que Jesucristo había sanado enfermedades del cuerpo a fin de mostrar que tenía poder para perdonar pecados (véase Lucas 5:23–25 ), Su resurrección —la prueba tangible de Su poder para vencer la muerte física— llegó a ser la certeza que tenían Sus discípulos de Su poder para vencer la muerte espiritual;
You might be interested:  Cuál Es La Religión De Canadá?

Las promesas que extendió en Sus enseñanzas —el perdón de los pecados, la paz en esta vida, la vida eterna en el reino del Padre— llegaron a hacerse realidad y, la fe de ellos, inquebrantable. “Si Cristo no resucitó, [nuestra] fe es vana” ( 1 Corintios 15:17 ).

  • No obstante, dado que Él sí resucitó de entre los muertos, podemos “tener esperanza [en que] por medio de la expiación de Cristo y el poder de su resurrección… [seremos] levantados a vida eterna, y esto por causa de [nuestra] fe en él, de acuerdo con la promesa” (véase Moroni 7:41 );

Durante Su vida terrenal, Jesucristo invitaba a las personas a seguirlo; tras Su muerte y resurrección, el lugar de destino se tornó aun más claro. Si nosotros, mediante la obediencia a las leyes y ordenanzas del Evangelio, cultivamos un “espíritu celestial” en nuestro interior, podemos “[recibir] el mismo cuerpo que fue el cuerpo natural” y ser “vivificados por una porción de la gloria celestial [y recibir] entonces de ella, sí, una plenitud” ( D.

¿Cuáles son las 5 enseñanzas de Jesús?

Las enseñanzas de Jesús: Un modelo divino – Dentro de las enseñanzas de Jesucristo encontramos el plan para nuestra felicidad, redención y salvación. Este modelo divino incluye la fe en Cristo, el arrepentimiento, el bautismo, guardar los mandamientos de Dios, recibir el Espíritu Santo y perseverar hasta el fin.

  1. Jesucristo enseñó estos principios salvadores, los cuáles son el fundamento de su Evangelio;
  2. Poco después de su bautismo llevado a cabo por Juan el Bautista, Jesús enseñó su Evangelio y describió cómo ser un discípulo en un poderoso sermón llamado el Sermón del Monte;

En este poderoso sermón enseñó a la humanidad la manera de vivir como sus discípulos. Durante este preciado sermón, Jesús presentó una nueva norma de rectitud con base en los Diez Mandamientos. “No matarás” ya no era suficiente. Cristo requería que sus seguidores rechazaran el odio, que perdonaran e inclusive que amaran a sus enemigos.

Le pidió a la gente que cambiara su corazón así como sus acciones. En el Sermón del Monte, Jesús también dio ocho enseñanzas importantes llamadas las Bienaventuranzas. La palabra bienaventuranza significa bendición suprema o felicidad exaltada.

Las bienaventuranzas resaltan las asombrosas bendiciones prometidas que vienen cuando desarrollamos ciertos rasgos justos. Haz clic a través de un resumen de las Bienaventuranzas a continuación: Cuál Es La Importancia De La Resurrección De Jesús Bienaventurados los pobres en espíritu Jesús enseña que el reino de los cielos es para los que se humillan. Mateo 5:3 Cuál Es La Importancia De La Resurrección De Jesús Bienaventurados los mansos A los que son enseñables, pacientes, humildes etc. , se les promete “heredar la tierra”. Mateo 5:5 Bienaventurados los misericordiosos Jesús dijo: “Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso” (Lucas 6:36), es decir, aquellos que muestran misericordia también la recibirán. Mateo 5:7 Bienaventurados los pacificadores Aquellos que hagan las paces entre sí, dijo Jesús, “serán llamados hijos de Dios”. Mateo 5:9 Bienaventurados los que lloran Jesús promete que aquellos que lloran y se vuelven a Él encontrarán el consuelo que buscan. Mateo 5:4 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia A los que buscan la justicia se les promete que quedarán satisfechos debido a su deseo fiel. Mateo 5:6 Bienaventurados los limpios de corazón Aquellos que se esfuerzan por mantener la bondad en sus corazones y mentes, Jesús dice, “verán a Dios”. Mateo 5:8 Bienaventurados los que padecen persecución Cuando se persigue a las personas por vivir con rectitud, Jesús declara que “de ellos es el reino de los cielos”. Mateo 5:10 Debido a la compasión y percepción divina de Cristo, Él era capaz de entender de una forma única a las personas que enseñaba y hablarles convincentemente a través de palabras simples y también por medio de parábolas. El uso de parábolas era un método de enseñanzas poderoso que encajaba con la tradición de su tiempo.

Estas historias sencillas y a la vez excepcionales, representan un tercio de sus enseñanzas en la Biblia. El poder único de las parábolas es que contienen varios grados de significado y se pueden entender en niveles diferentes dependiendo de la preparación espiritual y sensibilidad del lector.

Sus parábolas enseñan lecciones importantes que aún se aplican en nuestro tiempo. Haz clic a través de un resumen de las parábolas de Jesús que se encuentra a continuación. Jesús enseñó que todo aquel que escoja venir a Él y trabajar en su viña tiene la oportunidad de recibir grandes bendiciones. (véase Mateo 20:1–16) Jesús nos enseñó la importante lección del perdón al preguntar: “¿No debías tú también haber tenido misericordia de tu consiervo, así como yo tuve misericordia de ti?”. (véase Mateo 18:33) Jesús enseñó que debemos amar a nuestro prójimo. La parábola del buen samaritano enseña que nuestro prójimo puede ser cualquier persona, incluso desconocidos o enemigos. (véase Lucas 10:25–37) Toda persona que se vuelva a Cristo recibirá su amorosa aceptación, independientemente de lo que haya hecho (véase Lucas 15: 11–32). A través de sus acciones, y específicamente milagros, Jesús enseñó lecciones importantes sobre la fe, el amor y la habilidad de Dios para hacer cosas grandiosas de nuestras ofrendas más humildes. Por ejemplo, cuando una multitud de 5. 000 hombres y un número desconocido de mujeres y niños se reunieron a su alrededor cerca de Betsaida, Jesucristo los alimentó a todos con dos pescados y cinco panes.

  • Oportunidades similares para enseñar— a veces mediante milagros y a veces mediante sus acciones, surgieron cuando se encontró con leprosos, hombres ricos, la mujer del pozo y los fariseos;
  • Él enseñó en reuniones religiosas y sociales, enseñó a los afligidos al sanarlos, enseñó a los poderosos al reprenderlos y enseñó a los pecadores al perdonarlos;

Jesús continúa realizando milagros incluso hoy. Sus milagros inspiran relatos que pueden ayudarnos a acercarnos más a Él, y a medida que lo conocemos, podemos experimentar los efectos milagrosos de sus enseñanzas y de su gracia en nuestras vidas. Explora los milagros de Jesús en el deslizador abajo. “Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho. Y los ojos de ellos fueron abiertos. Y Jesús les encargó rigurosamente, diciendo: Mirad que nadie lo sepa” (Mateo 9:27–31). “Y alzaron la voz, diciendo: ¡Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros! Y cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que, mientras iban, fueron limpiados” (Lucas 17:12–19). Él sanó al enfermo y al afligido “Y cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, quedas libre de tu enfermedad. Y puso las manos sobre ella, y al instante ella se enderezó y glorificaba a Dios” (Lucas 13:11–17). “He aquí que sacaban a un difunto, unigénito de su madre, que era viuda…Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella y le dijo: No llores…Y dijo: Joven, a ti te digo, ¡levántate! Entonces se incorporó el que había muerto” (Lucas 7:12–15). Él convirtió el agua en vino “Jesús les dijo: Llenad estas tinajas de agua. Entonces les dijo: Sacad ahora y llevadlo al maestresala. Y se lo llevaron. Y… el maestresala probó el agua hecha vino, sin saber él de dónde era” (Juan 2:1–11). “Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jesús fue a ellos andando sobre el mar” (Mateo 14:25). Él alimentó a miles con poco alimento “Y tomando los cinco panes y los dos peces, y mirando al cielo, bendijo y partió los panes, y dio a sus discípulos para que los pusiesen delante; y repartió entre todos los dos peces. Y comieron todos y se saciaron” (Marcos 6:34–44).

You might be interested:  Quien Es El Dios Del Sol?

¿Qué importancia tiene la persona de Jesús en tu vida?

Además de salvarnos de nuestros pecados, Jesucristo, nuestro Salvador, también nos ofrece paz y fortaleza en tiempos de pruebas. Él es nuestro ejemplo perfecto y Sus enseñanzas son el fundamento de la felicidad en esta vida y en la vida eterna en el mundo venidero.

¿Qué valor nos enseña Jesús cuando dio su vida por nosotros?

Imagen Hace poco leí una entrada en un blog donde la autora mencionaba el papel tan importante que el Salvador juega en la vida cotidiana de ella. Me alegré de que estuviese dispuesta a compartir sus sentimientos, pero me entristeció la respuesta de un lector: “Él no tiene ninguna importancia en mi vida; nunca ha sido importante, ni nunca lo será”. Ese lector está muy equivocado; tarde o temprano, todos necesitaremos al Salvador.

  • Todos cometemos errores que no podemos reparar; sufrimos pérdidas que no podemos recuperar y afrontamos dolor, persecución, tragedias, cargas y desilusiones que no podemos sobrellevar solos;
  • Lo bueno es que no tenemos que sobrellevarlas solos;

“En un momento de debilidad quizá clamemos: ‘Nadie sabe lo que se siente; nadie entiende’. Pero el Hijo de Dios sabe y entiende perfectamente, ya que Él ha sentido y llevado las cargas de cada uno [de nosotros]”, dijo el élder David A. Bednar, del Quórum de los Doce Apóstoles; “y gracias a Su infinito y eterno sacrificio (véase Alma 34:14 ), tiene perfecta empatía y nos puede extender Su brazo de misericordia” 1.

¿Qué significa la palabra resurrección en la Biblia?

Jesús de Nazaret: «La resurrección y la vida» [ editar ] – En los escritos neotestamentarios, Jesús de Nazaret no es presentado solo como alguien que cree en la resurrección de los justos que tendría lugar al final de los tiempos. En los Evangelios, manifiesta poder sobre la vida, volviendo a la vida a varios muertos por los que acuden a él a suplicarle durante su ministerio:

  • La hija de Jairo ( Marcos 5:21-42 ).
  • El hijo de la viuda de Naín ( Lucas 7:11-17 ).
  • Su amigo Lázaro de Betania , por quien suplican sus hermanas Marta y María ( Juan 11:1-43 ).

En todos estos casos, los cuerpos físicos habrían vuelto a la vida, indistinguibles de su situación antes de la muerte. Estas resurrecciones recuerdan los milagros proféticos del Antiguo Testamento y representan en las Escrituras el anuncio velado de otra resurrección muy diferente: la de Jesús mismo. Más aún:

  • Jesús señala en el Evangelio de Juan: «Yo soy la resurrección y la vida. El que vive en mí, aunque muera, vivirá, y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás» ( Juan 11:25 ), implicando así que quienes creen en él son ya partícipes de un nuevo nacimiento, lo cual conlleva a un cambio y esperan la resurrección la vida eterna.
  • Jesús añade predicciones precisas: repite en varias ocasiones que el Hijo del hombre ha de morir y que resucitará al tercer día ( Marcos 8:31 Marcos 9:31 Marcos 10:33-34 ).
  • El Evangelio de Mateo anuncia la muerte de Jesús con un paralelo con el «signo de Jonás»: así como Jonás estuvo en el vientre de la ballena durante tres días, el Hijo del hombre estará tres días y tres noches en el seno de la tierra ( Mateo 12:38-40 ).
  • El Evangelio de Juan lo reitera con el «signo del Templo»: Jesús, interpelado por los judíos, dice: «Destruid este templo y yo lo reedificaré en tres días. »; ahora bien, «hablaba del templo de su cuerpo» ( Juan 2:18-22 ).
  • El anuncio de una «resurrección de los muertos» se hace incomprensible aun al grupo de «los Doce Apóstoles» ( Marcos 9:9-10 ), y con más razón a los enemigos de Jesús, que toman pretexto de él para poner guardias en su sepulcro, después de la muerte de Jesús ( Mateo 27:62-66 ).

En la Biblia el término significa volver a la vida o reanimar como cuerpo físico (creencia ampliamente aceptada entre los israelitas), jamás aparece el concepto de unión cuerpo/alma. Más tarde, se mencionan otros casos de resurrección en el libro de los Hechos de los Apóstoles :

  • La resurrección de Dorcas (Tabita) por mediación de Simón Pedro ( Hechos 9:36-42 ).
  • La resurrección del joven Eutico por mediación de Pablo de Tarso ( Hechos 20:7-12 ).

¿Qué significa la resurrección de la carne y la vida eterna?

Así dice el Credo de los cristianos: “creo en la resurrección de la carne”. Y toca a los teólogos y teólogas explicar su significado, seguro que para indicar la esperanza en una vida eterna después de la muerte, de una nueva vida para toda nuestra persona, en todas sus dimensiones.

Pero yo creo también en la resurrección de la carne en el más acá. Lo creo y lo espero. La resurrección cotidiana Cada vez que nos “ponemos en pie”, resucitamos. Cada vez que conseguimos que triunfe la vida y el amor sobre cualquier forma de muerte y de límite humano, apostamos y experimentamos la resurrección.

De hecho,también cuando creemos que un accidente o una enfermedad podría haber tenido consecuencias más graves, nos expresamos así: “ha nacido de nuevo”. Y eso es lo que yo espero,que nazca de nuevo nuestra carne, la carne, la salud en nuestro modo de concebir “la carne”.

Nace de nuevo la carne cuando ha habido una herida y vemos que al curarse, crece. Nace de nuevo la carne cuando un órgano que no funcionaba ha recuperado su funcionalidad. Nace de nuevo la carne cuando una persona recibe un transplante de un órgano y allí donde se preparaba la muerte, se recupera la vida.

Cada día, cuando sale el sol, resucitamos al alba, a la relación, a la carne. Nos ponemos en pie (los que podemos), pero todos simbólicamente, para afrontar las cosas de la vida. El día es nueva vida, es oportunidad para ver y mirar las cosas con mirada renovada, con esperanza comprometida.

  • También la relación de ayuda produce resurrección: cada vez que una persona empuja a otra para que supere cualquier dificultad, ha sido instrumento de resurrección;
  • Donde había abatimiento, hay postura erguida, donde había soledad, hay comunión;

La resurrección de la carne Pero yo creo también en la resurrección de la carne en otro sentido. Ha sido tanta la connotación negativa dada a la carne, que me parece que bien merece que la resucitemos sanamente en nuestra mente y en nuestro corazón. La carne es débil, sí.

You might be interested:  Que Simboliza La Sal En La Biblia?

Lo es porque enferma y porque es vulnerable. Lo es la persona entera, en el fondo, y eso es su genuino significado. Pero la carne es buena. Dios mismo la asumió y se encarnó. La carne, nuestra carne, nuestra condición carnal, es nuestra posibilidad de relacionarnos unos con otros.

La carne es puerta de acceso a la experiencia de placer, pero no sólo. La carne es posibilidad de aproximarnos, de vincularnos, de querernos tangiblemente. Es vínculo y vehículo, es expresión. Yo espero en la resurrección de una visión positiva de la carne.

  1. Espero asistir al funeral del elogio de la razón como instancia pura y fuente de bien en contraposición de las bajas pasiones de la carne;
  2. Espero en la resurrección de un modo saludable de pensar en nuestros sentimientos, en nuestros deseos, en nuestras pasiones;

Ellos son energía. Pueden ser motor para hacer el bien. Espero en la resurrección de un nuevo modo de mirar, de un nuevo modo de tocar, de un nuevo modo de escuchar, de un nuevo modo de gustar de las cosas y de la vida, de un nuevo modo de oler cuanto nos rodea.

Espero porque deseo la salud en todos los sentidos. Confío en que cambie la connotación del color negro que Platón pone uno de los caballos del mito del auriga y el carro alado en Fedro. En él, el auriga representa la parte racional, conduciendo dos caballos, uno blanco y otro negro.

El blanco simboliza el valor, impulso, coraje, la valentía, con connotación siempre positiva; el negro, el deseo y los sentimientos, con connotación siempre negativa. En el fondo, humanizarse no es otra cosa que reconocer nuestra condición carnal, débil, sí, pero blanda y viva.

  1. Mortal, sí, pero capaz de permitirnos hacer experiencia de eternidad en el más acá;
  2. Creo en el más allá No, no es fácil creer en la resurrección;
  3. No lo es cuando la muerte se impone con su ley incontestable, cuando lo hace en situaciones inesperadas, de manera violenta, por accidente, en edad temprana y en tantas y tantas situaciones;

De manera intensa experimentamos confusión, aturdimiento, sinsentido, vacío, soledad, irracionalidad, desgarro. Se nos rompe el corazón y muy difícilmente somos capaces de tender hilos entre la razón y el sentimiento. Sin embargo, si escuchamos allá en el corazón, en alguno de los últimos rincones, no podemos más que reconocer que la muerte no puede tener la última palabra.

  1. La experiencia del amor es más fuerte que la de la muerte;
  2. Y esperar en la resurrección no es más que abandonarse al reconocimiento (no a la demostración) de que el amor reclama eternidad y de que de alguna manera no explicable con categorías meramente humanas, nuestra vida, al terminar, será transformada y plenificada;

Pensar la resurrección no puede consistir en lanzar a un futuro un modo de vida como la de ahora, pero en otro lugar. No. Creer en la resurrección es apostar y comprometerse porque la vida y el amor digan siempre una palabra más fuerte que el sufrimiento y la muerte.

  1. Más allá del aquí y ahora de nuestra vida en la tierra, más allá de la muerte, el tiempo y el espacio no existen;
  2. Resucitar por tanto, no puede ser ir a otro lugar a vivir felices;
  3. Este modo de expresarnos nos ayuda a decir lo que creemos, como otros muchos, como hablar del cielo, el paraíso… Yo creo que resucitar es dejarse levantar por Dios cuando nosotros nos sentimos caídos y abatidos, doloridos y muertos;

Resucitar es dejar que Dios diga y haga y sea en nosotros todo y para siempre. Entender así la resurrección es también un compromiso comunitario de fe, de trabajo por el amor y la justicia, porque Dios y su palabra (Jesús) constituyan buena noticia de amor para toda la humanidad.

  • Creo en la resurrección de los pueblos Trabajar por el desarrollo y la salud de los países en vías de desarrollo, los más afectados por las epidemias y sus consecuencias, es situarse en el corazón de la fe en la resurrección;

La resurrección deja de ser fundamentalmente un suceso que aconteció en la historia de la salvación para convertirse en una dinámica vital del creyente que implica todas sus relaciones y hace que sean fuente de vida y de verdadera salud global. La fe en la resurrección se convierte así en una estructura permanente en virtud de la cual se cree y se trabaja por una nueva creación aquí y ahora.

  • Toda intervención que quiera ser realmente pascual debe ser necesariamente liberación de toda forma de muerte, de esclavitud y de dominación, porque la revelación nos presenta a un Dios liberador, siempre al lado de los pobres y de los oprimidos y en contra de los opresores;

Creer en la resurrección significa trabajar para salir del desierto de lo puramente legal y avanzar hacia un espacio común de construcción, en el que se apuesta por la dignidad humana, es decir, un espacio de salud y salvación, que es asimismo de liberación.

Es preciso no solamente ser buenos samaritanos que curan, sino preguntarse proféticamente cómo evitar que haya tantos desventurados en esos países, paralizados por un neocolonialismo económico y cultural.

Por eso, hoy me nace del corazón esta oración: “Danos hoy nuestra dosis de resurrección cotidiana”. VOLVER.

¿Qué significa la pasión muerte y resurrección de Jesús?

Qué es La pasión de Cristo: – Según la religión cristiana, la pasión de Cristo, también llamada la pasión de Jesús, se refiere a la agonía y sufrimiento que Jesús de Nazaret padeció desde su oración en el huerto de Getsemaní (justo antes de ser capturado) hasta su muerte en la cruz.

La palabra pasión , desde el punto de vista etimológico, proviene del término latino passio , el cual a su vez deriva de pati , que quiere decir ‘ aguantar ‘, ‘ sufrir ‘ o ‘ padecer ‘. En tal sentido, la pasión de Cristo remite a los sufrimientos que Jesús, centro de la fe cristiana, tuvo que padecer tras ser condenado a muerte por parte de las autoridades, que interpretaron su mensaje religioso como una amenaza para el status quo.

En el cristianismo, la pasión y muerte de Jesús de Nazaret se interpreta como vehículo de salvación ya que conduce a la resurrección de Jesús. A su vez, la resurrección confirma a Jesús como hijo de Dios y anima la fe de los cristianos en la vida eterna.

La pasión de Cristo también es interpretada como expresión de la coherencia de Jesús con su mensaje. Pero muy especialmente, es interpretada como un signo del amor de Jesús por sus hermanos en Dios, ya que Jesús se entrega voluntariamente a sus captores, salvando la vida de quienes lo acompañaban e irradiando su amor a todos los creyentes.

Desde el punto de vista teológico , la pasión y muerte de Jesús, entendida como el sacrificio por excelencia por el que todos los pecados son perdonados , invalida y suprime el concepto de sacrificio tradicional. Por lo tanto, para el creyente cristiano, el sacrificio se circunscribe al ámbito simbólico y espiritual como expresión del amor a Dios y a los hermanos, ya que no existe sacrificio mayor que el de Jesús.